Cabral y un sueño a la vuelta de la esquina

Deportes 23/10/2020 Por Federico Jelic
El delantero de 19 años apunta a ser titular en el debut de Talleres en la Copa de la Liga Profesional. Historia de un juvenil cuyas ilusiones lo mantienen firme. “Talleres se va a hacer respetar”, declaró con firmeza.
FavioCabral_PRENSATALLERES (2)
- El delantero forma parte del elenco casi estable en la Selección argentina Sub-18. Foto: Prensa Talleres

chapa_ed_impresa_01

La sencillez acompaña a las ilusiones de este joven de 19 años que sin darse cuenta, en un parpadeo, puede convertirse en el principal delantero de Talleres para afrontar la Copa de la Liga Profesional. A Favio Cabral (sí, con V corta) le bastó con lo demostrado en el segundo tiempo del amistoso contra Argentinos Juniors para ya estar en la discusión para ser titular a fin de mes, con la reactivación del campeonato argentino.

Hasta la llegada de Mateo Retegui, Cabral era el único delantero natural del que disponía el DT Alexander Medina. Silbando bajito, en silencio, cuenta con importantes chances de titularidad ante Newell’s, merced de su esfuerzo y voluntad que supo construir desde las inferiores, donde siempre fue marcado como una de las futuras revelaciones, con esa futurología esperanzadora que ya se convirtió en presente.

Forma parte del elenco casi estable en la Selección argentina Sub-18, aventura que tuvo que afrontar el año pasado y ahora apunta al salto, casi sin darse cuenta. Una transición entre el amateurismo y el profesionalismo, en menos de un año. Vale aclarar que ya hizo su debut ante Defensa y Justicia, en el torneo pasado, y su nuevo desafío es lograr regularidad.

¿Qué pasa por la cabeza de un adolescente teniendo tan cerca el objetivo de debutar en Primera? De eso trata este contacto con Cabral, quien se mostró centrado, con ansiedad lógica pero sin dejar los pies en la tierra. “Que sea lo que Dios quiera, uno siempre está disponible para jugar. Estoy tranquilo, sino es en esta, será en la próxima. Ya aprendí a entender que esto es por momentos, saber aprovechar la oportunidad y de nunca darme por conforme. Solo me queda entrenar y demostrar”, le dijo a LA NUEVA MAÑANA el ex Racing de Nueva Italia, nacido en el populoso barrio de Villa Corina.

- ¿Qué te dijo Alexander Medina después del partido? 

- Que no me relaje, que no me quede con el gol, que siga insistiendo. Que nunca esté conforme. La chance va a aparecer, solita. Me tocó entrar en ese partido bravo, me metí entre los centrales y pude convertir. No pienso mucho más para no volverme loco. Estoy viviendo lo que siempre soñé

- Por tu juventud, vas a tener que prepararte porque los rivales no te van a tener piedad. 

- Y no, pero con “Cobija” (Javier Gandolfi) ya estoy aprendiendo bastante, me juega duro a propósito (risas). Es todo aprendizaje, me está preparando. Uno tiene una idea en la cabeza pero cuando sale a la cancha, la realidad es otra.

FavioCabral_PRENSATALLERES (3)
"Sólo me queda entrenar y demostrar" sentencia el goleador. Foto: Prensa Talleres



- Se dio todo rápido tu crecimiento en Talleres. 

- Llegué al club hace seis años, estuve desde los 7 hasta los 14 en Racing, cuando se me dio la chance me concentré en dar lo mejor. De repente, en un abrir y cerrar de ojos, sos profesional y firmás contrato. Es como un salto fuerte, uno jugaba por diversión y luego te encontrás con que esto es un trabajo. Para eso me preparé. Pero cuando llega, te impacta. Estoy feliz, la verdad pero no me tengo que relajar en nada.

- ¿Cuáles considerás que son tus virtudes? 

- Saber llegar al área para definir, el juego aéreo, la parte física, me parece. Y con el tiempo aprendí a aguantar la pelota y a picar al vacío, para no ser predecible para los defensores. Todos los días aprendo algo nuevo.

- ¿Quiénes son tus referentes? 

- Los Suárez, Luis y Matías (risas). El uruguayo tiene una potencia impresionante, las pelea a todas, no da ninguna por perdida. En parte me siento representado por su juego. Matías demostró en River que puede ser desequilibrante e incisivo a la vez. Me gusta también la capacidad de definición que tiene el colombiano Rafael Borré. 

- En Talleres tenías para aprender de Dayro Moreno y Nahuel Bustos. Pavada de espejos...

- De Dayro aprendí de su capacidad para ubicarse. Siempre sabe estar bien parado a donde está la jugada, tiene gran visión. No somos de las mismas características, pero admiro su juego. De Nahuel (Bustos) quiero imitar su oportunismo, su pegada, su presencia para moverse en el espacio. Son fenomenales.

Dilemas de un joven en cuarentena 

La pandemia y los meses de cuarentena y distanciamiento social hicieron mella en la parte anímica de todos los jóvenes, sobre todo de aquellos inquietos y con espíritu deportivo. Cabral se sintió protegido por su entorno, sus padres, sus tres hermanos y su perro Ciro, un labrador inquiero. Ni hablar de su novia Alma. Fueron su refugio según cuenta, incluso salvadores de algunos momentos tensos, hasta que la flexibilidad para los deportistas profesionales llegó como alivio supremo. “Mi familia me apoyó en todo momento, son mi refugio. No fue fácil pero por suerte ya estamos entrenando, con energías renovadas”, confesó Cabral. 

También encontró en los videojuegos alguna distracción: “Uno extraña tomar mate con los amigos, paso el tiempo con la Play, al FIFA. Y la verdad no me puse a fijar si yo salgo en el ‘jueguito; sino me elijo de una y me saco goleador (risas)”.

- ¿En qué te afectó la cuarentena? 

- Creo que en la falta de ritmo sobre todo, cuando volví a correr fuerte, lo sentí. Esta cuarentena fue especial, por momentos entrenaba solo, por suerte el club hacía un seguimiento, te estaban encima, porque uno se deprime cuando no puede entrenar ni tener contacto con la pelota. La pasé más que nada en familia y jugando a la Play. 

- En un momento hasta se habló de un interés del fútbol italiano por tu pase, ¿puede ser? 

- Puede ser pero fueron rumores nomás, eso significa que uno está haciendo las cosas bien. En serio, no lo tengo muy cuenta, si primero lo que tengo que hacer es demostrar en Talleres de lo que soy capaz. Lo otro llegará solo, ahora me preparo a rendir este examen que tengo por delante. El torneo arranca en unos días y uno sueña con ser considerado.

- Talleres está en rearmado y el grupo que le tocó es el más parejo y duro… 

- Tal cual, pero Talleres se va a hacer respetar, eso te lo aseguro, nos estamos preparando para eso. Hay mucha jerarquía y no tenemos miedo. Hemos perdido algunos compañeros pero seguimos fuertes, sobre todo de la cabeza.

- ¿Ya tenés imaginado cómo vas a festejar tu primer gol? 

- Para nada, no pienso en eso, si se da el gol será un desahogo, que salga como salga, no importa. Lo importante es poder jugar y que el equipo funcione y gane. A lo mejor en casa festejaré con mi comida favorita.

- ¿Y cuál es ese plato? 

- Milanesas con puré, mi debilidad.

Un convenio con Racing que sigue vigente 

Favio Cabral llegó a Talleres al formar parte de un convenio legal entre su anterior club, Racing de Nueva Italia, y el Albiazul, en donde queda especificado en el punto 8 del contrato que la institución albiceleste será beneficiada con un “22 por ciento del importe neto producido de una transferencia”.

fax

En aquella ocasión, con Racing intervenido por la Justica a raíz del Concurso Preventivo (a cargo del contador Gustavo Rubin), el acuerdo  indicaba la contraprestación de 170 pelotas a los 20 días de firmado el convenio (27 de abril de 2016). A su vez se comprometió el club albiazul a realizar dos partidos amistosos con Racing a los fines recaudatorios para este último (uno se llevó a cabo el 9 de agosto de ese año, empate 1 a 1 con goles de Klusener y Hernán Olocco, respectivamente), y a su vez el dictado de dos jornadas de capacitación para la estructura de “La Academia” por parte de la institución albiazul. 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar