La alegría del amigo y compinche de “magia” futbolera

Deportes 26/02/2021 Por Marcos Villalobo
Ema Croce expresó su felicidad por el retorno de Faurlin a Instituto; y recordó su paso por la “Gloria” donde dejó un grato recuerdo.
Crocce00001
AMIGOS. Croce y Faurlin coincidieron en Instituto y con su fútbol lograron reconocimiento en el hincha albirrojo.

chapa_ed_impresa_01  

 

Emanuel es amigo de Alejandro desde que tienen 14 años y forjaban sueños futboleros en Rosario Central. Compartieron pases, sueños, goles, abrazos, tristezas, decepciones, alegrías, vacaciones, fútbol... Instituto y demás. Por eso Emanuel está feliz que Alejandro retorne a la ‘Gloria’, donde ambos fueron felices... y tiraron ‘magia’ futbolera.

Emanuel es Emanuel Croce, oriundo de Cañada de Gómez, pero con el corazón en Alta Córdoba; porque por estas horas ve con alegría el revuelo que hay por el regreso de su amigo Alejandro. Alejandro es Alejandro Faurlin, el futbolista que resigna Europa para volver a vestir la casaca albirroja y reencontrarse con una hinchada que lo adoptó más allá de que no surgió en La Agustina.

“Estoy muy contento, soy muy amigo de Ale y su familia. En estos días hablaba con mi mujer de que él volvía, y me pone muy contento. De pasarla mal, en su momento, a este cariño que le tienen, se reivindica eso, es muy bueno. El cariño de la gente también es porque Ale es de esos jugadores que se ve muy poco, que hace que la familia quiera ir a la cancha a verlo jugar. Traerá esa experiencia europea que puede ayudar mucho a los chicos en Instituto”, narró el futbolista que jugó en la “Gloria” en la temporada 2008/2009 y dejó un grato recuerdo por su juego desequilibrante, donde hizo sociedades con futbolistas como Faurlin, Silvio Romero, Diego Nadaya o Ezequiel Lázaro...

“A Ale lo conozco de las inferiores de Rosario, a los 14 años, y desde ahí somos amigos. Ahora estamos más grandes. Quiero que le vaya muy bien, me pone contento su vuelta a Instituto, porque en el camino pasó cosas malas que te frustran un poco, pero él supo salir adelante”.

A propósito, en diálogo con LA NUEVA MAÑANA contó: “Tengo los mejores recuerdos de Instituto. No hay oportunidad que no hable con gente de Córdoba, hinchas que me siguen escribiendo. Además, hice amistad con Silvio Romero, Nadaya, Concistre, Jero, el Indio Moreyra. Era un gran grupo de chicos que teníamos muchas ambiciones de llegar a los más alto con Instituto, pero lamentablemente no se nos dio. Tengo muchos buenos recuerdos de Instituto, de las concentraciones, los entrenamientos, éramos todos jóvenes, buenos jugadores y se reflejaba en la cancha”.

- ¿Volviste a Córdoba después de tu paso por Instituto?

- Siempre, sí. Después de haber jugado en Instituto volví a vacacionar justamente con Ale, después con la familia. Siempre que se puede se va para Córdoba. Es una ciudad donde me sentí muy bien.

“Estoy vigente”

Emanuel Croce arrancó jugando al fútbol de niño, en los potreros de su pueblo y luego en América de Cañada de Gómez. Con su habilidad se destacó y recaló en las inferiores de Rosario Central, luego pasó a Tiro Federal y en el 2008 llegó a Instituto. Posteriormente tuvo pasos por Aragua FC de Venezuela, Ñublense de Chile, Sportivo de Las Parejas, Atlético Piamonte y, actualmente, está jugando Deportivo Mitre, de Landeta, que juega en la Liga San Martín, provincia de Santa Fe.

“Sigo en el fútbol. Volví de Chile en el 2018 y no se me dieron oportunidades en el profesionalismo. Pero sigo vigente. Soy de Cañada de Gómez y ahora estoy jugando en Deportivo Mitre de Landeta”, explicó el talentoso futbolista que sigue haciendo de las suyas con la “10” en la espalda.

Crocce00003
Ema y Brian, padre e hijo y un pasado albirrojo. Hoy Brian juega en las inferiores de Central.

“Sigo jugando de enganche”, contó, contento. Aunque aclara que en el profesionalismo y con el cambio de fútbol se supo adaptar a otras profesiones, como extremo por derecha, doble cinco, volante interno. “Me adapté bien y fue bueno”, explica.

El nacido el 22 de julio de 1985 es un apasionado del fútbol. “Hoy el fútbol es más físico, pero trato de acomodarme a eso y hacer que la carrera se estire. Mientras me sienta que puedo seguir vigente y esté a la altura, seguiré jugando”, expresó; y piensa a futuro: “Me imagino ligado al fútbol”.

Agenden el nombre de Brian

Cuando la “Gloria” jugaba en Alta Córdoba era habitual ver a Croce entrar a la cancha con un nenito. Su hijo Brian. Ese nenito que solía andar con la casaca albirroja creció y hoy forma parte de las divisiones inferiores de Rosario Central.

“Esta mañana viajé a Rosario para estar con él. Está jugando en Rosario Central, haciendo sus armas, ligado al fútbol. El me siguió desde chiquito, me acompañó y ahora yo lo acompaño y trato de aconsejarlo”, relató el ex Instituto mientras hacía la nota.

Y a propósito, narró: “Tengo fotos de mi hijo con la camiseta de la Gloria, él era chiquito, entraba a la cancha conmigo. Le suelo mostrar esos videos, las fotos, cuando jugamos los clásicos y él entró, los ve y le llama la atención”.

Brian Croce es mediapunta, zurdo. “Creo que es bueno”, dice orgulloso Emanuel Croce, que posee un recuerdo intimo con Alta Córdoba, donde espera que su amigo Ale vuelva a hacer magia.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar