Villa Ciudad Parque: un destino natural, cultural y ecológico

En el valle de Calamuchita, este pueblo cuenta con interesante abanico de propuestas que van desde bodegas a visitas a un campo de lavandas.

Turismo 17/11/2023 Vanina Boco
va cdad parque00001
Como la mayoría de los poblados serranos, el río es el gran protagonista. Foto: gentileza.

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

Villa Ciudad Parque está en boca de muchos desde hace algún tiempo. Es que es un destino que creció bastante, no solo en materia turística, sino también en lo que hace a infraestructura y servicios para los vecinos y vecinas.
Actualmente, cuenta con un nutrido y diverso número de experiencias que invitan a vivir varios días descubriendo sabores, realizando actividades, admirando sus producciones y conectando con la naturaleza.

Cómo llegar

Esta localidad se encuentra en el valle de Calamuchita. Su territorio comienza justo en el Dique Los Molinos, es decir que este espejo de agua da la bienvenida aunque la ruta 5, que es la que hay que tomar para llegar, nos hace atravesar primero el pueblo de Villa Ciudad América, para luego arribar recién a Villa Ciudad Parque.
Un arco de estilo colonial con el nombre de la localidad sirve de invitación para adentrarnos y comenzar a transitar la extensa avenida Los Reartes que tiene unos 4 kilómetros y que finaliza justo en el río del mismo nombre.

A ambos lados, una frondosa arboleda se mantiene durante todo el trayecto, y la calle recta solo pierde su forma en dos rotondas, donde hay espacios para practicar deportes, puestos para la feria de artesanos, elementos para hacer gimnasia, entre otras opciones.

En la avenida hay sectores donde se agrupan comercios, bares y restaurantes, también locales que venden helados artesanales y productos regionales. Todos con una onda especial que mezcla los colores y la madera. Hacia los costados de la avenida, las casas particulares y alojamientos se mezclan entre los árboles y los negocios.

La localidad está resguardada entre dos cordones montañosos: las Sierras Chicas al Este (que no corresponden al mismo cordón que se encuentra hacia el norte de la ciudad de Córdoba) y las Sierras Grandes al Oeste. Un marco perfecto para este pintoresco pueblo.

Paisajes para descubrir

Como la mayoría de los poblados serranos, el río es el gran protagonista y el que le da vida a estos lugares. 
En este caso, lo comparte junto a la vecina localidad de Los Reartes, ofreciendo de un lado y del otro una costanera amplia y arbolada que invita a pasar largas horas del día.

Hay sectores con asadores, mesas y bancos, pero son arancelados. También hay proveedurías en la calle que está pegada al río de manera que se puede tener todo al alcance de la mano.

Del lado norte del puente que une ambas localidades, sale un camino que vale la pena recorrer porque cuenta con bellos paisajes y va bordeando el curso de agua hasta llegar a la zona conocida como la unión de los ríos. Tal como indica su nombre, allí confluyen el Río del Medio y Los Reartes. 

Aunque con una baja notoria debido a la sequía, este lugar cuenta con unas postales muy bellas, con barrancas, playas de arena y césped y el recorrido de los ríos que le ponen el broche a una panorámica inigualable. 
Este trayecto también se puede hacer en bici ya que cuenta con un sendero especial para cicloturismo.

va cdad parque00002

Destino agroecológico

La perspectiva ecológica es algo en lo que el municipio está trabajando desde sus pocos años de mandato. Una muestra de ello es el trabajo que se está haciendo en el Polo Agroecológico que está en el medio del pueblo y que se puede visitar los sábados desde la mañana hasta el mediodía.

Allí me recibió Anabela y me contó que esa tierra antes estaba destinada al monocultivo, representando un peligro para la salud de los pobladores por el uso de agrotóxicos. Luego de una ardua lucha, se pudo recuperar y hoy se cultiva allí verduras orgánicas que se provee a las escuelas y se vende al público. Además, se producen plantas autóctonas para reforestar parte del ejido de la localidad que hoy todavía se encuentra invadido por árboles exóticos. 

Y lo novedoso, es que allí también se está llevado adelante el Proyecto de Investigación y Producción de Cannabis medicinal, del cual participa no solo la comuna sino distintas universidades e instituciones nacionales. Este sector del polo no se puede visitar ya que se dedica a trabajo interno, pero sí se usa parte de su producción en un programa especial desarrollado en el centro de salud local.

Un campo de lavandas

Además de la belleza natural, en Villa Ciudad Parque se pueden realizar distintas experiencias.
Particularmente, estuve visitando Levon, una plantación agroecológica de lavandas en plena área urbana. 
Se trata de un proyecto que llevan adelante Marcelo y Laura, un diseñador gráfico y una maestra que en pandemia decidieron emprender y conectar más con la naturaleza, ofreciendo una propuesta que invita a aprender, sentir y disfrutar.

Así, se internaron en el maravilloso universo de las lavandas, descubriendo sus variedades, enseñándolas en las visitas guiadas que ofrecen, y desarrollando junto a otros emprendedores, una gran diversidad de productos para todo tipo de usos.

Hay almohadillas y antifaces de lavandas, aceites, sahumadores, cremas, jabones, aguas florales y hasta mermeladas que son una delicia.

Pero eso no es todo, tuve la oportunidad de realizar, en medio del campo de lavandas, una meditación sonora de la mano de Ceci y su proyecto Alas Panacea que a través del sonido de distintos instrumentos, te relaja y te transporta. Una experiencia que nunca había vivido y que disfruté muchísimo.

va cdad parque00003

Manos artesanas

La localidad también es hogar de muchos artesanos y artesanas. De hecho, durante la temporada se realiza una experiencia que se llama el “Sendero de la artesanía” que recorre varios talleres para conocer las producciones, a quienes las realizan y sus historias.

Frente a una de las rotondas e inmerso entre los árboles está Ser de Barro, el taller de Verónica López que hace piezas en cerámica y es una de las impulsoras del “Sendero de la artesanía”. 

Ella llegó de Buenos Aires hace más de 15 años, luego de que se quedara sola junto a su hija que era una bebé. Encontró en Villa Ciudad Parque y en la artesanía, un hogar y una pasión que hoy transmite cuando lo cuenta y cada día a sus alumnos de la escuela local.

Viñedos y bodegas

Como si todo esto fuera poco, a unos kilómetros del pueblo hay bodegas que ofrecen visitas guiadas y degustaciones.

Yo elegí Famiglia Furfaro, un viñedo de seis hectáreas donde se producen vinos Malbec, Cabernet Franc, Chardonnay y Pinot Noir. Es propiedad de dos hermanos que arrancaron con el viñedo en 2012, en tierras que antes se usaban al monocultivo, y que recién en 2017 comenzaron a producir vinos.  Actualmente, producen entre 20 y 26 mil botellas que solo se venden en la bodega, en las visitas guiadas como la que realicé y a través de la cual se puede conocer en profundidad el complejo proceso para realizar vinos. Además, se degustan distintas etiquetas y hasta cuenta con un restaurante donde probar diversos platos.

va cdad parque00004

  

Edición Impresa Nro.: 337

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Últimas noticias
Te puede interesar
Lo más visto
Aula gentileza Radiofonica

La docencia en su laberinto

Néstor Pérez (*)
Opinión 20/07/2024

"Tal vez no sea tan mala idea comenzar al revés, río arriba, problematizando en cada hogar la cuestión educativa. Como si se tratara del antídoto para corregir la estupidez, la brutalidad que nos machaca cada nuevo día", sostiene el autor de la columna.