A pesar de los despidos, Atanor confirma la continuidad de producción

Ed Impresa 20/01/2023 Por Miguel Apontes
La planta de Río Tercero, productora de herbicidas y otros productos destinados a la agricultura, sorprendió en pleno enero comunicando el despidos de parte del personal.
Sindicato Industria Químicas R Tercero Foto archivo Facebook Spiqyp R III
Movilización del Sindicato del Personal de Industrias Químicas y Petroquímicas (Spiqyp) de Río Tercero. Foto: Facebook Spiqyp Rio III

chapa_ed_impresa_01   

 GREMIALES

“En el día de hoy, en una maniobra perversa e irrespetuosa para todas las familias de Atanor, la empresa, como acostumbra por medio de un papel en el portón, notificó que 24 familias se quedan sin trabajo”, expresó en un posteo, el 12 de enero pasado, el Sindicato del Personal de Industrias Químicas y Petroquímicas (Spiqyp) de Río Tercero.

La medida fue a todas luces sorpresiva y encontró a buena parte del personal de vacaciones. La planta no se encontraba produciendo, aduciendo tareas de mantenimiento, y el personal que continuó concurriendo a sus puestos de trabajo realiza hoy distintas capacitaciones: primeros auxilios, reanimación cardiopulmonar (RCP), entre otras.

“Los despidos fueron de sorpresa; que te notifiquen que estás despedido a través de una hoja pegada en la pared de la portería, como mínimo es una falta de respeto”, dijo a La Nueva Mañana Lucas Felici, el secretario Gremial del Spiqyp.

Desde el sindicato sospechan sobre la decisión empresarial, en cuanto a qué trabajadores incluye la lista. Es que varios tienen mucha antigüedad (algunos cercana a los 30 años), fueron en algún momento delegados e, incluso, integraron la comisión directiva del sindicato.

“Hay trabajadores que acumulan lógicamente un desgaste físico de muchos años, que por su antigüedad tienen salarios más altos y eso repercute en lo que ellos llaman costo laboral”, agregó Felici.

Los despidos, un total de 24, remiten necesariamente a un conflicto similar planteado en el año 2017. En aquel momento la compañía dispuso el mismo número de cesantías.

Planta Atanor R Tercero 2 by Tribuna
Planta Atanor en Río Tercero (Foto: Tribuna)

Conciliación obligatoria

El martes pasado se realizó una audiencia en el Ministerio de Trabajo provincial. El secretario General del gremio, Gabriel Cuaino, dijo a LNM que se ratificó la posición sindical, en cuanto a que todos los trabajadores deben ser reincorporados, y aseguró que se acordó continuar negociando mientras dure el período de conciliación, buscando acercar posiciones con la patronal.

“Creo que la medida es disciplinadora, para cancelar cualquier reclamo gremial, de seguridad, o de otro tipo, porque los despidos se hacen sin causa”, subrayó Cuaino.

Por otra parte, el dirigente reconoció que le preocupa la situación y que lo que espera el gremio es que la planta retome la producción normalmente; descartó que todos los negocios de Atanor se trasladen a la otra planta con que cuenta la empresa, en Pilar. En Trabajo, ambas partes ratificaron sus posiciones. El gremio denunció en la audiencia las “capacitaciones impuestas al personal”, estando la producción parada, asegurando que es una manera de sortear la vigencia de la conciliación obligatoria, en tanto “todo se debe retrotraer al momento previo a los despidos”.

La conciliación rige por 15 días hábiles y la semana entrante habrá otro encuentro en el ministerio.
La planta se paró de manera programada, según confirmó la empresa, por tareas de mantenimiento anual. Se cumplieron 40 días de producción detenida.

Desde el gremio se insiste sobre la contradicción de la decisión empresarial. “La propia empresa difundió en los medios el año pasado un superávit de 500 millones de dólares y este año anunciaron inversiones por 25 millones de dólares, la decisión no obedece a una cuestión económica”, abundó el secretario Gremial.

Conflicto Atanor en enero 2023 foto Facebook Sind Ind Quínicas
Conflicto Atanor en enero 2023. (Foto: Facebook Spiqyp Rio III)

Posición de Atanor

Luciana Rave, directora de Asuntos Legales e Institucionales de Albaugh, dijo que “no hay nada más lejos que interrumpir la producción de la planta en Río Tercero”. En conversación con este medio desde el exterior, aseguró que, por el contrario, “no se duda con la producción en Córdoba, hay una importante apuesta del accionista controlante de Atanor”.

Sobre el conflicto en sí, dijo: “Necesitábamos viabilizar la operación, hemos tenido un año de relación muy compleja con el sindicato y lo que pasó es consecuencia de ello. Tan pronto podamos superar el conflicto, esas posiciones (los empleos vacantes) se van a reemplazar y esperamos la aprobación del directorio global de la compañía para una importante inversión en Río Tercero. Pero era inviable concretar esto si no lográbamos el control de la fábrica, en noviembre tuvimos una pérdida del 50% de la producción”, abundó.

Atanor aseguró que las inversiones ya hechas, buscan ampliar líneas de producción y también apuntan a los sistemas de control ambiental. “Tenemos un proyecto muy importante: ampliar la capacidad de síntesis del 2,4D que es uno de los productos principales de Atanor”.

La funcionaria concluyó mencionando las reuniones de noviembre pasado con el intendente de Río Tercero, Marcos Ferrer, y el ministro de Trabajo, Omar Sereno, donde “se ratificaron las proyecciones de la compañía” y se manifestó “la complejidad de la relación con el gremio”.

La empresa y su impacto en Río Tercero

Atanor es controlada por la compañía global Albaugh (EE.UU.), al haber adquirido el 56% de los negocios de la empresa que originalmente era propiedad de Bunge & Born. Cuenta con tres plantas industriales en el país: además de Río Tercero, que produce herbicidas e insecticidas desde la década de 1950, ubicada en el polo químico de la ciudad en un complejo de casi 34.000 m2, tiene otras dos en la provincia de Buenos Aires.
Una en Pilar –donde fabrica glifosato-; y en San Nicolás, la única productora y formuladora de Triazinas del Mercosur.

En la planta de Río Tercero se sintetizan humectantes y además se formulan herbicidas a base de ácido 2,4D, ácido 2,4DB, ésteres 2,4D y 2,4DB, MCPA, Dicamba, Imazetapir, S-Metolaclor e insecticidas como Cipermetrina y Clorpirifos. El impacto económico en Río Tercero no es menor: la planta cuenta con alrededor de 350 empleados. Si se suman los empleos indirectos (tercerizados), se alcanza una cifra cercana a las 500 familias vinculadas a la empresa.

“Somos una marca global que celebra la cultura y la singularidad de cada región en la que tenemos presencia”, indica la compañía en su presentación institucional.

  

 

ed_imp_294

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

360-x-360

 

 

HINS-Energía---360x150

 

PyL_Neum-360x150

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"