Lago Piedras Moras, entretenimiento dentro y fuera del agua

Turismo 06/03/2020 Por Vanina Boco
Ubicado en Almafuerte, es uno de los lugares que más aprovechan los amantes de los deportes acuáticos, pero también los que van a pasar el día en sus costas.
Piedras Moras © Vanina Boco00006
En Piedras Moras está prohibida la navegación a motor, lo que permite un mayor cuidado del ecosistema. - Fotos: Vanina Boco.

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

Tomando la Ruta Nacional N°36 y a poco más de una hora de la ciudad de Córdoba, los amantes de los deportes acuáticos encuentran un verdadero paraíso: el lago Piedras Moras, ubicado al lado de la localidad de Almafuerte, a casi 100 kilómetros de la Capital cordobesa.

Esta ciudad de más de 10 mil habitantes desarrolló, a lo largo del lago y del dique Piedras Moras, un contexto ideal para disfrutar de este espejo de agua, ya sea caminando por su costanera, pasando el día en alguno de los complejos recreativos, paradores y campings, hasta practicando deportes de todo tipo que tienen al buceo como uno de los más llamativos.

Piedras Moras © Vanina Boco00005
El lago Piedras Moras reúne y permite el disfrute de una gran comunidad, ya sea en sus costas como dentro del agua. Fotos: Vanina Boco

¡Al agua!

Es domingo y llego bien temprano a la ciudad de Almafuerte. Con las primeras horas de la mañana, el clima es agradable, hay sol pleno y casi no se nota el viento. Me dirijo al Complejo Recreativo La Bomba, perteneciente a la Cooperativa local, al fondo de la costanera. Es un predio gigante que cuenta con gran cantidad de asadores, mesas y bancos, algunos están cerca de la costa del lago y otros más arriba, desde allí la panorámica del lugar es hermosa. Además, tiene un parque de césped impecable con juegos infantiles, arboleda, quincho y canchas de fútbol, tenis y bochas. Para ingresar, se cobra una entrada general de 150 pesos por vehículo.

Los primeros en llegar al lugar son los instructores y alumnos de una escuela de buceo que tiene allí una especie de dependencia donde cuenta con todos los implementos para realizar esta actividad.

Piedras Moras © Vanina Boco00002
Fotos: Vanina Boco

Para los que disfrutan de sumergirse en las profundidades, el lago Piedras Moras tiene una particularidad: bajo sus aguas quedó tapado el antiguo pueblo de El Salto Norte, con sus cascos de estancias, los puentes, la iglesia, el cementerio, las casas, la usina y los bosques. La construcción del dique dejó sepultado este poblado que hoy puede ser visitado, si es que uno ha tomado clases de buceo y se anima a descender unos 34 metros bajo el agua.

Mientras los buceadores se van ataviando con sus trajes de neoprene, tubos, chalecos y patas de ranas, y van entrando al agua en pequeños grupos, un solitario navegante pasa con su kayak aprovechando que el lago permanece calmo. Pero, en pocos minutos, esta situación cambia y el viento comienza a sentirse con intensidad dando la oportunidad perfecta para los que practican deportes a vela. Así, pronto se ven personas haciendo windsurf y kitesurf, con sus coloridas telas balanceándose al ritmo del viento. Es importante resaltar que en Piedras Moras está prohibida la navegación a motor, lo que permite un mayor cuidado del ecosistema y es uno de los motivos por los que se lo llama “el lago mejor preservado de Córdoba”.

Piedras Moras © Vanina Boco00003
La construcción del dique dejó sepultado este poblado que hoy puede ser visitado, si es que uno ha tomado clases de buceo y se anima a descender unos 34 metros bajo el agua.

Un lugar para todos

A medida que se acerca el mediodía, van llegando más visitantes al predio, la mayoría de ellos van a almorzar y a pasar el día. Algunos se dirigen a la costa y prueban suerte con la pesca, otros se meten directo al agua para darse un chapuzón refrescante. En un costado, una nadadora se entrena yendo y viniendo varias veces.

Decido investigar un sector del complejo que tiene una especie de arco en la entrada con un cartel que dice: “El bosquecito”. Un pequeño microclima creado por árboles autóctonos y el canto de los pájaros me reciben. De fondo, se ve el agua. Bajo por la barranca y descubro una playa solitaria que me recuerda a los lagos del Sur. Arena y piedritas en sus costas, el lago ya con un oleaje intenso por el viento que se levantó y a lo lejos un puente y las sierras. Un lugar ideal para leer o descansar lejos de la concentración de gente.

Piedras Moras © Vanina Boco00004
Durante la tarde, toda la costanera –pero principalmente el área del dique– se ha ido poblando de sombrillas, reposeras, conservadoras y todo lo que se lleva para pasar un día de playa. En enero y febrero, en esta zona se dictaban clases de yoga, de natación y de zumba, también se armó una feria de artesanos y emprendedores. Además, hay paradores donde conseguir comidas y bebidas frías.   El lago Piedras Moras reúne y permite el disfrute de una gran comunidad, ya sea en sus costas como dentro del agua. Todos encuentran su lugar para pasar un día agradable. Cae la tarde y todavía el paisaje sigue colmado de velas y sombrillas de colores. Permanecen allí, como deseando que el verano no se vaya. 

Piedras Moras © Vanina Boco00001

Más info

Almafuerte Turismo

Instagram

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"