La Justicia liberó a otro policía acusado por el crimen de Joaquín Paredes

Córdoba 05/06/2021 Por Miriam Campos
Se trata de Iván Alexis Luna, uno de los cinco efectivos que participaron de la balacera contra un grupo de jóvenes en Paso Viejo. Allí asesinaron al adolescente de 15 años e hirieron cerca del corazón a otro.
familia de Joaquín Paredes 1 by Cadena 3
"Basta de impunidad policial, en Córdoba la policía mata a nuestros hijos", indicó la Comisión de familiares contra la Violencia Institucional de Córdoba. Foto: gentileza Cadena 3

Este viernes la Justicia liberó a un tercer acusado por la muerte de Joaquín Paredes, el adolescente de 15 años que fue asesinado de un tiro en la espalda por la Policía de Paso Viejo, al norte cordobés,  el pasado 25 de octubre de 2020. Esa noche, otro chico de 14 años, también recibió una bala cerca del corazón que casi lo mata. 

"La Cámara del Crimen de Villa Dolores, con esta actitud contemplativa hacia la fuerza de Seguridad, cuando asesinan a adolescentes que no sean de clase media o clase alta, sacó un interlocutorio y le ordenó a la fiscal para que cumpliera inmediatamente, que liberara a uno de los policías que está implicado en la causa", explicó el abogado querellante, Claudio Orosz sobre la liberación de Iván Alexis Luna que debió pagar una fianza de $200.000.

"Eso parece ser que es lo que una vida vale para la Cámara de Villa Dolores cuando uno es de un pueblo pequeño y del interior profundo y pobre de Córdoba", dijo el letrado y agregó: "Realmente es una vergüenza más". 

Por el hecho fueron detenidos cinco uniformados: Maykel López, sindicado como el autor material del disparo que terminó con la vida del joven. Es el único imputado por delito de homicidio doblemente calificado, por uso de arma de fuego y por su condición de policía, tentativa de homicidio calificado y por abuso de autoridad. Por otra parte, los policías Iván Alexis Luna, Enzo Ricardo Alvarado, Ronald Fernández Aliendro y Jorge Luis Gómez, pese a su participación en una balacera contra un grupo de adolescentes, solo están acusados del delito menor de abuso de autoridad e incumplimiento en los deberes de funcionario público.

El pasado 31 de marzo, la Justicia dejó en libertad a Fernández y el 7 de abril, Gómez también quedó libre. Uno está en Cruz del Eje, y el otro, momentáneamente, en Soto. Esta semana fue liberado Luna quien tiene domicilio a menos de cinco kilómetros del lugar donde ocurrió el crimen. 

 “Paso Viejo es un pueblo muy pequeño, tiene solo mil habitantes, nosotros no tenemos cajero, no tenemos bancos, no tenemos hospitales ni supermercados, por eso nos trasladamos todos los días hacia Cruz del Eje y Soto, esas dos localidades que son las más cercanas. Tener que convivir con los asesinos de Joaquín libres, es algo que nos da miedo, nos indigna”, contó a La Nueva Mañana, Ivana Reynoso de “Comunidad Justicia por Joaquín”, el pasado 28 de abril, a seis meses de la muerte del joven, cuando familiares y amigos, viajaron casi 200 kilómetros hasta los Tribunales de Villa Dolores para reclamar que cese la liberación de los acusados y se amplíen las imputaciones. 

Tras la liberación de Luna, la querella enviará un escrito fundado, "analizando prueba por prueba" que demuestra que los cinco participaron del asesinato. "La prueba no es que lo demuestra o lo dice, sino que lo grita, lo grita como si fuera Joaquín presente", agregó Orosz.

En esa línea, luego de conocerse la noticia, la Comisión de familiares contra la Violencia Institucional de Córdoba, que también recibió el apoyo de la Mesa de Trabajo por los DD.HH. de Traslasierra, repudió la determinación de la Justicia: "Hacemos responsable a la Cámara del Crimen de Villa Dolores, con los jueces Raúl Castro, Santiago Camogli y Carlos Escudero, de lo que esto pueda ocasionar física, mental y emocionalmente a quienes al día de hoy sentimos que a Joaquín lo vuelven a matar", indicaron a través de un comunicado.

"No es solamente Joaquín, en Córdoba la Policía arrebató la vida de Lucas Funes y Yamil Malizzia en Rio Tercero Franco Amaya en Carlos Paz, Álvaro Zarandón en Laboulaye, Blas Correas y José Ávila en la ciudad de Córdoba Agustín Barrios y Lautaro Guzmán de Jesús María", indica el escrito y agrega: "Basta de impunidad policial, en Córdoba la policía mata a nuestros hijos". 

La muerte de Joaquín

Joaquín murió en la madrugada del 25 de octubre de 2020, pocos minutos después de llegar a una reunión donde se festejaba un cumpleaños. Había estado en la casa de "B", el chicode 14 años que después recibió un plomo cerca del corazón. Pasadas las cuatro de la madrugada, cruzaron la plaza junto a otros amigos y llegaron al lugar del festejo, un descampado que está atrás del dispensario. 

Un rato antes, el efectivo Enzo Ricardo Alvarado, que aún continúa preso, había ido tres veces a la fiesta pero nunca pidió que culminara sino fue para advertirles que no hicieran lío, que bajaran la música, nada más. “Era obvio que la fiesta tenía la aquiescencia de uno de los dos policías del pueblo para que se siguiera realizando”, explicó la querella en su momento. Sin embargo, al rato, tres móviles policiales, dos por una cuadra, otro por otra cuadra, encerraron a los chicos por el descampado y sacaron una escopeta y los empezaron a amenzar para que culminara la reunión.

Los primeros disparos fueron con la escopeta, con postas que no tenían plomo, pero ante el reclamo de los jóvenes que “no tenían derecho a tratarlos como perros ni a dispararles como lo estaban haciendo”, los policías sacaron las armas de fuego. Allí, en el descampado empezaron a disparar al bulto de jóvenes, allí hirieron a "B” y allí, mataron a Joaquín. 

Noticia relacionada: 

familia de Joaquín Paredes 2 by gentileza.jpgCrimen de Joaquín Paredes: “No estamos en paz, queremos a los cinco policías presos”

Te puede interesar