Instituto Próvolo: la Iglesia pidió perdón por los abusos sexuales de menores

"La Iglesia nunca encubrió a los sacerdotes en cuestión y el proceso canónico sigue su curso", dijo el obispo auxiliar de La Plata.
caso provolo diario san rafael
Los curas Horacio Corbacho y Nicola Corradi fueron condenados a 45 y 42 años de prisión. - Foto: gentileza Los Andes

La Iglesia Católica pidió perdón este miñercoles por los abusos sexuales de menores cometidos en el Instituto Próvolo de Mendoza y confió en que las condenas penales contra los acusados traigan "paz a las víctimas que han sufrido tanto".

Dos días después de la sentencia contra los curas Nicola Corradi y José Corbacho, y a través de una carta pública, el obispo auxiliar de La Plata, Alberto Bochatey, manifestó el pedido de perdón por parte de la Iglesia y dijo que se espera que el fallo judicial traiga "paz a las víctimas que han sufrido tanto y también algo de alivio a tanto dolor y a tantas heridas".

“Pedimos perdón por los pecados propios y ajenos. La conciencia de pecado nos ayuda a reconocer los errores, los delitos y las heridas generadas en el pasado y nos permite abrirnos y comprometernos más con el presente en un camino de renovada conversión”, dice la Santa Sede en un comunicado.

Además, en un comunicado publicado en la web de la Conferencia Episcopal Argentina, Bochatey señaló la investigación canónica que inició El Vaticano en mayo de 2017 ante las denuncias realizadas en Mendoza y sostuvo que los enviados constataron que las mismas eran verosímiles.

"La Iglesia nunca encubrió a los sacerdotes en cuestión y el proceso canónico sigue su curso en la Congregación de la Doctrina de la Fe", indicó y agregó: "nunca ocultó información ni quitó colaboración".

Al referirse a los abusos sexuales, Bochatey citó al papa Francisco al señalar que "son un crimen que genera hondas heridas de dolor e impotencia", y agregóprovolo que lo ocurrido "ha hecho también un daño inmenso a la Iglesia de Mendoza".

Los curas Horacio Corbacho y Nicola Corradi fueron condenados a 45 y 42 años de prisión, respectivamente, por el abuso sexual de menores en el ámbito del Instituto Próvolo.

En tanto, el jardinero Armando Gómez recibió una pena de 18 años de cárcel por delitos similares, también consumados en el instituto religioso para niños hipoacúsicos.

Corbacho, de 59 años; Corradi, de 83, y Gómez, de 57, llegaron al juicio acusados de abusos de menores sordomudos e hipoacúsicos en centros educativos de La Plata y Mendoza gestionados por el Instituto Próvolo.

En la causa, que tiene una decena de víctimas de entre 4 y 17 años, Corbacho había sido imputado por 16 hechos que incluyen "abusos sexuales agravados con y sin acceso carnal y corrupción de menores", mientras que a Corradi lo acusaron por cinco y a Gómez por otros cuatro.

Fuente: Noticias Argentinas 

Nota relacionada:

Te puede interesar