“La relación del entrevistado con el fotógrafo es una relación tan profunda como efímera”

En diciembre estará en las librerías “Así, retratos de Fino Pizarro”, un trabajo consagratorio de los más de 40 años de carrera del fotógrafo cordobés.

Cultura 17/11/2023 Martín Brizio
Foto Fino Pizarro
Fotos: Fino Pizarro.

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

ENTREVISTA A FINO PIZARRO

Una buena fotografía es una historia bien contada. Un momento único e irrepetible que queda ahí, congelado, capturado para toda la eternidad. Y es tal vez la disciplina más injusta con el autor de la obra, ya que muy pocas veces se conoce el nombre propio del dueño del dedo que disparó la cámara. Esos “artistas de la lente “, anónimos generalmente, pocas veces salen a la luz, y su producto trasciende mucho más que ellos mismos. Es por eso que hechos como estos vienen a hacer un poco de “justicia” con respecto a ellos.

 “Así, retratos de Fino Pizarro” es un trabajo consagratorio de los más de 40 años de carrera de Fino Pizarro que reúne en un volumen fotográfico de más de ciento veinte páginas una serie de sus retratos más valiosos. 
Escritores, actores, personalidades de la cultura y de la actualidad se despliegan a lo largo de las páginas del libro donde se descubren retratos de, por ejemplo, Muhammad Yunus, que recibió en 2006 el Premio Nobel de la Paz;  la escritora María Teresa Andruetto, que en 2019 dio el discurso de clausura del VIII Congreso Internacional de la Lengua Española en Córdoba, o personajes de la cultura popular como Carlos “La Mona” Jiménez,  el boxeador Nicolino Locche, o la cantante italiana Rafaela Carrá.

Portada libro Así - Retratos de Fino Pizarro

Una idea que nació en 2015

 “Este es un proceso de muchos años, desde el comienzo yo estuve almacenando material, no todo, porque antes era muy difícil, los negativos quedaban en poder del medio que te contrataba, pero cuando me gustaba algún entrevistado, yo sacaba algunas fotos para mí, y me guardaba ese pedacito de película”, dice Fino Pizarro en diálogo con La Nueva Mañana. “La idea del libro surge cuando hice la muestra en el Cabildo (año 2015, su muestra “Los Rostros de Fino”) de mis retratos, que tuvo mucho éxito, mucha gente me empezó a decir “tenés que hacer un libro”, etc. Hacer un libro hoy es muy difícil, por los costos elevadísimos. Hasta que un día me encontré con Raúl Sansica, de esto hace ocho meses, estuvimos intercambiando opiniones, y me dijo “hacelo ya.” Quedó hermoso, y va a estar en los primeros días de diciembre en algunas librerías. Algunas de estas fotos que tiene el libro fueron originalmente hechas en color, tomé la decisión de pasarlas todas a blanco y negro, me pareció que quedaba más fuerte”, completa con orgullo el fotógrafo a cerca de ver plasmada gran parte de su obra en este formato.

-Has hecho todo tipo de fotografías, pero tu especialidad es el retrato.

-Eso lo descubrí con el tiempo, yo siempre trabajé para medios, agencias de publicidad, etc.; y me di cuenta que era lo que más me atraía. Yo más que nada trabajé en medios gráficos, pero también fui un fotógrafo de calle. Y yo me daba cuenta que mis colegas fotógrafos compañeros no me consideraban un reportero gráfico, y los fotógrafos más de “arte” tampoco me consideraban un artista. Entonces navegaba por el medio, y me consideraba un ilustrador. Así que me di cuenta que por ahí pasaba la cosa, lo que más me atraía era el retrato.
 “La obra de Fino Pizarro tiene la sutileza del ojo que ve lo genuino en el instante de su registro. La vocación periodística de su trabajo nos devuelve una documentación extraordinaria que no sacrifica belleza y que potencia la profundidad social a la que refiere”, señala en el prólogo del libro Raúl Sansica, presidente de la Agencia Córdoba Cultura.

Daniel Salzano

5 minutos de intimidad

-Cuando íbamos a hacer una nota, más allá de hacer lo que me pedía el medio, yo le pedía al cronista que me dejara 15 minutos con el entrevistado (todas estas fotos son de entrevistas que salieron publicadas) y lo sacaba del lugar de la nota, la oficina, el sillón del hotel, y ahí jugaba con la luz, con otras poses, y hacía fotos para mí. La relación del entrevistado con el fotógrafo es una relación tan profunda como efímera, es una situación casi de intimidad en esos 5 minutos, yo me acercaba, le decía que iba a hacer, muchos me terminaban agradeciendo, después nos saludábamos y a muchos no los vi nunca más”, comenta con entusiasmo Fino a cerca de la “cocina” de algunas de sus producciones más destacadas.

- Vos que venís de la era “analógica”, ¿te costó mucho el paso a la era digital?

-El paso de la fotografía de laboratorio fue duro, pero muy corto, cuando se empezaron a usar las máquinas digitales yo me resistía, y un día me dijeron “tomá”. Mi primera máquina digital era a “disquete”, que eran digitales y de poca calidad, y cada disquete contenía espacio para no más de 8 o 10 fotos, así que andaba en el bolso como con 20 disquetes. Después me pagué un curso privado para que me enseñaran a manejar bien la computadora, y me acostumbré rápidamente. Mis fotografías tienen cero retoques, solamente un ajuste de tonalidades, de colores, pero mis fotografías no tienen retoques digitales.

Jorge Luis Borges


Charly y un escándalo en Córdoba cuando asomaba la democracia: “Me negué a dar la foto”

Un hecho sobresaliente de la historia del rock argentino que aconteció en nuestra ciudad, lo tuvo como testigo directo y presencial. El 8 de diciembre de 1983, dos días antes de la asunción de Raúl Alfonsín inaugurando la primavera democrática, Charly García se presentaba en Córdoba en el marco de la gira del descomunal álbum “Clics Modernos”. Casi al final del concierto, un implemento de metal (supuestamente una pulsera de cobre) impacta en la cabeza del bicolor, que ya venía acumulando hostilidades por parte de una parte del público que no paraba de insultarlo, y en respuesta a eso se bajó los pantalones y mostró su pene al público. La siempre atenta cámara de Fino registró el momento, y él mantuvo esas fotografías ocultas casi todos estos 40 años.

“Alguna vez me pidieron de otro medio la foto y la publicaron, hace unos años, y la titularon “Qué pasaría si una estrella de rock hoy se bajara los pantalones”, con el tema de los celulares habría diez mil fotos. Yo estaba ahí esa noche, cerca del escenario, y advertí que podía pasar algo, porque lo estaban puteando a Charly, le gritaban “puto”, dejó el teclado, se paró y dijo algo como “¿ah sí?”, tenía unos pantalones tipo jogging, con elástico, y fue un instante, zac! zac!, y alcancé a sacar dos fotos. Cuando al otro día va la policía a buscarlo por denuncia de “exhibiciones obscenas”, me negué en el diario a dar la foto, porque me parecía que íbamos a perjudicar a un tipo que yo quiero mucho y admiro, y era una tontera, una locura más de Charly. El abogado que lo defendió era el Dr. Carlos Hairabedian, a él le mostré la foto y me dijo “ya está, guardala”. Así fue.”

 

 

Edición Impresa Nro.: 337

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Últimas noticias
Te puede interesar
Lo más visto