Ilustran a Abigail y su padre cruzando de Santiago del Estero a Tucumán

País 20/11/2020
La niña viajó a Tucumán junto a sus padres por un tratamiento contra el cáncer. Cuando quisieron volver a Santiago del Estero los frenaron en un control policial.
abigail 2
El impacto se multiplicó y la imagen ya se convirtió en un símbolo. Foto: gentileza.

Una de las imágenes de las últimas horas es sin dudas la de Abigail, una niña de 12 años junto a su padre tratando de cruzar desde Santiago del Estero a Tucumán, provincia donde realiza su tratamiento contra el cáncer por un tumor que la chica tiene en su pierna izquierda.

Como es cotidiano en su rutina, la familia se dispuso a pasar la frontera interprovincial con el auto cuando fueron detenidos por la Policía, quienes les exigían una autorización del Comité de Emergencias para cruzar. Fue por la impotencia, y viendo que no se llegaba a una solución, sumado al calor y el temor de que los insectos infectaran la herida de la niña, su padre Diego la tomó entre sus brazos y decidió caminar los 5 kilómetros que los separaban del hospital.

"Yo la traigo siempre y nunca me hacen problema. ¿Aquí, en Termas, me van a hacer problema? Me la llevo caminando", dijo Diego cuando emprendió el viaje. En el video que se hizo viral a través de las redes sociales, se pueden oír los gritos de dolor de la niña por la herida de su pierna y los movimientos del camino. 

El caso de Abigail recorrió el país con la velocidad de la web y es así que el usuario @Malditacomadreja retrató el momento, una ilustración que se convirtió en símbolo de la resistencia frente al abuso de poder policial y contra la burocracia.

La ilustración fue compartida por decenas de personas y figuras públicas para denunciar el atropello y una vez más visibilizar la lucha de las familias en momentos en que la salud y el acompañamiento empático debe ser prioridad.

La historia

Todo ocurrió este lunes 16 de noviembre cuando Diego y Carmen, los padres de Abigail, pretendían volver de Tucumán hasta la localidad de Termas de Río Hondo, de donde la familia es oriunda.

Viajaron desde el Hospital de Niños tucumano para que su hija de 12 años, paciente oncológica desde los 7, pudiera realizarse su tratamiento.

De regreso los retuvieron dos horas en la frontera bajo el rayo del sol y entre las moscas. Fue en medio de la desesperación que Diego tomó en su brazos la nena, caminó unos 70 metros y cruzó la frontera. Después se sentó en un banco a esperar a que alguna autoridad diera luz verde para que pasaran.

 

Te puede interesar