“Versos que hablan de la soledad, de la muerte y de lo que nos deja”

Ed Impresa 04/11/2022 Por Mauricio Micheloud
La Nueva Mañana conversó con Darío Falconi, editor de Apócrifa, que desde la ciudad de Villa María lanzó una nueva colección de libros de poesía llamado “Frutos de fuego”.
Falconi
La editorial villamariense Apócrifa lanzó este año una nueva colección de libros de poesía: Frutos de fuego. Foto: gentileza.

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

ENTREVISTA

La editorial villamariense Apócrifa lanzó este año una nueva colección de libros de poesía: Frutos de fuego. Nueva estética con tres nuevos libros. Uno de ellos, “Comienza su secreto”, de Alejandro Schmidt, fue publicado luego de la muerte de este significativo poeta y además fue distinguido con una mención al premio Alberto Burnichon al mejor libro editado en Córdoba. Desde una ciudad de grandes poetas donde se publican importantes obras como ésta y otras que tienen a Darío Falconi y su compañera Virginia Ventura como editores.

¿Se puede hablar de una escena poética de Villa María?

Villa María es considerada cuna de poetas. En estas latitudes escribieron y publicaron sus versos Edith Vera, Alejandro Schmidt, Mario Moral, Dolly Pagani, Susana Zazzetti, Marcelo Dughetti, Susana Giraudo, Fernando de Zárate, Gustavo Borga (que es de Villa Nueva), Eduardo Cichy, Iván Wielikosielek, Carina Sedevich, Fabiana León, Griselda Rulfo, Fabio Cardarelli y tantos otros que este espacio no me permite mencionar. Hay una vasta producción que, considero, deja huellas en la cartografía poética del país. Hay que decir que, en este lugar, la poesía se ha visto potenciada por el encuentro “Ciudad en llamas” que organizaba el Grupo Paco Urondo, que nucleaba a grandes poetas de talla regional y nacional. También los cafés literarios que, una vez al mes (durante una década y continúa), realizan Griselda Rulfo y “Lola” Massetti; entre otros eventos que siguen apostando por la palabra poética. Creo que Apócrifa y las demás editoriales que tenemos en la ciudad, también aportan su trabajo en ese sentido.

¿Cómo surge la colección “Frutos de fuego”?

La colección se crea a partir de la necesidad de darle una identidad propia al conjunto de libros poéticos, queríamos diferenciarla de la línea narrativa. Iniciamos nuestro proyecto editorial con un mismo diseño y formato de nuestros libros, sean del género que sean; es decir, si bien la editorial podía distinguirse por la estética o los elementos paratextuales de cada libro, no había una diferenciación que, a primera vista, identificara el género literario del libro que se tenía en frente.

Por ese motivo, Virginia insistió con la idea de darle un diseño más sobrio a los libros de poesía, hacerlos más pequeños y sutiles, con otro tipo de papel. Fue así que nació la colección “Frutos de Fuego”, la cual me toca coordinar. El nombre de esta serie refiere a un verso de un poema del poeta mexicano Octavio Paz.

Portadas

“Comienza su secreto” de Alejandro Schmidt, libro póstumo, obtiene una mención en el premio Burnichon de este año. ¿Cómo recibieron esta distinción?

Fue una hermosa sorpresa que el jurado haya seleccionado este libro. Nos dio mucha alegría amalgamada con nostalgia por lo sucedido con Alejandro. De alguna manera la distinción nos dio una señal de que esta colección va a tener una buena recepción por parte de quienes leen libros de poesía. En esta primera instancia, acompañan el poemario libro del poeta villamariense otros dos títulos muy buenos, que son “Latitud cuerpo” de Laura Corazza y “El corazón de mi madre” de Raquel Graciela Fernández.

El libro tuvo un trabajo importante de selección y edición que realizaron en Apócrifa. ¿Qué desafíos planteó?
El desafío principal fue el de realizar todo el proceso sin la mirada aguda de su autor. Schmidt nos había prometido un libro en la última Feria Apócrifa que realizamos en Villa Nueva y del cual solo nos había dado su título. Nos pidió que fuésemos nosotros que seleccionáramos los poemas que él venía publicando en sus redes sociales. Luego pasó lo que todos conocemos y el libro quedó en espera. Nuestro trabajo fue el de reunir una cantidad importante de sus últimos poemas, en este caso… del último año y medio de su producción (incluido hasta su último poema), seleccionar los que considerásemos pertinentes y darles un orden, un camino, una atmósfera. Y esa atmósfera que reina en el libro es la de un Alejandro en retirada, una especie de despedida, con versos que hablan de la soledad, de la muerte y de lo que nos deja. Quiero pensarlo así. Un poeta en otra actitud al que nos tenía acostumbrados. Creo que, dentro de la producción de sus últimos años, éste es uno de sus mejores libros.

¿Hay nuevos títulos de la colección “Frutos de fuego” que ya tienen programados?

vEstamos programando los próximos títulos de la colección, que constará de un libro de un autor joven, también queremos que haya una presencia femenina asegurada y la obra de un poeta de relevancia; en este último caso, se trata de un poeta villamariense del cual editaremos y publicaremos su obra reunida. La idea de la colección es que cada vez que aparezcan las novedades sean de a tres propuestas; con este criterio que te acabo de mencionar. Cuando nos encontremos más avanzados en el proyecto, seguramente daremos a conocer los títulos y sus autores.

  

 

La Nueva Mañana - Edición Impresa 283

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

2022-09-05_360x360

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"