De Pascanas al Ciclón: el mejor regalo para la “Tora” Rodríguez

Deportes 14/02/2020 Por Marcos Villalobo
Cuando Florencia Rodríguez cumplió años, ella pidió que le obsequiaran la posibilidad de ir a probarse a San Lorenzo. Se lo cumplieron. Se probó y quedó.
Tora Rodriguez00003
- La Tora y Majo Boloquy, unidas por un sueño en la ciudad deportiva de San Lorenzo. Un regalo inolvidable. Foto: gentileza

chapa_ed_impresa_01

‘Majo’ Boloquy es de esas chicas que se hacen querer, cuentan quienes la conocen bien. Siempre buscando ayudar de alguna manera. Por eso es que la ‘Tora’ se atrevió aquel 6 de enero. Desde pequeña enarboló ilusiones futboleras grandes, y jamás los ocultó; y un día tenía que dar ese paso. Y lo llevó a cabo el día de su cumpleaños.

- ¡Feliz cumpleaños, Tora! ¡Que lo pases lindo!

- Gracias, Majo. Bueno, ahora como regalo quiero que me consigas una prueba en San Lorenzo...

Algo así fue la charla por mensajes de WhatsApp entre las dos compañeras del plantel de Universidad Blanco, que milita en el principal torneo de fútbol femenino de Río Cuarto.

Ese diálogo por mensaje sucedió cerca del mediodía. Cuando estaba por atardecer el teléfono de Florencia Rodríguez sonó. Era Marcelo Luna, coordinador de San Lorenzo. Le pedía unos videos de ella jugando al fútbol y si estaba en condiciones de viajar a Buenos Aires para probarse del 20 al 23 de enero en la ciudad deportiva del “Santo”.

Tora Rodriguez00002
En el año 2018, Florencia fue parte de la convocatoria a la Selección argentina Sub-20. Foto: gentileza

Pedilo y lo tenés.

El “hada madrina”, María Boloquy, había jugado en el club de Boedo y dejó un gran recuerdo. Lo importante de ser alguien de bien, abrís puertas a las próximas generaciones. Eso, también, es la revolución del fútbol femenino.

Lo cierto es que la “Tora” Rodríguez armó su bolso lleno de ilusiones, y desde su Pascanas natal se fue a probar al “Ciclón”. Entrenó dos días. Al finalizar la última jornada, recibió un mensaje del coordinador: “El cuerpo técnico quiere que viajes a la pretemporada con el plantel a Cipolletti, Río Negro, desde el 23 al 31 de enero”.

“Al regresar de la pretemporada, el técnico Matias Giugno intercambio palabras conmigo y me dijo que quería que me quedara y formara parte del plantel, que tenía muchas condiciones y que soy una jugadora de gran proyección. En ese momento fui muy feliz, estaba logrando lo que tanto quería. Para mí es un gran logro ser parte y compartir entrenamientos, partidos y charlas con grandes jugadoras, son experiencias nuevas y me llenan de hermosas sensaciones”, le relata feliz, a La Nueva Mañana, la futbolista.

Amor por la pelota

Florencia Rodríguez desde muy chiquita le encantaba jugar al fútbol, cuenta, “y jugaba campeonatitos barriales acá, en mi pueblo”... Pascanas es una localidad que está al este de la provincia, tiene poco más de 2700 habitantes, según el último censo. Y desde allí forjó ese amor por la pelota. Aunque la primera camiseta que se puso para jugar al fútbol fue la de El Emporio de Laborde, donde estaban a cargo los hermanos Darío y Gustavo Vanerio. “Tenía 12 años cuando comencé, jugábamos cada 15 días. Luego jugué en mi pueblo, en Atlético de Pascanas, la profe a cargo era Marianela Pereyra, y también pasé por Lambert de Monte Maiz, el profe era Pablo Giménez... Jugué en esta zona hasta el 2016, luego ya me salió la oportunidad de jugar en la Liga de Rio Cuarto”, cuenta con lujo de detalles.

Los “culpables” de su gusto por el fútbol son su papá “Curka”, su abuelo “Lalo” y su primo Santiago.

Santiago, es Santiago Colombatto, el ex jugador de River, Cagliari, Perugia, Hellas Verona de Italia, y actualmente en el Sint Truidense de Bégica.

B- Rodriguez y Colombatti de niños
Florencia junto a Santiago Colombatto, de niños. Los primos futboleros siguiendo el legado del abuelo Lalo.

“Su mamá y mi mamá son hermanas, y desde muy chiquitos compartimos la pelota. Todos los domingo en el patio de la casa de mis abuelos, luego de comer, jugábamos con Santi a ver quién le metía más goles a mi abuelito Lalo, que hoy está en el cielo, pero estoy seguro de que está muy feliz y orgulloso de nosotros”, relata Florencia, y agrega: “La relación con Santi es hermosa, somos compañeros, cómplices, y nos apoyamos mucho en todo. Siempre me da consejos, y me ayuda en muchas cosas, él es parte de lo que estoy viviendo con el fútbol. Mi referente siempre va a ser él”.

La experiencia en Río Cuarto

“Mi trayectoria en la Liga de Rio Cuarto comenzó en el año 2016 en Universidad Blanco, aunque arranqué en septiembre para los playoff. Surgió por medio de Mariana Feretti, quien es ese momento era entrenadora de los dos equipos en la universidad, se contactó conmigo mediante Facebook y me llevó a ser parte del “Blanco”, anteriormente estaba jugando en Lambert de Monte Maiz.

En el año 2017 jugué en Estudiantes, donde también tuve la oportunidad que ser parte de una preseleccion sub 20 de Argentina. En el año 2018 regresé al Blanco, dos años, y también tuve otra oportunidad de ser parte de otra convocatoria de la Selección argentina Sub-20, en octubre”, describe.

El lector detallista habrá notado que Rodríguez siempre nombra a quienes le dieron una mano. Un legado indiscutible de los pueblos: ser agradecidos.

También durante ese período formó parte de la Selección de la Liga.

Ah, y su apodo de “Tora” también nació allí. La bautizó así Juliana Berardo, la actual delantera de Talleres, con quien fue compañera en Estudiantes. “Ahora soy La Tora para todo el mundo”, dice sonriente.

A propósito, Vicky Las Heras, ahora ex compañera de Rodríguez en Universidad Blanco, relata: “Tiene 19 años, le decimos ‘Tora’ porque tiene un empuje, y allá va, y andá a pararla. La quiero mucho. La vamos a extrañar. Es muy buena jugadora, le deseamos lo mejor en San Lorenzo”.

Tora Rodriguez00001Una “Santa”

Por el momento no puede jugar porque el torneo semiprofesional de AFA ya está iniciado y recién la ficha se puede hacer a mediados de año. Sin embargo, la cordobesa está instalada en Buenos Aires. “De a poco me voy acostumbrando, por el momento vivo en lo de una prima hermana de mi mamá, en Caseros, hasta que puedan darme lugar en la pensión del club”, explica sobre su nueva vida, en la que tiene que tomarse varios colectivos para ir al entrenamiento. “Al comienzo me sentía un poco sola, pero después ya empecé a compartir charlas con las chicas, los dirigentes y el cuerpo técnico. Ya me siento integrada, y parte”, cuenta la juvenil.

- ¿Cómo afrontarás estos seis meses sin jugar por los puntos?

- No voy a poder jugar, pero voy a entrenar duro, al igual que las chicas, para que cuando se me den la oportunidad pueda estar al nivel de las chicas. Es difícil porque me encantaría poder jugar desde ya, pero soy consciente de que tengo que estar allá, quedarme y sacrificar muchas cosas para poder lograr mis objetivos.

- Estando en San Lorenzo estás más cerca de lograr ser profesional.

- Ser una jugadora profesional es uno de mis sueños, ya soy parte del plantel, y me siento muy feliz. Yo sé que el día de mañana lo voy a lograr, porque yo me lo propongo y voy a dar lo mejor de mí. Esto recién empieza, me queda mucho por mejorar y crecer. Creo que voy por buen camino y no voy a parar. Lo dice convencida. No hay dudas en sus palabras. Va al frente, como dice Las Heras. Es que la “Tora” le gusta sentir y disfrutar del fútbol. “Soy feliz jugando a la pelota, donde sea, con quien sea y como sea”, expresa. Y allá va... y andá a pararla.

  

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar