Piden a la Senaf que recurra a las neurociencias para tratar a un joven

Córdoba 26/12/2018 Por
Lo solicitó la jueza Liliana Merlo, quien destacó el valor de las neurociencias "como herramientas y estrategias en los Centros Socioeducativos".
Senaf by gentileza
“Es importante enseñar a ser consciente de las emociones, sentimientos, y tomar el control de éstos y conductas subsecuentes", indicó la magistrada.

La jueza Liliana Merlo solicitó que se recurra a las neurociencias para tratar y reeducar a un menor acusado de robo doblemente calificado y que se encuentra privado de la libertad en una institución de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia de Córdoba (Senaf).

La magistrada, del Juzgado en lo Penal Juvenil de 6° Nominación ratificó la condena contra el joven y le pidió a la Senaf que "profundice el abordaje psicológico y social del joven y su grupo familiar". Como así también que "aplique las premisas y los postulados de las neurociencias, la neuroeducación y la inteligencia emocional".

La jueza Liliana Merlo explicó que la neuroeducación es una nueva visión de la enseñanza que se basa en aportar estrategias y tecnologías educativas centradas en el funcionamiento del cerebro. “Es importante enseñar a ser consciente de las emociones, sentimientos, y tomar el control de éstos y conductas subsecuentes, desarrollando capacidades de afrontamiento de situaciones y la comprensión de los procesos en evolución (sean estos personales, de situaciones, o del contexto imperante)”, agregó.

Por otro lado, la magistrada indicó que “la inteligencia emocional realza la importancia de potenciar primordialmente aquellas capacidades para identificar, entender y manejar las emociones correctamente de un modo que facilite las relaciones con los demás, el manejo del estrés, la superación de obstáculos y la consecución de metas y objetivos”.

Resulta de fundamental importancia profundizar el abordaje psicológico para que el prevenido pueda dimensionar el hecho por el que se encuentra institucionalizado y sus consecuencias en el plano real, como también el abordaje social, con el fin de proyectar la viabilidad de las alternativas familiares en el afuera y su presencia a futuro de modo estable, y el enclave geográfico posible de residencia, en especial con abordajes ‘in situ’ de los mismos y de los entornos sociocomunitarios”, consideró la magistrada.

Estimo importante puntualizar el valor de las neurociencias, la neuroeducación y la inteligencia emocional como herramientas y estrategias de intervención en Centros Socioeducativos que alojan a niños, niñas y adolescentes en conflicto con la ley penal, principalmente para potenciar capacidades y habilidades personales y sociales”, concluyó Merlo. 

Te puede interesar