Talleres perdió la final con Patronato y se quedó sin Copa Argentina 

Deportes 31/10/2022 Por Federico Jelic
Cayó 1 a 0 en Mendoza con 25 mil hinchas acompañando en el Malvinas Argentinas y se quedó sin título ni Libertadores. Un año inestable. Banegas, el gol del patrón.
WhatsApp Image 2022-10-30 at 22.53.59
El Malvinas Argentinas se vistió de Talleres pero la Copa viajó a Paraná.  Foto: gentileza.

Federico Jelic 
Especial desde Mendoza 

Talleres quedó otra vez al margen de la historia. No pudo clasificar a la Libertadores,  ni viajar a Abu Dhabi ni ser ganador de la Copa Argentina, porque el destino decretó que Patronato de Paraná es el primer ganador de un título oficial para un indirectamente afiliado. Bien Federal, campeón del interior, y por eso el lamento de las 30 mil personas que viajaron de Córdoba a Mendoza para cumplir el sueño albiazul. El Malvinas Argentinas se vistió de Talleres pero la Copa viajó a Paraná. 

De esta forma cierra el albiazul un año inestable, figurando entre los ocho mejores de Sudamérica pero sin poder levantar la campaña ante un equipo descendido. No aprovechó sus momentos y se quedó con las manos vacías.

Fue mucho más despierto y activo Talleres en esa mitad, con ganas de ganarlo. Apoyado con más de 25 mil hinchas en las tribunas y tuvo de arranque dos claras para convertir: un remate de Diego Valoyes que pasó por encima del travesaño y una jugada preparada cuyo disparo de Álvez contuvo mágicamente Altamirano. En ese lapso Patronato apeló a su libreto de tirar pelotazos buscando a Herrera o Estigarribia, y a pesar de estar descendido presentó batalla. Y supo cortar sistemáticamente el juego y las contras con faltas tácticas. De esa forma fue desesperando a Talleres que a medida que pasaba el reloj, los jugadores hacían la individual. 

El equipo de Gandolfi no supo tranquilizarse en los metros finales. Ingresaron Esquivel y Ortegoza para tener más la pelota pero por el contrario, creció Patronato. De hecho Aguerre se puso el traje de héroe al taparle un remate de gol a Estigarribia.

Y llegó el baldazo. En una jugada casi intrascendente con un equipo partido, Banega metió la carambola, un cruce con Ortegoza hizo rebotar la pelota con fuerza y se colgó por encima de Aguerre.

Y no hubo más, sin reacción, fue todo desesperación en un partido que le había sido favorable pero que no supo ser contundente, misma medicina que le fue beneficiosa contra Banfield y ahora pagó con dolor. Queda esa sensación amarga de que pudo fue más pero que sin aprovechar sus momentos le dio vida a un rival de la Primera Nacional y que ahora jugará en Copa Libertadores y la Supercopa en Abu Dhabi. 

Te puede interesar