Con un equipaje lleno de aventuras e ilusiones futboleras

Deportes 15/05/2020 Por Marcos Villalobo
Daniel Blanco es un director técnico cordobés que se hizo un nombre en el fútbol de Tailandia, donde dirigió al equipo de Prayuth Chan-o-cha. Como futbolista fue trotamundos.
DAniel Blanco00004
- Daniel Blanco recorrió el mundo con el fútbol, hoy espera que la situación mejore para seguir viajando. Foto: gentileza.

chapa_ed_impresa_01

Daniel Blanco se fue de su Villa Nueva natal siendo un adolescente. En su equipaje cargó ilusiones futboleras por doquier. Su primer destino fue Rosario, en las inferiores de Newell’s, donde logró títulos en juveniles y fue compañero, entre otros, de Pablo Guiñazú, Walter Samuel, Cristian Grabinski, Gabriel Heinze, Damián Manso y Nicolás Pavlovich. Su carrera en el fútbol lo hizo ser un trotamundos, jugando en diversos lugares, y hoy, ya con los botines colgados, es un prestigioso entrenador en Asia.

Por estas horas, a raíz de la pandemia, se encuentra en Lisboa, Portugal, a la espera que se abran nuevamente las fronteras para regresar a aquel continente.

“Estaba en Tailandia y en febrero nos vinimos porque comenzó a llegar allá el tema del virus. Vinimos a casa porque acá estaba más tranquila esa situación. Solo vinimos a casa, esperando que todo esto pase para regresar a Asia”, le cuenta a LA NUEVA MAÑANA el villanovense que está casado con una portuguesa.

Es que en Tailandia, el cordobés, que supo jugar en Racing de Nueva Italia en la B Nacional del 2001, se ha hecho un nombre. Desde el 2017, cuando se retiró se dedicó a la dirección técnica. “Por ahora estamos en negociaciones con algunos equipos pero nada seguro. Apenas se pueda volver, tengo que regresar allá”, explica, quien hasta hace unos meses dirigía en el Army United, el equipo de las fuerzas armadas de aquel país, cuyo presidente es nada más y nada menos que Prayuth Chan-o-cha, el primer ministro tailandés. Uno de los hombres más poderoso de aquel país. “Sí, mi presidente era el presidente de Tailandia y mi manager es el comandante del ejército. Después del Rey son las dos personas más importantes de Tailandia”, cuenta Blanco.

DAniel Blanco00002
El general Prayuth Chon-ocha asestó un golpe de Estado el 22 de mayo de 2014 tras varios meses de protestas antigubernamentales. En aquel tiempo, Blanco era el volante central del equipo que hoy es el DT.

“En diciembre decidieron por problemas políticos cerrar el equipo por un tiempo. Nos pagaron un año de trabajo para poder estar tranquilos y esperar... Yo llegué allá en el 2012, jugué la temporada 2012-2013 y mitad del 2014. Después me volví a Argentina porque mi esposa estaba embaraza y quería que naciera en Argentina. Jugué seis meses en San Juan, en Juventud Alianza, donde dirigía Cristian Grabinski, y después me fui a Chipre. Terminé mi carrera en el 2017 e inmediatamente agarré como entrenador en Tailandia, por un llamado del presidente Prayuth”, relata el surgido en Alem de Villa Nueva.

DAniel Blanco00008
Daniel Blanco recorrió el mundo con el fútbol. Jugó, además de Argentina, en Chile, Bolivia, Italia, Arabia Saudita, Chipre, Luxemburgo y la referenciada Tailandia. “Me adapto muy bien a todo tipo de cultura, me costó un poco en Arabia Saudita pero el resto sin ningún problema”, recuerda. Y esa experiencia por diversas culturas, le llevó a armar un cuerpo técnico también multicultural, ya que lo acompaña un argentino (Mariano Agüero, ayudante de campo), un brasilero, un japonés, y seis tailandeses que lo ayudan, además de su traductor Suthin bird Fuengfung. “Me conocen más afuera que en Argentina. Me fue muy bien Chipre y en Tailandia, y en el ascenso de Italia”, cuenta Blanco. Dicen que nadie es profeta en su tierra, aunque en el 2011 en su Villa Nueva natal lo homenajearon y le entregaron una plaqueta como embajador de aquella ciudad cordobesa.

“Hace más de tres años que no vuelvo al país, y sí, se extraña mucho a la familia y amigos, y el asado, el fernet con coca – se ríe-, pero ya me acostumbre a andar por el mundo”.

Siempre con la valija lista para un nuevo desafío, como cuando era un adolescente.

DAniel Blanco00001

Los chicos de la cuadra

Nuestra infancia se resume en una cuadra, en la cortada Carlos Pellegrini, del barrio Residencial América en Villa Nueva. Nuestro territorio se reducía a una cuadra y ocasionalmente se convertía en pista de atletismo, territorio de cacería cuando rameábamos mariposas, pero casi siempre era nuestro estadio de fútbol, no había otra. Cuatro mitades de ladrillos servían de arco. Aunque cuando teníamos desafíos con los de otras cuadras nos trasladamos a la “leonera”, la vieja cancha de Alem. Cruzar la calle Belgrano o salir a la siesta cuando pasaba el “Mila” Gatti vendiendo helados, estaba prohibido.

Además de jugar a la pelota, construíamos chozas en los baldíos cercanos, jugábamos al hoyo por etiquetas de cigarrillos, hacíamos arcos y flechas con ramas, nos tirábamos de los techos a los montones de arena, la pista de bicicrós en el triángulo de la esquina, aquel terreno que no tenía dueño, las mielcitas en el almacén de doña Isabel Bailone o los Flipper en la “mendocina”, también trepábamos los paraísos de “doña” Cora. Doña Cora y don Guayán, fueron los abuelos postizos de los chicos de la cuadra, su ranchito estaba enclavado bajo la sombra de dos añosos paraísos, la puerta siempre abierta para algún sediento que buscara el agua fresca de la bomba, flanqueada por un poste de quebracho. Ellos se ganaron el recuerdo porque fueron parte de nuestras vidas.

Todo lo intercalábamos con el fútbol. Pero uno solo fue profesional. Fuimos obreros, empleados, soldadores, técnicos lácteos, profesores... el crack fue siempre el mismo, el “gordo” Blanco; él era el mejor. Fue profesional y recorrió el mundo, cumpliendo un poco, el sueño de todos nosotros, ese mundo bien grande como este recuerdo y cómo aquel mundo que giraba cuando dábamos la vuelta a la manzana.

OPINIÓN de Luciano Pereyra, vecino de Blanco en Villa Nueva.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar