El mítico retorno del Gato Barbieri

Cultura 21/12/2019 Por Adrián Baigorria
BlueArt de Rosario editó un disco de una de las figuras del jazz argentino con mayor reconocimiento mundial. “Gato Barbieri en vivo en Argentina” es el registro de un concierto en el Gran Rex en 1991.
Gato Barbieri x Lardone
- Barbieri constituye un verdadero ícono del jazz argentino. Foto: Jorge Lardone

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

El disco muestra al saxofonista en su mejor forma: con un sonido de alta calidad y rodeado de una banda de lujo. El material ya está disponible en disquerías y en las plataformas digitales más usadas.

Que un sello discográfico independiente dedicado mayormente a la edición de jazz, llegue a su centésimo disco y que además lo haga con un material inédito en vivo del Gato Barbieri es algo más que significativo para la música argentina. De eso se trata la edición del disco en vivo del sello BlueArt  de un concierto del saxofonista hecho el 8 de noviembre de 1991, en el teatro Gran Rex de Buenos Aires. El lanzamiento se erige en uno de los más importantes de 2019, no sólo del jazz, sino de la música argentina en general.


Como una de las dos figuras icónicas del jazz argentino reconocidas globalmente (la otra es Lalo Schifrin), Barbieri transitaba sus 59 años, en 1991, y estaba en muy buena forma musical, junta a una magnífica banda que era parte de lo mejor de la escena del latin jazz de Nueva York.

El registro lo demuestra a lo largo de 6 temas que, como buen material en vivo de jazz, oscilan entre los 8 y los 20 minutos. La edición cuenta con un aditamento especial que realza su calidad: el gran sonidista Carlos Melero en la grabación del regreso del saxofonista, tras 18 años de ausencia en Argentina. Recordemos que Melero es responsable, en buena medida, de la memoria sonora del jazz y la música contemporánea en Argentina.

El valor del registro en vivo de un ícono del jazz

Es indudable que la posibilidad de escuchar el registro en vivo de una figura central del jazz argentino como el Gato Barbieri constituye una verdadera chance de lujo para cualquier melómano. Allí está el valor de este disco que muestra al Gato en estupenda forma, rodeado de una banda magnífica, oscilando entre sus dos costados más identificables: el latin jazz y el free jazz.

Reconocido globalmente por ser el responsable de la memorable banda sonora del film ‘Último tango en París’ de Bernardo Bertolucci, Barbieri había ido ‘moldeando’ su sonido en los años ’50, en el grupo de otra figura absoluta del jazz argentino (Lalo Schifrin), acá, y junto a la estética vanguardista del saxofonista Don Cherry, con quien tocó y giró por el Europa, durante los años ’60.

En este concierto de 1991, el Gato aparece rodeado de un combo de lujo: el pianista colombiano Eduardo Edy Martínez, quien tocara con Dizzy Gillespie, Paquito de Rivera y Ron Carter; el bajista Nilson Matta, parte del grupo de otro gran saxofonista: Joe Henderson;  el percusionista Guillermo Franco, y Robbie González en batería.

Gato.Tapa

El disco abre con ‘Canción del llamero’, tema incluido en su disco de 1969 ‘Third wold, en el que ya se destacaba un contrabajista que luego descollaría en la escena global: un joven Charlie Haden. El material también contiene una versión de Viva Emiliano Zapata; surgido del Chapter Three, disco editado por el saxofonista en 1974, en el sello Impulse.

Hay también una versión en un tempo latin jazz de Cuando Vuelva A Tu Lado, de la mejicana María Grever, tema que en Estados Unidos se conoció como What a Difference a Day Makes, con varias versiones popularizadas por Dinah Washington, Sarah Vaughan, Aretha Franklin, Diana Ross o Chet Baker. En este caso, el Gato se explaya a sus anchas en improvisaciones, alcanzando momentos de gran intensidad, y llega a un cierre con un aire casi intimista.

El medley, esa noble tradición que combina varios temas hechos en vivo es también parte del registro. Allí se combinan “She is Michelle”, el tema que le dedicó a quien fuera su esposa y manager durante 35 años y nuevas versiones de “Latinoamérica” y “El arriero” de Atahualpa Yupanqui, que grabó en El pampero (disco de 1971), registrado en vivo en el Festival Internacional de Montreux (Suiza).

El trabajo culmina con una hermosa versión de “Último tango en París”, que desde su aire melancólico original es llevada a un pulso de funk y cierto latin jazz. Cierre exquisito de un registro superlativo del Gato, con un combo suntuario. El aire sensualmente melancólico e introspectivo de la melodía de ese tema está grabado a sangre y fuego en la memoria de los seguidores no solo del saxofonista, sino del jazz en general, a nivel global.


Horacio Vargas: un “disco histórico”

A tres años del fallecimiento del Gato Barbieri, el logro del sello BlueArt de sacar un disco póstumo del descomunal saxofonista es responsabilidad de su mentor y director: Horacio Vargas. A la “celebración del disco número 100 del catálogo” se llega, para Vargas, con un ‘disco histórico, tras el fallecimiento del Gato’, ocurrido en 2016. “Es un disco de impecable sonido, remasterizado y está grabado por Carlos Melero que es un héroe, como ingeniero de sonido, de muchísimos músicos de jazz de Argentina y del exterior, lo cual es una garantía en cuanto al audio”, explica Vargas. El material “luego fue remasterizado por el  ingeniero de sonido Luis Suárez”, completa Vargas que es además periodista, escritor y editor de Rosario/12, suplemento diario de Página/12, en la ciudad santafesina.

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar