La odisea de los clubes amateurs en tiempos de coronavirus

Deportes 13/04/2020 Por Federico Jelic
Racing, Juniors, Peñarol y la Liga Cordobesa de Fútbol se vieron obligados por estos días a tomar drásticas medidas económicas para subsistir durante la cuarentena.
relooj

chapa_ed_impresa_01

 

El impacto del coronavirus en el fútbol amateur tendrá efectos siderales, que quizás no se termina de dimensionar por lo invisible del amateurismo. A diferencia del profesional o donde compiten los cordobeses afistas (Talleres, Belgrano, Instituto y Estudiantes de Río Cuarto), los derechos de TV son un importante recurso en pos de paliar la crisis. Sobre todo para los albiazules, aunque lo mismo debieron tomar algunas medidas.
¿Y qué pasa en el Regional Amateur y la Liga Cordobesa?

En los torneos semiprofesionales el parate y la cuarentena duelen el doble. Sin ingresos, sin entradas, sin dineros de la TV ni nada, cada día que pasa es un lastre financiero con consecuencias casi irreversibles, teniendo en cuenta que el torneo se define en menos de un semestre y recién en ocho meses habrá revancha. En este caso, un proyecto de meses puede verse interrumpido y sin postergación, con chances de empezar de cero con todo lo que ello implica.

Apelando al ingenio

“Nadie imaginaba que esto iba a prolongarse tanto. Racing sumó seis victorias en siete partidos por su gran base física y no queremos dar ninguna ventaja Por eso es que concordamos con los jugadores ese desafío de pagar una multa de 300 pesos cada cien gramos. Es una forma de no perder competencia. El tema es que cada semana que pasa y no hay actividad, el agujero financiero es irreparable”, cuenta el presidente de la entidad de Nueva Italia, Manuel Pérez.

“Nos parece una locura que se suspenda el torneo o se anule. Nosotros venimos cumpliendo con los sueldos y las obligaciones del concurso preventivo, que nos  demanda 700 mil pesos mensuales. Necesitamos salir de esto cuanto antes”.

Por su lado, quien mostró un panorama más real de lo que sufren los jugadores fue el DT de Juniors, Daniel Mira: “En Juniors se cobra por partido, más allá del arreglo personal de cada uno. Muchos trabajan y a la tarde nos juntamos a entrenar. Hay algunas becas de no más de mil pesos por partido a modo de viático. No hay sueldo. Se cobra por jugar, y quedar en planilla. Un monto si juegan y si quedan en el banco, la mitad. Si está lesionado o expulsado, cobra el 50 por ciento”, graficó.

A propósito de ese horizonte, Carlos Gaetán, DT de Argentino Peñarol, expuso el momento del equipo: “En nuestro caso hay acuerdos anuales por jugar también en la Liga, que se diferencia del acuerdo de los refuerzos para disputar el Regional. Se cobra por partido en muchos casos. Esto es variable, y lo vamos a sentir, este parate no le sirve a nadie. Habrá que sentarse y renegociar en el buen sentido de la palabra, lo que sea mejor para todos”.

La Liga Cordobesa no solo no es ajena a esta situación en lo más mínimo, con el agravante que nuclea a entidades que subsisten con escaso que otorga la actividad semanal. DE hecho la semana pasada solicitaron mediante un petitorio al Gobierno provincial junto a la Federación Cordobesa, “Conversaciones a los fines de establecer alternativas fiscales y económicas que ayuden a los clubes a superar la total paralización de sus ingresos, que pone en riesgos en muchos casos, su existencia”.

“Por más que tenga un solo empleado, un club es como una pyme. No hay sponsors ni entradas vendidas. Abril no sé cómo lo vamos a arreglar, es dramático. Debemos entrar en el mismo sistema que las Pyme”, opinó Emeterio Farías, tesorero de la Liga y líder contemporáneo.

En cambio, en las categorías profesionales, a pesar de que los ingresos son considerablemente superiores, las altas erogaciones también ponen en jaque a la economía de los clubes. En Belgrano, el vice Sergio Villella se encargó de aclarar que por el momento no habrá recorte salarial aunque esperan como agua en el desierto que River termine de saldar la parte que adeuda de Matías Suárez, mientras le prenden velas a que avance el reclamo por Lucas Zelarayán, donde Tigres de México tendrá que rendir casi tres millones de dólares.

En Instituto la situación es más tensa. Menos de la mitad de los socios abonó la cuota de marzo, similar contexto en la Escuela y hasta el momento no han terminado de liquidar la totalidad de los salarios de febrero y marzo.
Talleres tomó la posta y armó su propio plan de contingencia, a expensas del desconfiado ojo de Futbolistas Argentinos Agremiados.

Andrés Fassi resolvió abonar solamente los salarios con tope de 150 mil pesos y quienes perciban un monto superior, recibirán el 50 por ciento. El temor es que esta acción se propague en otros clubes como ya lo oficializó Racing Club, por lo que el gremio sigue de cerca los movimientos de Talleres con este asunto al que consideran no del todo legal, a pesar de la venia de los futbolistas. Por lo pronto, imaginar y suponer el escenario económico y la continuidad de los campeonatos una vez superada la cuarentena es ciencia ficción, a pesar de que los pronósticos son bastante agoreros.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar