Ibuprofenato de sodio: tratamiento de rescate en pacientes con Covid-19

Sociedad 29/05/2020 Por Mónica Hernández
En el marco de la pandemia, investigadores cordobeses brindaron detalles en una conferencia virtual sobre el tratamiento en pacientes infectados por la cepa de coronavirus.
Investigacion

chapa_ed_impresa_01

Un trabajo desarrollado por investigadores del Ceprocor (Centro de Excelencia en Productos y Procesos Córdoba) y Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas), con la colaboración de Química Luar, permitió avanzar en el tratamiento con Ibuprofenato de sodio en pacientes con Covid-19.

En ese marco se organizó un ciclo de conferencias a través de plataformas virtuales sobre “Desafíos y oportunidades en salud comunitaria” y allí investigadores cordobeses brindaron detalles respecto del tratamiento en pacientes infectados por la cepa de coronavirus.

El farmacéutico Luis Argañarás, de Química Luar, y Néstor García, director médico del proyecto, dieron detalles acerca de cómo se trabaja desde enero y con mayor intensidad a partir de febrero, fecha en que hubo que hacer una reformulación de la información del brote del virus.

El proyecto del ibuprofenato de sodio nació hace más de 7 años cuando el biotecnólogo Dante Beltramo, investigador Conicet, encontró una forma de disolver el Ibuprofeno y la novedad resultó que este medicamento tiene dos propiedades fundamentales: una antiinflamatoria, la más difundida, y otra, la menos conocida, es la de ser bactericida y viricida, la cual no está aún muy explotada.

Beltramo lo que encontró es una formulación para que esta propiedad se realce y esa es la base que se utiliza por nebulización, ya que esta forma conserva las características anti inflamatorias que son fundamentales en el tratamiento de esta enfermedad complementada con la viricida. Esta característica de inactivación viral fue demostrada in vitro y no en pacientes, “que es la parte de lo que falta probar en este momento, lo cual es muy difícil en este contexto de pandemia por lo que no se pueden hacer estudios protocolizados, como se harían si se estuviera tratando de probar otro medicamento”, aclararon los especialistas.

Asimismo, agregaron: “Estamos haciendo utilización del uso compasivo. Porque la formulación es muy segura, pues con toda la bibliografía que tenemos podemos avalar la seguridad de la misma”. 

Por otra parte, respecto de las dosis del compuesto debe tenerse en cuenta que en un comprimido de 400 mg. de ibuprofeno la concentración en sangre plasmática es de 60 microgramos y cuando se memoriza esta formulación es menor a un microgramo, o sea lo que se detecta en el plasma. A su vez tiene una actividad local muy potente como antiinflamatorio porque actúa sobre el epitelio pulmonar.

El proyecto del ibuprofenato de sodio nació hace más de 7 años cuando el biotecnólogo Dante Beltramo, investigador Conicet, encontró una forma de disolver el Ibuprofeno.

Lo que se intentó, como con todos los medicamentos, es que sea efectivo, que no tenga efectos colaterales, que fuera accesible e intentar de demostrar los efectos en los sucesivos pacientes a tratar

Para García, “este fue un gran desafío pues esta molécula no estaba destinada para lo que estamos hablando en este momento. Estábamos preparando todo para enero y en febrero nos tomó todo este tema del coronavirus. De allí comenzamos a preparar una serie de estrategias y poder evaluar los efectos del ibuprofeno inhalatorio en este tipo de pacientes con Covid-19, sabiendo que el Dr. Beltramo había evaluado in vitro y que el ibuprofeno tiene bastantes propiedades, no era algo nuevo”.

Evaluar a los pacientes

“El Gobierno y el Ministerio de Salud colaboraron mucho para realizar este tratamiento y tuvimos cientos de reuniones para ponerlo en práctica y se evaluaron no sólo los datos del equipo sino además los de otros investigadores. A partir de allí, se comenzó con la elaboración de los protocolos para la seguridad del paciente”, acotaron los especialistas. 

Por otra parte, la cartera de Salud exige otorgar un informe una vez a la semana para evaluar cómo van los tratamientos y se debe notificar al ente regulador. También se necesitaron profesionales calificados y entrenados con estudios internacionales para poder aplicar las nebulizaciones para esta primera etapa.

Protocolos a seguir

Hay dos líneas de investigación: una, en pacientes tratados en forma ambulatoria, que no requieren internación, lo cual es importante porque se evitan contagios y así se puede acortar el período de infección. 

En tanto, al aceptar el tratamiento se firma un consentimiento, de los cuales hay dos: uno del Ministerio Público de la Provincia y otro muy amplio del Comité de Ética Institucional de Córdoba.

Además, se declaran los síntomas: fiebre, tos, que no presente otra etiología que pueda confundir, dificultad respiratoria y con hisopado positivo; que no tenga en ese momento asma bronquial inestable, ni una vulnerabilidad social y que el paciente tenga la capacidad de seguir con el procedimiento del protocolo, esto último es que se nebulice cada 8 horas. A estos pacientes se los controla diariamente por teléfono y por WhatsApp, y ellos van informando cómo se van sintiendo y un infectólogo bien capacitado asiste una vez por semana al paciente para evaluarlo.

La segunda línea está integrada por el grupo de pacientes mayores de 60 años, los cuales deben estar bien informados y también firmar el consentimiento y presentar una serie de características como una neumonía, y algunas condiciones como enfermedades pulmonares, respiratorias crónicas, etcétera. Estos son los criterios que deben cumplirse.

Los objetivos secundarios son la reducción de hospitalizaciones, de vías con ventilador y de días en terapia intensiva de los pacientes con Covid-19.

Los pacientes que fueron tratados hasta el momento dieron bien, es lo que “nos mantiene con energía para seguir adelante con el desarrollo del ibuprofenato sódico. Durante la cuarentena se realizó un excelente trabajo con protocolos que relevaron datos duros o importantes y nosotros estamos haciendo lo nuestro”, añadieron los disertantes.

Ante la consulta de si se puede suministrar a personas con hipertensión, se indicó que el volumen aplicable es de solo 5 mililitros, por ello no va a aportar la cantidad de cloruro de sodio para hacerle subir la tensión arterial al paciente en tratamiento. Si son alérgicos a la aspirina no pueden recibir el compuesto y, por otra parte, no se debe suspender otra medicación que esté recibiendo el paciente.

“No estamos inventando nada, solo encontramos una formulación y la hicimos efectiva. La intención del equipo fue desarrollar un medicamento aplicable con la mejor forma que es la nebulización, no en forma de aerosol, pues nuestro interés es atender a la pandemia, a la salud pública”, sostuvo el equipo.

Formulación

El ibuprofeno solubilizado tiene propiedades bactericidas y viricidas muy débiles que se incrementan en presencia de fuerzas iónicas, por ello la solución hipertónica le da estas características, además de dotarle la capacidad antiinflamatoria. Cuando el Dr. Beltramo logró solubilizar el ibuprofeno se dieron estas dos condiciones, lo que sorprendió es que adquiriera las propiedades bactericidas tan importantes. Se rescató esta última que, junto a la capacidad anti inflamatoria, dio como resultado un producto con un potencial muy importante.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"