“Es hora de limar asperezas y encontrar lugares comunes”

Natalia De la Sota difundió un mensaje de fin de año donde interpreta una canción que llama a la unidad. En diálogo con LNM habló de su padre, su futuro político y sobre el aborto legal.
De la Sota 1

chapa_ed_impresa_01  

 

La legisladora provincial Natalia De la Sota, hija del desaparecido ex gobernador José Manuel De la Sota, difundió horas antes de finalizar el 2020 un video donde se la ve interpretando un tema musical llamado “El amor es la respuesta”, a modo de mensaje de fin de año.  

En la canción evoca su deseo de cerrar heridas y buscar nuevas formas de reencontrarse, luego de atravesar un año muy difícil producto de la pandemia del coronavirus.

La Nueva Mañana dialogó con la legisladora de Hacemos por Córdoba sobre los motivos que la llevaron a difundir este mensaje, pero también sobre la grieta en el país, el legado político de José Manuel De la Sota y la reciente sanción en el Congreso de la ley de Interrupción Voluntaria del embarazo (IVE).

“Se nos ocurrió dar un mensaje con esa canción para buscar una manera distinta, y que tuviera que ver conmigo de decir lo que uno desea para este 2021: buscar otra forma de acercarnos”, precisó la legisladora. “Fue una linda experiencia y es bueno usar todas las formas posibles para transmitir lo que uno cree. El contenido de la canción es lo que estoy convenida y vengo diciendo”, contó.

-No es casual instar a la unión de las personas en una época donde la grieta persiste y las divisiones partidarias parecen cada vez más profundas…

-También esa era la idea, a modo de cerrar el 2020 que realmente ha sido un año difícil, inédito e inesperado para todos. También doloroso para mucha gente que perdió familiares y la pasó muy mal. Pero, además, porque fue un año especial para toda la humanidad. Entonces había que buscar una manera de que en sus últimos días pudiéramos exponer el deseo de que el 2021 encontremos otra manera de relacionarnos. Creo que en cuanto a la grieta y esas diferencias tan profundas que hemos atravesado -y que venimos atravesando desde hace algún tiempo-  es hora de que tratemos de limar esas asperezas y encontrar lugares comunes, que no tengo la menor duda que los hay.

Estoy convencida de eso y me lo escucharán decir de todas las formas posibles. Ese era en definitiva el mensaje: es un momento muy especial, persisten muchas diferencias, y hay que empezar a sanearlas.

Natalaia DLS
“No me desvela el tema de alguna candidatura. Si soy candidata, bienvenida sea, será un honor, pero yo creo que cada uno desde su lugar puede aportar”, asegura la legisladora.

 -¿Habiéndose criado con referentes políticos durante toda su vida, cómo vive estos cruces entre dirigentes que rozan la chicana y van más allá de disentir en ejes temáticos?

-Yo me crié no solamente con mi papá político, sino que mi abuelo fue el gobernador radical Arturo Zanichelli, a quien, si bien no lo conocí personalmente, conozco su historia.

Podría decir que nací en una familia mixta, y si se quiere soy una antigrieta. Y me crié con mi padre, José Manuel De la Sota, que principalmente era un tipo de un respeto por sus adversarios absoluto. Podía disentir, no estar de acuerdo, o tener otra mirada, pero nunca iba a llegar a la falta de respeto, o ejercer la violencia o la intolerancia. Eso nos lo dejó claro y en sus últimos días fue su mensaje más profundo. Parece que fuese a propósito, pero con este deseo de tender puentes nos dejó clarísimo cuál era el camino; fundamentalmente a mí. 

Por eso creo que tenemos que mirar nuestra dirigencia. Hubo una generación de dirigentes que han sido férreos defensores de sus ideas, pero que lo hicieron con respeto y aceptando que los demás pueden pensar distinto, pero eso no los convierte en enemigos. Yo creo que se debe buscar esta moderación dentro de la política. Y eso no significa para nada “ser tibio”. Aunque muchos lo tildan de “tibieza” es todo lo contrario. Estar convencido de lo que uno cree y buscar que el otro acompañe, habla de una gran fortaleza a la hora de los argumentos. Creo que eso lo tenemos que aprender, y esta generación que viene después de los referentes de los 70, de la vuelta de la democracia, debemos aprender eso porque se ha avanzado fuerte en una escalada de violencia que no tiene ningún sentido y no nos lleva a ningún lado.

-En su caso, si bien es legisladora por Hacemos por Córdoba, fue invitada por espacios del Frente de Todos para participar del “albertismo”. ¿Con cuál espacio se siente más identificada? 

-Yo soy parte de “Unión por Córdoba”, hoy “Hacemos por Córdoba”. Esa es mi raíz, mi lugar y mi espacio. Pero creo que el diálogo político, la buena relación, y la colaboración a la hora de la gestión de las administraciones es fundamental. Gracias a Dios tengo buena relación con todos y me vas a ver colaborando y apoyando siempre para que estos famosos “puentes” de los que hablaba mi padre se logren. 
Yo agradezco la buena consideración que todos tienen de mí. Pero claramente mi casa es Córdoba, y lo que fue Unión por Córdoba, tan importante en ese momento y que continuamos defendiendo hasta el día de hoy.

-En este 2021 están previstas las elecciones legislativas. ¿Fue convocada para ser candidata?

-Yo sé que falta poco en términos políticos para las legislativas, pero siento que falta un montón; en especial en el contexto en el que vivimos hoy, donde no se está hablando ni viendo ese tema. Se torna difícil el día a día con la pandemia. De todas maneras, no me desvela el tema de alguna candidatura. Si soy candidata, bienvenida sea, será un honor, pero yo creo que cada uno desde su lugar puede aportar. Y en eso rescato esa frase que decía siempre mi papá: ´hay que pensar más en las generaciones que vienen y no en las elecciones que vienen’ . Ya veremos qué sucede en los próximos meses.

-Al principio de la gestión de Alberto Fernández se la vio muy cercana a él, ¿continuó comunicándose con el Presidente en los últimos meses?

-Sí, hemos intercambiado algunos mensajes, pero siempre en el marco de la cordialidad y con mucho respeto. Tengo la mejor relación con Alberto Fernández.
 
-¿Qué reflexión tiene acerca de la sanción de la ley del Interrupción Voluntaria del Embarazo? 

-Es una decisión que han tomado tanto la Cámara de Diputados como el Senado. Yo quiero ser muy respetuosa, porque considero que la discusión no es tan sencilla como ´Aborto sí o aborto no´. El tema tiene muchas aristas, y muchos niveles de análisis porque atraviesa la cuestión filosófica, científica, religiosa, etc. Es un prisma por donde ver el tema. Hay un aspecto muy puntual, que es el de la salud pública que hay que tener en cuenta, pero hay que ser respetuoso con quienes tienen otra mirada. Yo lo único que deseo respecto a esto es que no genere más divisiones. Que aceptemos esta situación, quienes no la aceptan, y que haya tolerancia y respeto.
 
-¿Qué cambió de 2018 a 2020 para que saliera el proyecto aprobado en esta oportunidad? ¿Hubo una mayor madurez en la discusión que se dio dentro del Congreso?

En algún punto se maduró el tema y se pudo debatir de una manera distinta. Aun así, a veces sin querer se tratan de imponer ideas, tanto de un lado como del otro, y en eso hay que ser cuidadosos. Las sociedades van cambiando, pero a lo mejor hacía falta más debate sobre el tema, quizás, no lo sé. De todas maneras, ya está aprobado y lo que deseo es que no se profundicen las diferencias. 

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]
Nuestra edición en papel, que tradicionalmente llega a los kioscos los días viernes, excepcionalmente por las fiestas de fin de año, traslada su publicación para el lunes 4/01.


Te puede interesar