El cierre del Festival y Mundial de Tango confirmó el retorno a lo clásico

Cultura 24/08/2017 Por
Más de 650.000 personas vibraron al ritmo del 2x4 durante el mayor evento tanguero del mundo. Sin embargo, el festival tuvo su contracara con centenares de tangueros manifestándose en las calles porteñas en reclamo al Gobierno por los recientes cierres de tanguerías en la capital.
Ver galería tango
1 / 6 - El evento convocó a más de 650.000 personas durante dos semanas. Fotografía: gentileza GCBA.

Después de dos semanas a puro tango, finalizó el Festival y Mundial de Tango en la capital del país. El jurado consagró a una pareja porteña como los campeones de tango pista. Mientras que para la categoría tango escenario, una pareja conformada por una santiagueña y un japonés obtuvieron el primer puesto.

Luego de la última edición, donde los brillantes bailarines Hugo Mastrolorenzo y Agustina Vignau obtuvieron el reconocimiento máximo con una propuesta que incluía virtuosismo técnico y profundidad conceptual, el jurado este año decidió aferrarse a lo clásico. Desde la “Balada para un loco”, interpretada por los campeones del 2016 hasta “La Cumparsita” por los actuales ganadores, Axel Arakaki y Agostina Tarchini, hay un abismo de diferencias.

Por su parte, para la categoría pista, los campeones son Germán Ballejo y Magdalena Gutiérrez. La pareja porteña deslumbró con el tango “Paciencia” por la orquesta de Juan D’Arienzo. A diferencia del “tango escenario” cuyo abrazo es abierto con manifiesta destreza técnica y gran trabajo coreográfico, el “tango pista” va al piso y su abrazo suele ser más cerrado.

Para ambas categorías participaron centenares de parejas de todo el mundo, desde Corea del Sur a Rusia, Italia, Inglaterra, Colombia, Estados Unidos, Brasil, Chile, entre otros. El 20% de las parejas participantes son extranjeras. 

El evento que reúne a miles de personas de todo el mundo comenzó el 10 de agosto y se extendió hasta el 23. La ceremonia final tomó lugar en el Luna Park. No obstante, este año hubo nuevas sorpresas aledañas al máximo festival de nuestra música ciudadana.

Se trató de las acciones llevadas a cabo por diferentes organizadores de milongas en Buenos Aires que manifestaron contra el cierre de milongas en distintos puntos de la capital porteña. “El Tango no se clausura”, fue la insignia que llevaron y mostraron en diversos carteles traducidos a decenas de idiomas. 

"En Buenos Aires, cuna del tango, y a pesar de las leyes que lo protegen, las milongas nuevas se ven obligadas a funcionar bajo formatos clandestinos, las milongas en espacios públicos ven constantes amenazas a su continuidad y las milongas formales están asfixiadas por las presiones tarifarias en un contexto económico recesivo", indicó el colectivo en un comunicado. 

tango 6
Los tangueros se manifestaron frente al Obelisco
en una masiva milonga.
Fotografía: gentileza @tangonoclausura


Los voceros del colectivo decidieron manifestarse en defensa del género que llevan a flor de piel Y reclaman el cumplimiento de la "ley de tango" . Mientras tanto, el cierre del festival dejó entrever que la apuesta por el "tango for export", una modalidad surgida durante los años 80, aún domina las puestas coreográficas en el "tango de escenario". 

Noticia relacionada: 

DH4DGeOXcAAypc_Una pareja porteña se consagró campeona mundial de Tango



Te puede interesar