Córdoba, en deuda con las mujeres y personas gestantes en la pospandemia

Ed Impresa 27/05/2022 Por Soledad Soler
Especialistas señalan que los hospitales y centros de salud provinciales no cuentan aún con dispositivos para abordar las violencias obstétricas.
Embarazadas
Ante este o cualquier otro tipo de violencia de género, comunicarse con el Polo de la Mujer 0800 888 9898 las 24 horas. Foto: gentileza.

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

28 DE MAYO DÍA DE ACCIÓN POR LA SALUD DE LAS MUJERES

¿Cuándo va a ser mi próximo control? ¿Adónde voy a parir? ¿Voy a parir sola o acompañada? Estas preguntas forman parte de las principales inquietudes que atraviesan a las mujeres y personas gestantes durante un embarazo. Las respuestas a estas preguntas aún resultan insuficientes y son dispares en esta nueva etapa de la pandemia en nuestra provincia. Si bien deberían estar garantizadas por la Ley 25.929 de Parto Humanizado, en Córdoba su alcance varía según la aplicación de políticas sanitarias y de los protocolos internos dispuestos en cada institución de salud.

La posibilidad de acceder a una Interrupción Legal y/o Voluntaria del Embarazo (ILE-IVE), el acceso a controles ginecológicos, y a las distintas prácticas que garantizan la salud sexual reproductiva y no reproductiva; poder gestar y parir informadas y acompañadas, los derechos perinatales, forman parte de una batería de derechos que durante la pandemia se vieron especialmente afectados y que en la actualidad continúan en estado de retroceso.

Abandono y desinformación

“Miedo, incertidumbre, ansiedad, preocupación y sensación de abandono”, fueron las emociones más frecuentes en 110 personas gestantes encuestadas en Córdoba, durante la pandemia por Covid-19. Las investigadoras de Conicet, Ana Inés Lázzaro y Magdalena Arnao-Bergero, indagaron sobre las percepciones, emociones y vivencias de las personas gestantes en relación con la atención obstétrica en instituciones de salud en los primeros meses de la pandemia. 

Consultada sobre cómo estaba transitando su embarazo, una de las encuestadas respondió: “Con mucha incertidumbre y angustia de no saber cómo proceder, falta de acompañamiento profesional, mucha carga emocional. En mi caso la obra social dejó de darme la posibilidad de cobertura dejándome afuera de los planes maternales”.

Hoy tenemos nuevos desafíos porque en el contexto de pandemia se retrocedió en el acceso a derechos. Ahora estamos relevando testimonios del personal de salud, y ellos refieren un claro retroceso en sus condiciones de trabajo y en la posibilidad de garantizar prácticas”, explicó Lázarro a La Nueva Mañana. 

Marcela Yanover, directora de Maternidad e Infancia del Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba, reconoció que “la pandemia hizo que muchos aspectos de la ley hicieran algunos pasos atrás, sobre todo en lo que tiene que ver con el acompañamiento durante el proceso de preparto, parto y posparto”. La respuesta de cada centro de salud fue dispar. “No todas las instituciones pudieron garantizar las medidas sanitarias como para poder llevar adelante este acompañamiento”, explicó Yanover. 

Control embarazo
Todas las mujeres tienen derecho a vivir una vida digna, saludable, con igualdad de oportunidades y sin violencias. Por ello, en 1987, la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe (RSMLAC) propuso instaurar el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, como un llamado al abordaje de las múltiples causas de enfermedad y muerte que afectan a las mujeres, para trabajar en favor de su atención, prevención y tratamiento. 

“Lo que estamos haciendo ahora, con un contexto epidemiológico diferente, es volver a reforzar el tema de la ley, volver a capacitar al recurso humano y sobre todo ver de qué manera las instituciones de a poco vuelven a permitir el acompañamiento de las embarazadas en el preparto, parto y puerperio”, explicó la directora de Maternidad e Infancias.  

¿Cuáles son las recomendaciones principales que reciben los equipos de Salud desde la Provincia? En primer lugar, “el diálogo durante el embarazo y en el momento del parto, poder anticiparle a la mujer embarazada o a la persona gestante todo lo que se le va a hacer, ser muy respetuosos, considerar al parto como un proceso natural y fisiológico, solamente intervenir cuando está médicamente indicado, lo mismo con el recién nacido”, señaló Yanover. 

“Hacemos hincapié en que, con esta situación sanitaria, se pueda volver a permitir el acompañamiento, tanto en el parto natural, como en la cesárea”. 

Abordar la violencia obstétrica 

El derecho de ser acompañadas por una persona de confianza durante el parto fue uno de los primeros derechos vulnerados en pandemia. “Esta situación había sido advertida y fue denunciada por los colectivos de parto respetado y derechos perinatales, ya se estaban levantando estas voces. Lo curioso es que no hubo una directiva concreta, ni a nivel local, ni de la Organización Mundial de la Salud, indicando que ‘no se puede acompañar”, advirtió Lázzaro. 

“En cuanto a los tratos, según lo relevado, ha habido un incremento en las violencias generalizadas. La pandemia exacerbó el malestar por parte de quienes trabajan en los servicios de obstetricia, la sobrecarga, la falta de información, llevó al aumento de la intolerancia”, actualizó la investigadora.

En la actualidad, las instituciones de salud de la Provincia no cuentan con dispositivos específicos para el abordaje institucional de estas violencias en hospitales y centros de salud. 

 

 

LNM - Edición Impresa 260

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"