El Sub 20, una competencia diferente que se vive entre mundial y mundial

Argentina es sede del torneo juvenil luego de 22 años, con marcadas diferencias por el contexto deportivo, social, económico y político. Historias y comparaciones.

Ed Impresa 25/05/2023 Federico Jelic
Sub20
La Selección argentina dririgida por José Pekerman se consagró campeona del Mundial Sub 20 del 2001.

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

La Selección Argentina avanza a paso firme en el mundial Sub 20 en nuestro país, buscando reeditar la gloria de principio de siglo y el prestigio ganado, con la llama que creó y prolongó José Néstor Pekerman. Con dos triunfos en dos parti dos (Uzbekistán y Guatemala) el ahora equipo que dirige Javier Mascherano genera ilusiones de repetir esa hazaña, aunque ya no con la chapa de candidato; de hecho la clasificación a este torneo se concretó más por méritos de gestión y no en la cancha ya que ni siquiera había logrado el pasaporte por argumentos deportivos, teniendo en cuenta su sorpresiva eliminación tempranera en el Sudamericano. Pero como FIFA le quitó la sede a Indonesia por razones políticas (apoyo a la causa Palestina y negativa de recibir a Israel), apareció la mano y el contacto eficaz del presidente de AFA Claudio Tapia para convertirse en anfitrión de paso y no perderse la cita mundialista. 

Asimismo, abismales diferencias separan aquella experiencia de Argentina como organizador del mundial Sub 20 en 2001 a este certamen de la misma categoría de edad pero22 años después. Mismo país, distinto contexto. Desde la aparición de figuras estelares a una economía surrealista con la convertibilidad a esta inestabilidad con inflaciones crónicas de la actualidad, donde el combinado nacional lo mismo buscará llegar a lo más alto. Sin Javier Saviola, sin Maxi Rodríguez ni Leo Ponzio, pero con otras saludables figuras que pueden ser de base para el futuro. Una época de inversiones pero con la abrupta salida-renuncia del presidente Fernando De La Rúa a fines de ese año, con episodios e incidentes sociales, políticos, económicos cuyas consecuencias hasta hoy tienen sus réplicas. 

Ghana

Córdoba, sede privilegiada 

Las sedes designadas en 2001 fueron Mar del Plata, Mendoza, Rosario, Salta (con la construcción del estadio Padre Martearena), la cancha de Vélez Sársfield y Córdoba, en el ex estadio Córdoba o Chateau Carreras como excusa. Sin la remodelación actual, el mundialista recibió 10 partidos, entre ellos la semifinal entre Ghana y Egipto, dejando una grata impresión. 

El Hotel elegido por FIFA para su sede administrativa y logística más la concentración de los planteles era el Holiday Inn. Allí estuvieron las delegaciones de Brasil (candidata), Canadá, Alemania e Irak. Magnusson era el hombre de FIFA que coordinaba las acciones, acompañado de un comité local compuesto por Santiago Cemino, en ese entonces presidente de Instituto, y una incipiente Agencia Córdoba Deportes, con apenas un año de vida. Su titular era Gustavo Oliva Funes, secundando de la ex tenista Inés Garrochategui, junto a tres periodistas a cargo de comunicación y difusión: Gustavo Gutiérrez, Abraham Rufail y Gustavo Kohen. Los oficiales de enlace y traductores tenían una remuneración de 50 pesos por día (50 dólares en ese entonces) y los choferes designados, de 80.  

Los entrenamientos se llevaban a cabo en La Agustina, predio de Instituto. Los jugadores solían pasear por el Cerro, sobre todo en el hipermercado lindante al hotel, más visitas de colectividades e inmigrantes de los equipos en danza. Los iraquíes visitaban diariamente la mezquita musulmana en la calle San Lorenzo pero la gran revolución la causó Ghana. Los africanos rápidamente se ganaron la simpatía de la gente, por sus bailes de hip hop en los locales comerciales y sus virtudes de seducción con las mujeres locales.  Utilizaban tecnologías que no eran habituales por estas tierras (MP3, Ipod, por ejemplo) y no escatimaban dinero a la hora de comprar. 

Cuando Gana venció a Brasil en el Chateau

De hecho el partido más convocante fue por cuartos de final, el triunfo de Ghana sobre Brasil en cuartos de final, con un Chateau con más de la mitad del aforo. En los demás juegos hubo menos gente en las tribunas pero nunca a la par de ese gran encuentro que metió a los africanos en semis, con el gol de oro de Jonathan Mensah en suplementario. 

Argentina en cancha aplastó a todos: máxima efectividad, ni un empate, goleada a Ghana 3-0 en la final, un Andrés D’Alessandro imparable, un Nicolás Medina consolidado como Sparring de la Selección de Marcelo Bielsa y con el toque cordobés con Fabricio Coloccini (Alta Gracia) como capitán y emblema, para levantar el cuarto trofeo Sub 20 para AFA. Fiesta total. Por supuesto, para contar alegría y tragedia en la misma obra teatral que siempre caracteriza al país, luego llegaron los saqueos, fin de la convertibilidad económica, un presidente huyendo de Casa Rosada en helicóptero, cinco presidentes en un día, cacerolazos, crisis social, marchas multitudinarias y pobreza. Una parte ineludible de la rica, intrincada y apasionante historia argentina, que siempre tiene al fútbol como salvavidas para esquivar la realidad al menos como un recreo efímero pero necesario. 

Garnacho

El fútbol cordobés en 2001

¿Cómo andaba el fútbol cordobés en ese 2001? Fue de los años más prósperos, con el Talleres de Juan José López clasificando a la Copa Libertadores y a la Mercosur; Belgrano también en Primera y revalidando su categoría ante Quilmes (agónico gol de Mugnaini) mientras que Instituto desaprovechaba el ascenso con tres finales perdidas en el recordado equipo del “Tata” Martino. Racing de Nueva Italia también militaba en la B Nacional, con clasificación al reducido y a la vez se dio la única participación de General Paz Juniors en la segunda división, aunque no pudo conservar su plaza.

Sin Garnacho ni otras figuras 

El equipo que hoy dirige Mascherano es candidato pero más que nada por localía e historia. Es que no pudo convencer a Manchester United por la cesión del delantero Alejandro Garnacho, llamado a ser el jugador revelación del futuro, ni tampoco logró los concursos de Facundo Buonanotte (Brighton de Inglaterra) ni Nicolás Paz (Real Madrid), circunstancia que años atrás eran impensadas. Ahora es diferente la relación de los clubes con las selecciones y las confederaciones, con más potestad y derechos a las instituciones de prestar sus elementos.  
Es que ya desde hace un tiempo los clubes dejaron de ver como vidrieras o entretenimiento al torneo Sub 20 y a aquellos certámenes fuera de la agenda FIFA, como los Juegos Olímpicos. Al no ser obligatoria la cesión, los equipos optan por seguir formando jugadores y no prestarlos, es decir lo que antes era una inversión, hoy es una molestia, sin prioridad. Además, los futbolistas debutan cada vez más jóvenes en el plantel superior, y ante la gran cantidad de campeonatos en simultáneo que disputan en Europa. Entonces varias figuras no solo de Argentina, se quedan viendo el mundial por TV sin remordimientos, con algún dejo de nostalgia. 
En 2001 en Argentina, por ejemplo, Brasil vino con Kaká, Adriano, Maicon entre otros, Francia con Djbrill Cisé, Ghana con Michael Essien, Holanda con Arjen Robeen, por ejemplo.  

¿Quiénes son candidatos en este torneo? Italia dejó una gran imagen con varios valores de otras nacionalidades, mismo método colonial aplicado por Francia e Inglaterra desde hace algunos años, Brasil y Argentina casi por decreto y se espera alguna sorpresa africana, no solo por talento sino también por la siempre dudosa edad indefinida de sus jugadores. Gambia y Senegal llevan adelante esa esperanza en el continente africano. 

   

  

Edición Impresa Nro.: 312

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Lo más visto