17 de octubre, Día de la Lealtad: liturgia del abrazo y la alegría

Sociedad 15/10/2021 Por Flavio Colazo
Una de las conmemoraciones de mayor trascendencia socio-política, bajo la mirada de dos prestigiosos académicos cordobeses: Jorge Torres Roggero y Alberto Cantero.
17deOctubre

chapa_ed_impresa_01  

 

Especial para La Nueva Mañana

El 17 de octubre de 1945 un vasto sector de la población, además de visibilizarse, logró dar una demostración de fuerza inédita logrando liberar a su líder de la cárcel e  imponerlo como el hombre destinado para conducir los destinos de la Nación Argentina. La Nueva Mañana obtuvo, de parte de destacados hombres de nuestras Universidades, reflexiones respecto a la relevancia de la fecha para el conjunto de la población que se siente contenida dentro del colectivo político cultural que le permitió acceder a instancias de sustanciales mejoramientos en sus condiciones de vida.

Jorge Torres Roggero es doctor en Letras Modernas; profesor emérito de la Universidad Nacional de Córdoba además de poeta y escritor. Alberto Cantero es profesor emérito de la Universidad de Río Cuarto de la cual también fue rector, ex intendente de la ciudad homónima y diputado nacional (MC).

¿Cuál fue el sector de la población que asumió aquella epopeya popular?

T.R.: El miércoles 17 de octubre 1945 algo se desocultó en la historia argentina. Una muchedumbre, todavía sin nombre, salía de golpe “a la visibilidad”, brotaba del subsuelo. Era una poderosa actividad de los cimientos, una rajadura de las estructuras. Eran hombres y mujeres jóvenes que brotaban de todos lados. Era la presencia de un sujeto histórico nuevo que se había apoderado de la calle y la había convertido en lugar de encuentro, abrazo y alegría. Nadie discute, hoy en día, la presencia de las mujeres el 17 de octubre. El día 16 de octubre trescientas mujeres se congregaron en la calle Nueva York de Berisso. Vivaban el nombre de Perón y pronto se sumaron a ella los obreros que iniciaron la marcha hacia La Plata. La masa de ese miércoles 17 de octubre fue percibida por la clase dominante como una presencia obscena y amenazante.  Ezequiel Martínez Estrada sostenía que en la multitud del 17 de octubre se reencarnaba la mazorca. Hace muy poco tiempo el exministro Prat Gay llamó a “extirpar” la “grasa militante”, o sea a los peronistas. En estos días de campaña, el antiperonismo insiste en atribuir barbarie al peronismo, en clamar por su exterminio, en infundir odio y violencia en los corazones. Los peronistas han padecido esos excesos de los poderosos y sus aliados extranjeros desde su origen.

A.C.: Fue el Pueblo movilizado en lucha, principalmente trabajadores,  y ese momento consolidó a Perón como líder y conductor de ese Movimiento, y a Eva Perón como el símbolo de compromiso y lucha junto a los más necesitados, los humildes y los trabajadores.

¿Fue el 17 de octubre la gran instancia histórica de empoderamiento del pueblo argentino? De ser así, ¿cuál fue el mecanismo utilizado para asumir dicho empoderamiento?

Jorge Torres Roggero 02 © Alfilo
Jorge Torres Roggero: "El 17 de octubre 1945 algo se desocultó en la historia argentina. Una muchedumbre, todavía sin nombre, salía de golpe “a la visibilidad”. Era una poderosa actividad de los cimientos, una rajadura de las estructuras. Eran hombres y mujeres jóvenes que brotaban de todos lados".

T:R.: El pueblo estaba tomando la palabra y era un solo grito. Hacía falta una profunda liturgia para desamordazar un lenguaje por mucho tiempo reprimido. Vestido con su ropa de trabajo, mostraba su irreverencia frente a las instituciones de la opresión.  Comenzaron a retumbar, por primera vez en la historia política moderna, los grandes bombos. Venían de los circos, de las bandas de música de los inmigrantes, de los misachicos y carnavales norteños. Su ritmo era un grito del corazón profundo. El goce, como actividad estética primaria, libraba al hombre del trabajo penoso y lo capacitaba para otras experiencias. Tomar la palabra era comenzar a tomar el poder.

A.C.: El 17 de octubre, el Pueblo salió a la calle y se moviliza con un objetivo claro y no negociable: la libertad del Secretario de Trabajo que tantos derechos puso en vigencia para dignidad y progreso de los trabajadores y empresarios del País, para organizar la Nación… Perón. Allí nació El Peronismo. Ese es su ADN, un pueblo luchando para consolidar sus derechos y la libertad de su líder, que los estaba impulsando. 

¿Qué significado  percibe como inalterable en cuanto a la significación de la fecha y su liturgia?

T.R.: El 17 de octubre podrá celebrarse en el estrecho recinto de una humilde cocina o en una plaza anchurosa; el peronismo podrá ser prohibido, proscripto, perseguido, desaparecido, torturado, pero como es un poderoso modo de ser de la Patria, participa de sus símbolos profundos; y, siempre, resucitará.

A.C: -Luego de 1945, hubo 75 conmemoraciones y habrá muchos 17 de octubre más a lo largo de nuestra historia futura. Lo que el Pueblo hizo nacer, lo mantiene en su conciencia, en sus corazones, y en su compromiso de vida a través de los tiempos. Así pervive uno de los mayores símbolos: Evita, y su Lealtad a Perón como conductor, y hacia los necesitados y humildes para con sus derechos.

Cantero02
Alberto Cantero: "El Peronismo, fuerza política esencialmente nacida en el seno del Pueblo y comprometida con el desarrollo de la Nación lucha para que nuestro país logre la Soberanía Política, la Independencia Económica y la Justicia Social". 

¿Se puede pensar, como sostienen algunos, que el antiperonismo es anterior al peronismo?

T. R.: Es que el peronismo existe desde el origen mismo de la Patria, desde cuando la Patria todavía carecía de nombre. Es la rebelión contra el explotador, la idea de comunidad y la aspiración a ser libres, independientes y soberanos que ya se manifiesta en los “mancebos de la tierra” rebelados contra Juan de Garay, en los gauderios y comuneros del siglo XVIII; en las democracias federales de los caudillos del siglo XIX que se trataban de “compañeros”; en el yrigoyenismo; y en la toma de la palabra y el poder por el peronismo. Esos sentimientos seguirán vivos, aunque a veces parezcan muertos, hasta la “hora luminosa” de los pueblos que predijo Perón. No sabemos qué nombre tendrá. Pero sí sabemos que el antiperonismo es la antipatria que conspira sin cesar contra la felicidad del pueblo y la grandeza de la Nación.

A.C.: Desde antes, y después de la “Revolución de Mayo”, y en nuestros días con diferentes formas, existieron y en actividad fuerzas y organizaciones de todo tipo que están al servicio de la expoliación de la Nación Argentina.  El Peronismo, como fuerza política esencialmente nacida en el seno del Pueblo y comprometida con el desarrollo de la Nación lucha -y luchará- para que nuestro país logre la Soberanía Política, la Independencia Económica y la Justicia Social. La lucha será permanente.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar