PASO: comienza la puja por la mayoría propia en el Congreso

Política / Economía 23/07/2021 Por Daniel Salazar
Decididas las precandidaturas en Ciudad y Provincia de Buenos Aires, se espera la reunión entre Alberto Fernández y CFK para confirmar el resto de los distritos. JxC iría a internas.
Massa © NA
El oficialismo encaró el armado de las candidaturas con una estrategia diferente a la de la principal fuerza opositora. Así el Frente de Todos se movió con cautela y apostó a la unidad, el “sello” que le dio la victoria en 2019. (Foto: NA)

chapa_ed_impresa_01  

 

Especial para La Nueva Mañana

Tal como lo indica el calendario electoral mañana finaliza el plazo para presentar las listas de precandidatos a senadores y diputados para las elecciones legislativas primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) que se realizarán el domingo 12 de septiembre, con vista a las elecciones generales que se celebrarán el domingo 14 de noviembre. 

Con el hermetismo y el factor sorpresa que el kirchnerismo le impuso siempre al cierre de listas habrá que esperar hasta el filo de la medianoche del sábado para conocer los candidatos del Frente de Todos, más allá de que hayan trascendido algunos nombres extraoficialmente. 

Además, el oficialismo encaró el armado de las candidaturas con una estrategia diferente a la de la principal fuerza opositora. Mientras Juntos por el Cambio dejó expuestas a internas furiosas la selección de los candidatos en muchos distritos y apostó a encabezar sus listas con figuras potentes, el Frente de Todos se movió con cautela y apostó a la unidad, el “sello” que le dio la victoria en 2019, pero “no por eso no pondremos a nuestros mejores candidatos”, dicen desde el gobierno.

El Senado 

Con el gran desafío de mantener el quórum propio, para preservar uno de los pilares de la gobernabilidad del presidente Alberto Fernández y el bastión de poder de su vice, Cristina Fernández de Kirchner “quiere gente de confianza, retener a sus senadores más fieles o sumar otros que garanticen lealtad” para no correr riesgos, aseguró a La Nueva Mañana un dirigente cercano a su despacho en la Cámara alta.

La tarea no parece fácil para el oficialismo, se juega la mayoría en 6 de las 8 provincias que renuevan su representación, que reparten 2 senadores para la mayoría y 1 banca para la primera minoría y en las que pondrá en juego 15 de los 24 escaños que se renovarán el 14 de noviembre, contra 8 que pertenecen a Juntos por el Cambio y el restante el que pertenecía a Carlos Reutemann, reemplazado tras su fallecimiento por María Vucasovich.

Ante este panorama, con la mayoría de 41 senadores propios, el FDT deberá retener al menos 11 bancas si aspira a mantener el quórum con los justos 37 votos. En ese sentido, cuatro son las provincias que mira con preocupación el Frente de Todos: Córdoba, Santa Fe, Corrientes y Chubut.

En la provincia mediterránea, segundo distrito electoral del país y muy reacio al kirchnerismo, corre con ventajas Juntos por el Cambio más allá de la intensa pelea interna de sus candidatos. (vease nota de página 3).

Otra parada que parece difícil para el oficialismo es en Santa Fe, en donde no está claro todavía quién se quedará con la victoria. Si Juntos por el Cambio lograra el triunfo podrá colocar dos senadores y el peronismo, de ser primera minoría quedaría solo con una, de las dos que pone en juego. Ante este dilema y la ambigüedad del también gobernador peronista con línea interna propia, Cristina Kirchner no arriesgaría su capital político para dárselo a Perotti o a su precandidato Roberto Mirabellay se inclina para encabezarla lista por un histórico legislador de fuste como el “Chivo” Rossi y otra de sus espadas en el senado que va por su reelección, María de los Ángeles Sacnun, aunque desde el entorno del actual ministro de Defensa le dijeron a La Nueva Mañana al cierre de esta edición que “no hay nada cerrado”.

En tanto, en Juntos por el Cambio hay cuatro listas que se enfrentarán el próximo 12 de setiembre, algo inédito dentro de esa fuerza, donde competirán tres listas radicales y una de PRO.

En Corrientes la victoria no está en los planes del oficialismo y corre el riesgo de perder un legislador a manos dela UCR que se llevaría las 2 bancas del Senado. Para la de minoría cotiza la reelección de Ana Almirón, otro  alfil integrantedel bloque de CFK.

Por su parte, en Chubut el FDT perderá al menos una banca, porque posee las 3 en juego y el kirchnerismo se inclinará por la reelección de otra de sus fieles, Nancy González, acompañada en la lista de unidad por un hombre del vicegobernador provincial. 

Por último, todo indica que el oficialismo está en condiciones de conservar la mayoría en La Pampa, Tucumán y Catamarca, tres distritos de peronismo fuerte y mantendría la banca por la minoría en Mendoza, donde gobierna la UCR, con la reelección de la vicejefa del bloque, Anabel Fernández Sagasti.

Panorama en Diputados 

Para el gobierno resulta imprescindible alcanzar también la mayoría propia en la Cámara baja a la luz de lo sucedido en este tramo del mandato no pudo avanzar con su agenda de transformaciones, a contramano de lo sucedido en el Senado donde el bloque oficialista bajo las órdenes de Cristina logró aprobar sin inconvenientes todos los proyectos que se pusieron en consideración incluso los más rechazados por toda la oposición como la reforma de la Justicia Federal, la del Ministerio Público Fiscal y la ley de restricciones sanitarias por la pandemia.
Sin embargo, esa posibilidad causa escozor en las filas de la oposición, a tal punto que el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, el cordobés Mario Negri, lanzó: “Estamos a siete bancas de que el kirchnerismo se quede con la República”, o la versión remixada de un diputado del mismo grupo que alertó: “Estamos a siete diputados de ser Venezuela”.

La Cámara que preside Sergio Massa este año renueva 127 bancas, 51 pertenecen a la bancada oficialista; 60 a Juntos por el Cambio y 16 a los bloques minoritarios, que remiten a la mejor elección del macrismo en 2017 que difícilmente pueda reeditar este año.

Dentro de los bloques minoritarios, la Izquierda deberá renovar sus dos bancas, al igual que el monobloque del Movimiento Popular Neuquino yel oficialismo misionero que renueva 2 de 3. El Interbloque Federal, que lidera Eduardo Bucca, pone en juego siete bancas, 4 de las cuales son los diputados schiarettistas, de las 11 que tienen en total y “Los Ramones” que aportaban votos al oficialismo, cuatro de seis, de los cuales José Luis Ramón y Pablo Ansaloni hicieron alianzas con el FDT en sus provincias. 

El Frente de Todos cuenta con 119 diputados, diez menos de los necesarios para conseguir el quórum para sesionar. Si en esta elección de medio término logra reeditar el resultado de 2019 sumaría las bancas que necesita para garantizarse la mayoría en la Cámara baja, sin contar con sus aliados.

Las listas ya están definidas en el principal bastión electoral del país. En la provincia de Buenos Aires el Frente de Todos irá encabezado por Victoria Tolosa Paz, la presidenta del Consejo Nacional de Políticas Sociales y Daniel Gollán, ministro de Salud provincial, el tercer lugar lo definirá Sergio Massa y el resto de los puestos se repartirán entre todos los accionistas de la coalición.

En JXC habrá internas entre Santilli-Ocaña (PRO), Manes-Alejandra Barden (UCR) y el radical rebelde Gustavo Posse.

En CABA la fórmula del FDT será Leandro Santoro y probablemente Gisella Marziotta y por Juntos lo definirá la interna entre Mariu Vidal - Martín Tetaz, López Murphy - Sandra Pitta y podría colarse una lista de radicales históricos encabezados por Luis Brandoni y otra que amenaza armar Patricia Bullrich.

Para el resto de los distritos, en el oficialismo aguardan la reunión entre hoy y mañana del presidente Alberto Fernández y Cristina Kirchner para definir las precandidaturas. En tanto, en Juntos por el Cambio se aguardan las definiciones principalmente por la vía de internas. 

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar