Futbolista, hincha, y papá orgulloso

Deportes 26/03/2021 Por Marcos Villalobo
El ex delantero Sergio Watson disfruta del presente de sus hijos Nicolás y Franco, titulares en el primer equipo de Instituto, el club de sus amores. Entrevista.
watson - hijos  © gentileza
(Foto: gentileza)

chapa_ed_impresa_01  

 

Sergio Watson tuvo una gran carrera como futbolista. Se inició en Unión Florida, luego jugó en General Paz Juniors, Olimpo de Bahía Blanca, Godoy Cruz de Mendoza, Racing de Nueva Italia, Almagro, Sportivo Belgrano de San Francisco, Unión de Sunchales, Avellaneda, Juventud Antoniana de Salta. Hizo más de cien goles. Aunque desde chico es hincha de Instituto y no logró jugar con la casaca de sus amores. 

Sin embargo, aquel enorme goleador está disfrutando de un sueño. Porque dos de sus hijos iniciaron el torneo de la Primera Nacional siendo titulares con la casaca de la “Gloria”. Los mediocampistas Nicolás y Franco visten la albirroja y Sergio disfruta desde la platea, como el fin de semana pasado que lo vio en el Mario Kempes con sensaciones de felicidad plena.

“Lo del sábado fue una emoción enorme”, le confesó Sergio Watson a La Nueva Mañana, y contó: “Por esta situación no se puede entrar a la cancha, pero hice unas gestiones y tuve la chance de verlos. La alegría fue enorme. Contra Defensores de Belgrano los había visto, pero verlos a los dos en el Kempes, con la camiseta de Instituto me puso muy feliz. No hay muchos casos de hermanos que jueguen juntos en un plantel profesional, no sé, los hermanos Mac Callister, no sé, la alegría es muy grande”

watson familia
“Es una gran alegría que Racing haya ascendido a un torneo que está medianamente a la altura de su historia. Me moría de tristeza verlo donde estaba. La historia de Racing indica que mínimamente debe estar en la B Nacional, es un club muy grande, con mucha historia”. (Foto: gentileza)

- Como ex futbolista, ¿qué es lo que más te gusta de Nicolás?

- Me encanta Nicolás, porque tiene una personalidad. Es un 5 aguerrido. Se ha ido puliendo con el correr de los partidos. No sólo se para en el medio, que en el fútbol de hoy es un tema complicado porque un equipo que pierde el mediocampo inclina la balanza para el rival; lo veo sólido, dando buenos pases. Yo le tenía mucha fe mucho antes de que debutara. Usa las dos piernas y aprendió a meter la pierna, eso le estaba dando una mala pasada, y lo va a seguir puliendo con el correr de los partidos.

- ¿Y qué te gusta de Franco?

- Franco está en una posición distinta a Nico. Ya se va a sacar esa caradurez que siempre tuvo. Está haciendo puño y letra lo que le ha pedido Mauricio (Caranta) y está bien. Cuando se anime un poquito más, va a ser un gran jugador, que ya lo es, apenas tiene 18 años recién cumplidos. Fue su segundo partido ante Santamarina y obvio que tiene que agarrar más confianza. Si lo dejan, va a ser un gran jugador.

- ¿Influyó que hayan tenido un padre futbolista para que los dos hayan llegado, les hablabas o hablas mucho?

- Nunca me metí. Si ellos me pidieron consejos, les daba mi punto de vista. Les di consejos, si, sé que me han hecho casos. Pero yo no soy el técnico de ellos. Les digo cómo moverse en algunas situaciones. Sus profesores en divisiones inferiores los marcaron mucho y son los principales responsables de que estén donde están.

hnos watson © diego roscop
Nicolás y Franco Watson, se destacan en el primer equipo albirrojo. Andan juntos adentro y fuera de la cancha. (Foto: Diego Roscop)

- Para vos es especial que los dos estén en la Primera de Instituto.

- Toda mi vida quise jugar en Instituto. Yo agradezco a Racing y a los clubes donde estuve, pero vivo a diez cuadras de Instituto. Toda mi familia es hincha de Instituto desde antes de que yo jugara al fútbol, por eso la alegría de este momento es doble.

- También tenés a los más chicos jugando en La Agustina. Ellos deben reflejarse más en los hermanos que en vos, ¿o no?

- Benjamín tiene 15 años y me vio poco y nada jugar. Aunque voy y juego en la UCFA, sigo jugando. Y después los otros dos, los mellis, están enloquecidos con sus hermanos, y lo bien que hacen. Mirá, uno juega de 5 y el otro de 8. Juegan en la 2015, en la 12ava de Instituto. Los otros días Nico y Franco los llevaron a la cancha de Atletico Carlos Paz, estaban chochos y Thiago hizo dos goles.

- En algún momento fueron “los hijos de”. Ahora vos sos el “papá de”. ¿Qué te genera eso?

- Es así. Ellos ya pasaron a ser jugadores independientes. Ya no son los “hijos de”. Tuvieron la suerte de haber tenido al papá que jugó al fútbol, fui parte de la historia del fútbol de Córdoba, pero nunca se aprovecharon del apellido. Todo lo hicieron en base al sacrificio y el esfuerzo. No les fue fácil, no, no. Yo les decía que es partido a partido. Y ellos saben que todas las semanas tienen que trabajar para ganarse el puesto; y los resultados se están viendo.

  

  

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"