Barcelona goleó a Las Palmas y por el referéndum dimitió su vicepresidente

Actualidad deportiva 01/10/2017 Por
El ahora ex directivo, Carles Vilarrubí, estaba en desacuerdo con jugar con las puertas cerradas del Camp Nou en el partido de la Liga de España.
Barca vs Las Palmas referendum

El Barcelona goleó por 3-0 ante Las Palmas, en un politizado partido por la séptima fecha de la Liga de España que desató una crisis institucional con la renuncia de su vicepresidente institucional, Carles Vilarrubí, en desacuerdo con jugar con las puertas cerradas del Camp Nou a raíz del clima de tensión y violencia que rodeó al referéndum independentista de Cataluña.

El equipo de Ernesto Valverde se mantuvo como líder ideal -21 puntos en siete fechas- por un gol de Sergio Busquets y un doblete del argentino Lionel Messi, que se afianzó como máximo anotador de la temporada con once conquistas en una jornada que tuvo el aspecto deportivo en un claro segundo plano.

El partido estuvo rodeado por un clima de incertidumbre y tensión hasta los instantes previos a su inicio debido a la situación social en Cataluña, donde se registraron episodios de violencia y represión por la asistencia de sus ciudadanos a las urnas.

Carles Vilarrubí era partidario de que el Barcelona no jugara el encuentro ante el equipo canario después de lo sucedido este domingo 1 de octubre en Cataluña. "No es fácil y por supuesto tiene sus opciones y sus decisiones y es normal que no todo el mundo esté de acuerdo", explicó el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, preguntado sobre la decisión de Vilarrubi.

La junta directiva del club azulgrana deció que el partido se jugase a puerta cerrada y lo anunció a través de un comunicado. "El FC Barcelona condena las acciones llevadas a cabo hoy en muchas localidades de Cataluña para impedir el ejercicio del derecho democrático y la libre expresión de sus ciudadanos", reza el comunicado.

"Ante la excepcionalidad de estos hechos, la Junta Directiva ha decidido que el partido del primer equipo de fútbol de hoy contra Las Palmas se juegue a puerta cerrada, después de la negativa de la Liga de Fútbol Profesional a decretar el aplazamiento", añade.


Por su parte, El presidente de Barcelona, Josep María Bartomeu, defendió la decisión de jugar a puertas cerradas el partido y pidió que "el mundo vea lo que está sucediendo en Cataluña" en relación a los disturbios ocurridos cuando las fuerzas de seguridad nacionales reprimieron a votantes en el referéndum independentista catalán.

El dirigente reconoció que la intención primaria fue suspender el juego pero que, tras la negativa de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) española, se optó por disputarlo a puertas cerradas, sin público, como mensaje simbólico por la tensión vivida en distintos puntos de Cataluña.

“Lamentamos muchísimo esta falta de libertad de expresión que está sucediendo hoy en Cataluna. Estamos preocupados y con mucha pena", declaró Bartomeu al canal oficial del Barcelona. "Hemos decidido, en lugar de anular el partido, que era lo que queríamos todos, jugarlo a puertas cerradas para que todo el mundo vea que hoy se juega un partido de fútbol pero que nada tiene que ver con la normalidad”, explicó.


Te puede interesar