UNC: alternativas políticas en un contexto de crisis y cambio

Los tres binomios que competirán por el rectorado el 16 de mayo, presentaron sus propuestas para dar respuestas a las demandas de los claustros y la sociedad.
Elecciones
- Las políticas sobre género e innovación están presentes en las plataformas de todos los candidatos. Foto: Prensa UNC.

chapa_ed_impresa_01

Ed Impresa - Cintillo Nro 100

A menos de 15 días de las elecciones directas en la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), las primeras en las que se elegirá con este sistema a sus máximas autoridades en 400 años, las plataformas políticas de las tres fórmulas que disputarán el rectorado se encuentran en el centro de la escena.

La Nueva Mañana tuvo acceso a las propuestas claves de cada uno de los binomios que competirán por hacer historia el próximo 16 de mayo.


Zona de promesas

Los candidatos buscan erigir su gestión sobre cimientos vinculados con la reforma académica, la innovación y la administración presupuestaria, en un contexto en el que día a día se reducen los puestos de trabajo y se recortan partidas en todo el país. A eso se suma la brecha que aún existe entre la oferta académica y el mundo laboral actual que se transforma permanentemente de la mano de la tecnología. Salvar esa distancia es uno de los desafíos que tendrá la gestión 2019-2021.

Tampoco se puede soslayar la lucha contra las violencias de género y la paridad en todos lo claustros y órdenes de la Casa de Trejo, premisa que se encuentra presente en las tres plataformas. Propuestas que promueven retos y consolidaciones.

Para Vamos, sus propuestas se sostienen sobre “la base de un compromiso por la defensa de la educación universitaria pública, gratuita, y cogobernada”. “Somos gente comprometida, activos protagonistas, responsables e involucrados con la educación pública, su defensa y su calidad”, asegura la plataforma presentada por Gustavo Chiabrando y Ana Falú.

Con sutiles críticas a la conducción actual, postulan la importancia reformular la calidad y la democratización en el seno de las unidades académicas para “hacer efectiva la transparencia, los controles de la comunidad sobre las autoridades y la rendición de cuentas”. Sus alternativas procuran trabajar también en lo referente a la actualización académica y la consolidación de la investigación científica y tecnológica. Además, plantean acciones específicas para cada uno de los cuatro claustros, atendiendo a puntos focales como la inclusión social, la transferencia y la inclusión de género.

Falu-Chiabrando
Ana Falú y Gustavo Chiabrando, candidatos por “Vamos”.

En el caso de Avanzar, su programa tiene como eje transversal la equidad de género, entendida como política articuladora de las actividades de la UNC. “Las situaciones problemáticas (...) suponen para las universidades públicas una exigencia en lo que concierne a asegurar una formación acorde con la legislación vigente”.

Asimismo, la plataforma pide poner sobre el tapete la existencia de la desigualdad de género en los puestos de poder y conducción. En ese marco, desde el espacio que lideran Patricia Altamirano y Jorge Martínez, se propone trabajar sobre los siguientes ejes: Programa de Género, Programa de Ciencia y Tecnología, Programa de Bienestar Estudiantil, Programa de Reforma Académica, y Programa de Mejoramiento de la Calidad Institucional.

Altamirano-Martinez
Patricia Altamirano y Jorge Martínez componen “Avanzar”.

Por su parte, para Somos “la mejor promesa es la obra realizada porque es la mejor garantía de lo que está por venir”. Es así como promociona su plan de acción para los próximos tres años: lo “ya concretado” como pilar de campaña (Campus Virtual, Bachiller Universitario, Compromiso Social, Proyecto Campus Norte, etc.).

En las primeras 11 páginas (de un documento que cuenta con 15 hojas) enumera cada una de las acciones que la gestión Hugo Juri-Pedro Yanzi Ferreira (quienes buscan renovar su mandato) llevaron adelante en el último periodo desde la concepción de una “universidad abierta, inclusiva, participativa, innovadora, diversa y comprometida socialmente”. En ese marco proponen concretar la Planificación Estratégica Participativa 2018-2028 que abarca desde planes de obras edilicias, propuestas participativas, reconocimientos formativas, hasta la ampliación de la oferta académica, y el fortalecimiento del programa de género.

Jury-Yanzi
Hugo Juri y Pedro Yanzi Ferreira de “Somos”.

Candidatos con intereses compartidos

A pesar de las diferentes y numerosas propuestas, la idea de una universidad involucrada en todos los aspectos de la sociedad, es claramente un punto en común entre quienes disputarán la dirección de la Casa de Altos Estudios. De allí se desprenden otras cuestiones que refuerzan la visión del compromiso social de la educación superior.

Género. El último informe del “Plan de Acciones para prevenir, atender y sancionar las violencias de género en el ámbito de la UNC” subraya que, desde enero de 2017 a diciembre de 2018, las consultas sobre violencia de género treparon de 22 a 52 en el ámbito institucional, lo que representa un aumento del 120% en 11 meses, En tanto que las denuncias casi se triplicaron en el mismo período (pasaron de 13 a 30). Estos datos resultan preocupantes atendiendo la emergencia que atraviesa el país frente a esta problemática. En ese sentido, las tres listas presentan motores de acción para paliar la situación y a la vez avanzar en políticas de género.

En el caso de Avanzar, las propuestas en la materia buscan atender “la urgencia de lo social”: “La mirada de género debe constituirse en eje nodal, constitutivo y transversal de cualquier modelo de universidad que se quiera proponer”. En ese marco proponen, entre otras medidas: generar un módulo específico y obligatorio en todas las carreras de la UNC; desarrollar estrategias para encarar las desigualdades de género en el acceso al poder y los puestos de conducción; incluir el lenguaje no sexista como política comunicativa a nivel institucional.

Vamos, por su parte, apunta a jerarquizar dentro de la estructura orgánica el “Área de Género y Diversidades”, y garantizar la profundización de capacitaciones y políticas para erradicar de la violencia laboral y de género en el ámbito de la UNC.

En tanto, desde el espacio oficialista Somos, liderado por Juri que adhirió junto a otros rectores del país a la “Ley Micaela”, promete ampliar la existencia de las áreas de género en las distintas unidades académicas, promover la paridad de género en la composición de los tribunales de concurso, y ampliar lo relacionado a las licencias por maternidad en los distintos claustros.

Innovación. No resulta menor que los tres candidatos al rectorado centren su mirada en la necesidad de incorporar mayor innovación a los planes de estudio (que lejos están de estar a la vanguardia).

Desde Somos se propone, entre otras cuestiones, poner en marcha “el nuevo paradigma de educación superior en articulación con el sistema productivo”, paralelamente a la revisión de los recursos existentes, las condiciones de implementación de prácticas y pasantías, y el cuidado del medio ambiente. Además, garantizar nuevas posibilidades de cursado y la digitalización del material de estudio

Vamos sostiene que es menester “recuperar la capacidad de innovación académica, de elaboración de ideas”. Para el espacio encabezado por Chiabrando, “el futuro no pasa por una flexibilidad numérica de trayectos, sino por la innovación educativa, el perfeccionamiento docente, y la interacción del estudiante con el medio profesional”. En ese contexto, se propone crear un observatorio académico, “retomar el sentido” de las becas de innovación, y generar núcleos de integración interinstitucional.

En simultáneo, el binomio de Avanzar que está representado por Altamirano asegura que es necesaria una urgente revisión crítica de los planes de estudio necesarias “atendiendo a las demandas concretas de la sociedad y de estudiantes y graduados”. Entre sus propuestas, se encuentra la de generar becas de posgrado para la capacitación continua de egresados y docentes.

En ese contexto, se abre el interrogante sobre cuál será la política a implementar en los próximos años en los Servicios de Radio y Televisión (SRT) dependientes de la Universidad.

Nuevos desafíos y retos se presentan en ese sentido para quienes buscan continuar con la gestión o presentarse como una alternativa crítica de lo que ya se viene haciendo. Los distintos claustros tendrán en sus manos la decisión.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar