Efecto Bolsonaro: el único diputado gay renunció tras amenaza y se fue de Brasil

Jean Wyllys anunció que no asumirá su tercer mandato porque recibió amenazas y, en medio de la persecución a personas LGBTI, teme por su vida.
jean_wyllys-1000x500
El diputado federal por Río de Janeiro Jean Wyllys anunció que no asumirá su tercer mandato porque recibió amenazas. - Foto: gentileza.

El diputado federal por Río de Janeiro Jean Wyllys anunció que no asumirá su tercer mandato porque recibió amenazas y, en medio de la persecución a personas LGBTI, teme por su vida. El legislador de PSOL-RJ es el único homosexual visible en el parlamento brasileño.

Preservar la vida amenazada es también una estrategia de la lucha por días mejores, hemos hecho mucho por el bien común, y haremos mucho más cuando llegue el nuevo tiempo. Gracias a todas y todos ustedes, de todo corazón, Axé”, escribió Wyllys en sus redes sociales.

La asunción de los diputados federales elegidos en las últimas elecciones, las mismas en las que el ultraderechista Jair Bolsonaro llegó a la presidencia, serán el próximo 1 de febrero. Según anunció la Secretaría General de la Cámara, será reemplazado por el concejal carioca David Miranda.

Wyllys tenía como principales banderas causas relacionadas con los derechos LGBT y para las minorías. Según informaron sus asesores, el diputado se fue de Brasil y está en el exterior -su lugar de residencia no fue informado por cuestión de seguridad- y no va a regresar al país por el momento.

“Los mártires no son héroes”

“El ex presidente de Uruguay Pepe Mujica, cuando supo que yo estaba amenazado de muerte, me habló: ‘Muchacho, cuídate, los mártires no son héroes’, y eso es: no quiero sacrificarme”, declaró Wyllys al diario Folha. Y dijo que su temor está basado en que incluso el partido admitió que él se ha convertido en un “blanco”: hay una campaña contra el diputado que difunde contenido falso sobre él en Internet asociándolo, por ejemplo, a la pedofilia, al matrimonio de adultos con niños y al cambio de sexo de los niños.

Si bien las amenazas no son nuevas, se han acrecentado tras el asesinato de la concejal Marielle Franco -también de PSOL-RJ-, en marzo del año pasado. Desde entonces, el parlamentario necesitaba andar en un auto blindado y con escolta armada.

“Aumentó la situación de violencia, de seguidores del actual presidente (Jair Bolsonaro) que hacen todo tipo de insultos y amenazas en las redes sociales, lo que creó una situación cada vez más difícil. Antes del asesinato de Marielle, ya venía recibiendo amenazas muy pesadas, incluso dirigidas no sólo a él, sino también a la familia. E-mails hablando de la dirección de la madre, dirección de la hermana, de la familia”, informó un asesor.

Carta de despedida

“Queridas compañeras y queridos compañeros, me dirijo hoy a ustedes, con dolor y profundo pesar en el corazón, para comunicarles que no tomo posesión en el cargo de diputado federal para el que fui elegido el año pasado. (…) Tengo conciencia del legado que estoy dejando al partido y al Brasil, especialmente en lo que se refiere a las llamadas “pautas identitarias” (en realidad, las reivindicaciones de minorías sociales, sexuales y étnicas por ciudadanía plena y estima social) y de vanguardia, que están contenidos en los proyectos que presenté y en las banderas que defiendo; le cuento con ustedes para dar continuidad a esta lucha en el Parlamento”, escribió Wyllys en la carta de despedida, fechada el 23 de enero de 2019.

“No dejo el cargo de manera irreflexiva. Fue una decisión pensada, ponderada pero sufrida, difícil. Pero el hecho es que llegué a mi límite. Mi vida está, desde hace mucho, por la mitad; quebrada por las amenazas de muerte y la pesada difamación que sufre desde el primer mandato”.

Según continuó relatando el ahora ex diputado, las amenazas se extienden a su familia y afectos. Y tienen un basamento real para tomarlas en serio: “Tuve la convicción de que no podía-para mi salud física y emocional y de mi familia- continuar viviendo de manera precaria y por la mitad, fue la semana en que las noticias comenzaron a desnudar la planificación cruel e inaceptable de la brutal ejecución de nuestra compañera y mi amiga Marielle Franco. Vean, compañeras y compañeros, estamos hablando de sicarios que viven en Río de Janeiro, estado donde vivo, que asesinaron a una compañera de luchas, y que mantiene vínculos estrechos con personas que se oponen públicamente a mis banderas e incluso a la propia existencia de personas LGBT. Ejemplo de ello fue el aumento en los últimos meses del índice de asesinatos de personas LGBT en Brasil”.

Fuente: Presentes

Te puede interesar