La enésima disputa por la reconstrucción del radicalismo cordobés

A la derrota electoral de Juntos por el Cambio, el radicalismo provincial suma la fractura interna de mayo y la pérdida del bastión capitalino. Intendentes, legisladores y referentes analizan los pasos a seguir.
UCR Cba

chapa_ed_impresa_01

No fue un año fácil para la Unión Cívica Radical (UCR). En Córdoba, durante las elecciones provinciales, el potencial histórico del partido se dividió en dos listas que terminaron por allanar el camino para la victoria más importante en la historia moderna del peronismo cordobés. Desde entonces, la calma sólo fue aparente y tuvo como razón, principal, la necesidad de unificar voluntades para trabajar en pos de la reelección de Mauricio Macri, empresa en la que el partido centenario también fracasó; más allá de la victoria en la provincia.

Ahora, la pelea intestina medirá fuerzas en el reparto de los cargos partidarios. La primera disputa a resolver consistirá en definir quién reemplazará a Ramón Mestre al frente del Foro de Intendentes Radicales. La intención del también Presidente del Comité provincial es seguir conduciendo el espacio que nuclea a los jefes comunales, aunque a través de un hombre de su riñón (tras abandonar su condición de mandatario, ya no podrá ocupar ese sillón). Con la intención de asegurar ese pase de manos, Mestre impulsó el adelantamiento de las elecciones para el próximo viernes 15 de noviembre, despertando las críticas de los sectores opositores.

El comando del Foro de Intendentes Radicales, en la mira

Tras analizar el panorama y las repercusiones que rápidamente tomaron estado público, la conducción decidió dar de baja la convocatoria electoral y cambiar el temario de la reunión del viernes, que finalmente está convocada para establecer una nueva fecha para definir los nombres que dirigirán el espacio a partir de diciembre. “Nos comunicamos para informarles que las autoridades del Ente, advirtiendo que la convocatoria para elegir la nueva conducción ha motivado una serie de alternativas no deseadas, malinterpretando su propósito y con el fin de evitar cualquier tipo de acción que pueda poner en riesgo la unidad de esta institución, han resuelto dejar sin efecto esa convocatoria”, fue el mensaje oficial del ente que trascendió a la prensa.

“Lamentablemente, el foro se ha politizado porque al quedarse sin poder en las gestiones, hay dirigentes que quieren operar ahí dentro, ya sea como una plataforma de lanzamiento o de construcción política con aspiraciones proyectadas en otros horizontes",  afirma Luis Picat, el intendente electo de Jesús María, que propone “volver a las bases y a la juventud para abrir las puertas y empezar a construir con otras fuerzas que tengan un denominador común con la UCR”.

picat
“Los intendentes tienen un nivel de autonomía bastante importante, por lo que no creo que rindan pleitesía ni a Negri ni a Mestre”. Luis Picat, intendente electo de Jesús María

“La verdad es que me interesa poco si se vota ahora o después. Lo que yo quiero saber es cuál va a ser el objetivo del espacio y la apertura de participación de los intendentes. Me parece que debe ser un espacio de construcción institucional y no político. Yo no tengo preferidos ni tengo ningún candidato para proponer”, afirma en diálogo con La Nueva Mañana. 

“Los intendentes tienen un nivel de autonomía bastante importante, por lo que no creo que rindan pleitesía ni a Negri ni a Mestre. Espero que, a partir de eso, se puede volver a encaminar el espíritu del foro”, señala. 

Los legisladores acercan posiciones

La semana que viene también ser reunirán los radicales electos para ocupar bancas en la Legislatura provincial durante el período 2019-2023. María Elisa Caffaratti , Patricia de Ferrari, Daniela Gudiño , María Garade Panetta, Marisa Carrillo, Orlando Arduh, Antonio Rins, Juan Jure, Marcelo Cossar, Dante Rossi y Raúl Recalde son los representantes del radicalismo que ingresarán a la Unicameral desde dos bloques distintos y, armados en un potencial interbloque con otros cuatro legisladores del Pro, deberán hacer frente a la abrumadora mayoría oficialista que contará con 51 bancas en el próximo ejercicio. 

“Es imperativo poder unificar posiciones y voluntades para trabajar en conjunto de cara a los años que vienen”, aseguró a La Nueva Mañana Antonio Benigno Rins, el actual legislador que encabezó la boleta parlamentaria de la Lista 3 que llevó a Mestre como candidato a Gobernador. Para el riocuartense, los distintos sectores del partido ya han manifestado su voluntad de reunirse para mantener unida al partido centenario en el recinto legislativo. “Si hay diferencias, las hablaremos el lunes, esto es política y todos sabemos que precisamos estar juntos”, afirmó.

Rins
“Es imperativo poder unificar posiciones y voluntades para trabajar en conjunto de cara a los años que vienen, esto es política y todos sabemos que precisamos estar juntos”. Antonio Benigno Rins, legislador.

Pese a eso, puertas adentro del radicalismo saben que el proceso tiene más que ver con la proyección del propio partido que con la capacidad de incidencia en la agenda parlamentaria. “Vamos a seguir igual, desde que se inventó la Unicameral, Unión por Córdoba tiene una mayoría automática de la que ha hecho uso y abuso cada vez que lo consideró necesario. Imaginate lo que va a ser cuando tengan cincuenta y pico de legisladores”, advertía un histórico referente partidario hace apenas unas semanas, en medio de la campaña nacional.

¿Quién comanda la reconstrucción?

La disputa a nivel país también tiene a un cordobés como protagonista excluyente. Tras ganarle la pulseada provincial a Ramón Mestre y haber encabezado la campaña provincial más exitosa de Juntos por el Cambio el pasado 27 de octubre, Mario Negri no está dispuesto a ceder en sus intenciones de continuar siendo el hombre fuerte del interbloque que se hará cargo de la oposición a partir del 10 de diciembre. 

El experimentado legislador (comenzará su sexto mandato en la Cámara baja) asegura contar con los apoyos necesarios para mantenerse al frente del bloque partidario y del espacio que unifica los diferentes sectores que representan al saliente oficialismo. En la vereda de enfrente está Alfredo Cornejo, que con un posicionamiento menos condescendiente para con sus aliados en Cambiemos, intenta sumar voluntades convocando, inclusive, a los radicales desencantados con el macrismo. 

El movimiento de Cornejo cuenta con el aval de los mestristas cordobeses en Diputados, que por lo bajo trasladan la interna de Córdoba al ámbito nacional. En medio de todo eso, el partido centenario deberá definir a las autoridades del Comité Nacional. Allí, podría esconderse la carta que la actual conducción legislativa haga jugar para desactivar las intenciones del mendocino que actualmente preside ese órgano partidario y cuyo mandato vence el próximo 15 de diciembre. En el medio de la negociación, Cornejo podría patear la discusión hasta el mes de marzo. 

“El 27 de octubre no hubo ni una sola boleta que dijera UCR”

Desde la conducción del otro órgano interno de índole nacional, la Convención Nacional, Jorge Sappia apuesta a “resucitar” un partido que considera “diluido, difuminado y desubicado”. 

“La única lectura posible, hoy, es que el radicalismo ha ido desapareciendo del escenario político argentino. En Córdoba, el partido se dividió y eso hizo que perdiera visibilidad, participación y presencia de cara a la sociedad”, afirma el ex ministro de Trabajo de la Provincia que presidirá la Convención hasta abril del año 2021. 

El 27 de octubre, luego de 128 años de historia, no hubo una sola boleta en el cuarto oscuro que dijera Unión Cívica Radical. Esto no es un hecho neutro, sino que habla a las claras del estado de situación del partido”, se lamenta.

sappia
“Ni Mario ni Ramón representan al radicalismo. Mestre sacó el 8% de los votos, por lo que no representa a los radicales, que son muchos más de los que lo acompañaron en mayo. Negri, por su parte, se ha vestido de amarillo y se ha pasado al PRO”. Jorge Sappia, presidente de la Convención Nacional de la UCR

En diálogo con La Nueva Mañana, Sappia abogó por la “reconstrucción de un partido que tenga su base en la ideología y la militancia”. En su consideración, “en Córdoba, la unidad no es posible porque ni Mario ni Ramón representan al radicalismo. Mestre sacó el 8% de los votos, por lo que no representa a los radicales, que son muchos más de los que lo acompañaron en mayo. Negri, por su parte, se ha vestido de amarillo y se ha pasado al PRO. Yo lo siento mucho porque es un hombre inteligente y capaz, pero tomo una decisión y él sabrá por qué”.

Con esas contundentes definiciones, Sappia se propone discutir de cara a la renovación de autoridades del partido que tendrá lugar en el mes de julio. “Ese rato que falta para cambiar la conducción en Córdoba es lo que nos va a dar pie para armar un grupo interno que sirva para disputarle el poder a los que lo tienen ahora en el partido”, se entusiasma.  

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"