Lula da Silva acusó a Bolsonaro de querer destruir a Brasil y su cultura

"Como en la Alemania nazi, quieren destruir Brasil", dijo el ex mandatario del país vecino y agregó que "la censura" que hay es también al conocimiento.
Lula Da Silva2
 "Vamos a volver a gobernar en este país", dijo el ex mandatario. - Foto: gentileza

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva acusó al Gobierno de Jair Bolsonaro de querer destruir al Brasil y a su cultura, como en la Alemania nazi.

"Como en la Alemania nazi, quieren destruir Brasil comenzando por la cultura. No lo permitiremos. Vamos a resistir, como ya resistimos a otras pesadillas", indicó Lula en un acto llevado a cabo en Rio de Janeiro.

El ex mandatario (2003-2010) proclamó que mediante la cultura, el pueblo brasileño "va a hacer la revolución que necesita" y aseguró: "Vamos a volver a gobernar en este país".

En la primera aparición en público en Río de Janeiro, tras permanecer durante 580 días en la cárcel, Lula defendió la cultura como derecho, expresión y riqueza de Brasil y señaló que la actitud que el líder ultraderechista ha tenido durante su Gobierno es una "venganza" contra quienes gritaron "¡Ele nao!" (¡Él no!) y siempre se han opuesto a su llegada a la presidencia.

"Es necesario recordar que la censura impuesta por el actual Gobierno no es apenas a la cultura. Es también al conocimiento", precisó Luiz Inácio Da Silva, en declaraciones que cobraron amplia repercusión en medios europeos.

La eliminación del Ministerio de Cultura, la reducción de presupuesto, no solo para programas artísticos sino también para la educación y la ciencia, y la censura a exposiciones, películas y programas de televisión por contenidos "inadecuados" son algunas de las medidas adoptadas por el Gobierno de Bolsonaro.

De acuerdo con declaraciones del actual presidente de Brasil de esta semana, la izquierda ha dominado el pensamiento y las políticas educativas en el país durante los últimos 30 años, algo que, según él, debe ser revertido y que se reflejará con sus políticas "dentro de cinco o diez años".

El presidente habló luego de justificar la cancelación de un canal público de televisión educativa porque su programación era "de izquierda" y no tenía audiencia.

Lula llegó al lugar del evento acompañado de la exmandataria Dilma Rousseff (2011-2016), quien criticó políticas del Gobierno Bolsonaro como la privatización de las empresas estatales y la explotación minera que ha traído más deforestación en la Amazonía, al tiempo que dijo que Lula "es la esperanza" para que eso termine.

Durante el mitin, el expresidente volvió a culpar al exjuez Sergio Moro, actual ministro de Justicia del Gobierno de Bolsonaro, de orquestar, junto con el líder de ultraderecha, "la cuadrilla" que lo puso en la cárcel.

El ex mandatario de 74 años salió de prisión el pasado 8 de noviembre después de permanecer durante año y medio en la cárcel, tras una decisión de la Corte Suprema de Justicia que determinó que la prisión de una persona condenada antes de que se agoten todos los recursos es inconstitucional.

Lula estaba tras las rejas desde el 7 de abril de 2018, cuando comenzó a cumplir una pena de ocho años y diez meses por corrupción al ser condenado en tercera instancia, acusado de recibir a manera de soborno un departamento de playa de la constructora OAS a cambio de beneficios para la adjudicación de contratos con Petrobras.

Además de esa condena, el ex presidente tiene otra condena por corrupción y lavado de dinero en un proceso similar, también relacionado con las irregularidades que envolvieron a la estatal petrolera Petrobras y que fueron reveladas por la Lava Jato, la mayor operación anticorrupción en la historia de Brasil.

El exmandatario siempre ha manifestado su inocencia y ha insistido en que su prisión se debió a motivos políticos para asegurar el triunfo del ultraderechista Bolsonaro. Existe un proyecto para devolver a Lula a la prisión que actualmente tramita en el Congreso.

Te puede interesar