La recuperación económica toma fuerza entre los consultores

Política / Economía 30/07/2021 Por Facundo Piai
Qué pasará con la economía en el segundo semestre es un interrogante que toma cada vez más fuerza. La campaña electoral pone a la economía en el centro del debate público.
Obra pública
Se espera una aceleración de la inversión pública ejecutada con efecto en toda la industria de la construcción y la oferta de empleo del sector.

chapa_ed_impresa_01  

 

Especial para La Nueva Mañana

En lo que va del año se advierte un ritmo de actividad  heterogéneo, de acuerdo a los relevamientos oficiales. Los primeros meses tuvieron una expansión de la economía que luego fue perdiendo impulso con caídas del ritmo de la actividad en abril y mayo, consecuencia de las restricciones a la circulación. Mientras que en junio la actividad volvió a repuntar. Si bien Indec aún no publicó su informe, relevamientos privados concluyen que la actividad tuvo un alza mensual de 2,4%. Así las cosas, la consultora de Orlando Ferreres advierte que en los primeros seis meses del año el repunte fue de más de 9 puntos porcentuales en comparación con el mismo período del 2020. 

Así, el producto bruto se mantiene más elevado que en el mismo periodo del 2020 pero algunos puntos por debajo del promedio de actividad del 2019. Asimismo, la inversión tuvo una variación positiva del 29% en comparación con junio del año pasado. Las estimaciones de Orlando Ferreres y Asociados indican que luego del freno de mayo, hubo una recuperación que lleva a la inversión del primer semestre a superar en casi treinta puntos porcentuales a las acumuladas durante el mismo período del año pasado. Estos indicios, más los “estímulos a la demanda” esperables en un año electoral, permiten pronosticar un segundo semestre con una “recuperación de la actividad” más pareja.  Aunque no exenta de riesgos.

La industria y la construcción son las principales actividades que motorizan la recuperación. Tanto los consultores económicos como así también desde el Gobierno asumen que la construcción tiene mucho más para dar de la mano de la obra pública. De acuerdo al análisis del presupuesto realizado por el Congreso, la inversión pública ejecutada llegó a $296.982 millones durante la primera mitad del año. Se trata de un monto que supera en más de un 100% al destinado durante el primer semestre del año pasado. No obstante, solo se lleva ejecutado el 38% del presupuesto de lo que corresponde a la obra pública. Consecuentemente, se espera una aceleración de la inversión pública ejecutada con efecto en toda la industria de la construcción y la oferta de empleo del sector.

En lo que respecta al mercado de trabajo, la construcción ya registra 30 mil trabajadores más en relación al año pasado. Las últimas estadísticas publicadas por el Ministerio de Trabajo dan cuenta de un crecimiento leve pero paulatino en todo el empleo registrado. Así, durante el primer semestre se recuperó cerca de la mitad de los 195 mil empleos destruidos durante la pandemia. Si bien las restricciones a la circulación frente al aumento de casos contrajo la oferta laboral, se espera que durante el segundo semestre retome la senda de la lenta recuperación.

La actividad económica depende principalmente del “ritmo de vacunación” y la “recuperación del poder adquisitivo del salario”.

Así lo evalúa el consultor José María Rinaldi, quien advierte que todo indica que la salida de la coronacrisis tendrá forma de “W”. Es decir, a la caída fuerte del año pasado le siguió una recuperación durante el último trimestre del 2020 que continuó en los primeros meses de este año hasta mermar en abril y mayo, y nuevamente se advierte una expansión en el segundo semestre. Sin hacer “simulaciones econométricas”, las claves de la economía de hoy que también definirán el porvenir, señala Rinaldi, son: la inmunidad y el consumo. Por tanto, la actividad económica depende principalmente del “ritmo de vacunación” y la “recuperación del poder adquisitivo del salario”. Dejando de lado lo sanitario, la suerte que corra la inflación, paritarias, el tipo de cambio y la inversión pública, definirá el repunte en lo que queda del año.

En diálogo con La Nueva Mañana, el docente universitario detalló que, “haciendo una proyección pesimista”, en un escenario de amesetamiento en un nivel alto de los precios como el actual, no sería “descabellado” una inflación en torno a 50%. “Cualquier escenario por debajo de esto es muy bueno, siempre y cuando la paritaria le gane a la inflación”. De este modo se estimularía la actividad apalancada por el consumo, que aún “está pendiente”; puesto que la “mejora” del primer trimestre fue traccionada por la exportación e inversión, principalmente.

No pocos economistas y candidatos ya en campaña alertan sobre los riesgos que significaría una expansión monetaria en este contexto de alta inflación. Evalúan que una expansión de la base monetaria generaría presiones sobre los precios y las divisas, creando inestabilidad. Sin embargo, el último informe del Instituto de Trabajo y Economía (ITE) destaca el “equilibrio fiscal” conseguido durante los primeros cinco meses del año, en donde el rojo fiscal llegó a solo el 0,1% del PBI. Esto obedece a los ingresos generados por el aporte extraordinario pero también a una mesura en el gasto. Excluyendo a los ingresos extraordinarios, los ingresos fiscales se expandieron por encima del gasto primario. Por caso, la recaudación creció un 92% en relación a mayo del 2020, mientras que “el gasto primario creció solo un 18%”, de acuerdo al informe coyuntural del ITE.

Sobre este punto, el profesor de grado y posgrado de la Facultad de Ciencias Económicas reconoce que en lo fiscal el Gobierno fue “conservador”. En efecto, al haber sobrecumplido sus metas de gasto tiene resto para “liberar recursos fiscales” y traccionar por el lado del gasto público, también. Además, al ser el sistema tributario “pro cíclico”, la expansión de la actividad permite “una buena recaudación fiscal”, por tanto la crítica monetarista no tiene asidero. “En términos macroeconómicos no hay ninguna posibilidad de un cisne negro o una corrida”. Lo que puede ahogar la recuperación del segundo semestre es la pandemia, una tercera ola con confinamientos, como está ocurriendo en Europa. Pero en términos económicos “no hay indicios” que permitan justificar escenarios críticos.

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"