Con los contagios de Covid en alza exponencial, otro peligro acecha: el dengue

Ed Impresa 07/01/2022 Por Adrián Camerano
En la provincia se trabaja todo el año para prevenir la enfermedad viral transmitida por el mosquito Aedes aegypti. Los obstáculos derivados de la segunda ola de Covid.
Dengue
Córdoba tiene un dispositivo fijo de monitoreo y detección de “zonas calientes”.

chapa_ed_impresa_01  

 

El coronavirus y el dengue son enfermedades virales con aspectos en común: funcionan por brotes, y ciclos –“olas, en el caso del Covid”-, están vinculados a la realidad epidemiológica regional y mundial y ameritan fuertes campañas de prevención y concientización. Las diferencias, por otro lado, son notables, y allí es el coronavirus el que corre con ventaja: se ataca con vacunas de probada efectividad y otras en desarrollo, tiene una predominancia mediática y de presencia en la opinión pública sin par, y muchos más recursos humanos y materiales abocados a su mitigación. 

Es claro que la pandemia se impuso, y desde hace dos años a nivel global prácticamente no se habla de otro tema en lo que a salud pública se refiere. Pero el dengue siempre está: en el país se confirmaron el año pasado más de 4 mil casos y la reciente detección de casos en Formosa y contagios en el vecino Brasil permite augurar un 2022 con mayor incidencia de la enfermedad. En Córdoba, que tiene un dispositivo fijo de monitoreo y detección de “zonas calientes”, el área de Epidemiología del Ministerio de Salud hace ingentes esfuerzos para que el tema no salga de agenda y la población no baje la guardia en el tema prevención. Laura López, jefa de esa dependencia oficial, dialogó con La Nueva Mañana acerca de las acciones que se llevan adelante y las dificultades que se presentan por estos días en el trabajo territorial.

¿Con la Covid-19 en agenda diaria, cómo se trabaja contra el dengue y qué acciones están llevando adelante?
- Las acciones son barriales y consisten en la eliminación de inservibles y asesoría a la población, priorizando los barrios donde ya hubo casos y donde si ingresa un nuevo serotipo es más grave. Focalizamos en la temporada de calor, pero durante todo el año hacemos la vigilancia entomológica, de ovipostura de mosquito. Para ello tenemos 150 sensores  de oviposición distribuidos en distintos puntos de la ciudad, a través de los cuales vamos evaluando el inicio de actividad de la hembra.

¿Es una enfermedad estacional? ¿Cómo se comporta a lo largo del año?

- El Aedes tiene un período en el que las formas adultas y juveniles mueren y quedan latentes en forma de huevos, que se activan más tarde con temperaturas favorables. A partir de estos sensores podemos detectar cuándo comienza la actividad de la hembra, cuando finaliza la temporada de Aedes y cuáles son las zonas de mayor actividad. 

En ese punto, ¿cómo se trabaja en las denominadas “zonas calientes”?

- En este momento tuvimos que suspender las actividades de vigilancia entomológica larvaria, que nos permitía conocer los índices de vivienda para saber el nivel de riesgo: debido a esta nueva ola de coronavirus la población no permite el ingreso a los domicilios por miedo. Entonces la actividad migró a barrial, priorizando las zonas donde hubo más casos en años anteriores, informando a la población con folletería y afiches hasta tanto la situación por el covid nos permita volver a ingresar a los domicilios.

La predominancia de la Covid-19 en la agenda pública y en el destino de los recursos estatales, ¿es una desventaja en la lucha contra el dengue?

- En lo que respecta a las acciones oficiales nunca hemos dejado de trabajar; cuando comenzó la pandemia, por ejemplo, plegamos nuestras brigadas a las brigadas Covid y realizamos actividades conjuntas. En la agenda sí es difícil instaurarla y reforzar el mensaje. Pero nosotros no paramos: trabajamos con todos los hospitales y centros de salud de referencia en capacitación, se descentralizaron los laboratorios y ya hay nueve en Córdoba  que cuentan con la tecnología para hacer un diagnóstico serológico con un test rápido, lo que nos proporciona herramientas para poder accionar rápidamente.

La realidad del dengue en Argentina está atada al panorama regional. ¿Cuál es el panorama en ese sentido?

Nuestra situación siempre depende de la situación regional; en 2019 fue nuestra peor epidemia, y estuvo  acompañada por la situación nacional e internacional. Las alertas nacionales nos hacen prever el impacto que podemos llegar a tener, por eso es importante que los centros de salud estén alertas. La dificultad que tenemos en estos tiempos de pandemia es que no hay alertas internacionales, o son muy sobre la hora y eso dificulta mucho la transmisión de información a los equipos, que también están abocados a Covid.


Cuidados y actividades de prevención

Monitoreo ©minsaludcba

En la primera semana de enero, el  Ministerio de Salud realizó actividades de prevención de dengue, chikungunya y zika  en los barrios Mariano Balcarce, San Rafael, Alto Alberdi, Nueva Córdoba Anexa / Crisol Sud y Oña.
Las medidas de prevención tienen tres puntos centrales: cuidados personales -especialmente en personas gestantes-, medidas en las viviendas y recaudos a tomar en caso de viajar a zonas donde estas enfermedades circulan activamente.

Cuidados personales

Lo importante siempre es evitar las picaduras de mosquitos. Para ello:

  • Usar repelente, repitiendo la aplicación según las indicaciones del producto.
  • Colocar tul en cochecitos de bebés.
  • Utilizar remeras con mangas largas y pantalones largos, de colores claros, ya que reflejan la luz del sol y el Aedes aegypti huye naturalmente de este tipo de objetos.
  • Reforzar estos recaudos en los horarios de mayor actividad del mosquito (primeras horas de la mañana y al atardecer).
  • Usar preservativo en todas las relaciones sexuales, sobre todo si se cursa un embarazo.

Medidas dentro del hogar

El Aedes aegypti es principalmente doméstico: asienta sus criaderos en aguas claras, limpias y quietas, como la que se encuentra en los floreros, bebederos de mascotas, baldes, canaletas, desagües, entre otros. Por este motivo, es importante:

  • Cambiar a diario el agua de recipientes como floreros y limpiar bien sus bordes, porque allí es donde quedan pegados los huevos de mosquitos. En lo posible, evitar tener este tipo de objetos contenedores de agua.
  • Tapar o dar vuelta cualquier objeto que pueda acumular agua, como baldes, botellas y otros recipientes que cumplan con esta condición.
  • Desechar aquellos objetos que puedan acumular agua y no estén siendo utilizados.
  • Limpiar periódicamente tanques de agua, canaletas, rejillas, piscinas, desagües, entre otros contenedores de agua.
  • De ser posible, colocar telas mosquiteras en puertas y ventanas.

Recaudos antes de viajar

Quienes viajen a zonas de Argentina o a países donde estas enfermedades estén activas deben tener presentes las medidas de cuidado personal. En el caso de personas gestantes, se debe evitar el viaje a este tipo de lugares o extremar las mencionadas medidas.

Para consultas, las personas interesadas pueden contactarse por correo electrónico a  [email protected], o vía telefónica al  0351-4291349, int. 253.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar