Hermanos que viven en un hogar pasarán la cuarentena con una pareja voluntaria

Se trata de cuatro niños que se encontraban alojados en el hogar San Marcos Sierra. La medida judicial le otorga al matrimonio la guardia provisoria en el marco del aislamiento obligatorio.
Justicia de Córdoba niño
- Foto: Justicia de Córdoba.

El Juzgado de Niñez, Adolescencia, Violencia Familiar y de Género de 1° Nominación de la ciudad de Córdoba autorizó el egreso provisorio de cuatro hermanos de 13, 10, 8 y 6 años, que vivían en el hogar San Marcos Sierra, para que pasen la emergencia sanitaria desencadenada por el Covid-19 en la casa del matrimonio voluntario con el que había desarrollado un vínculo afectivo “sostenido y estable”

La decisión fue adoptada por la jueza Soledad Vieites después de llevar a cabo una audiencia por videollamada -a través de la aplicación WhatsApp- con los niños institucionalizados y su representante complementaria. De esta forma, la magistrada pudo tomar contacto directo con ellos a fin de poder conocer su opinión respecto a la posibilidad de transitar lo que resta de la cuarentena en la casa de la pareja voluntaria.

El decreto que dispone el egreso provisorio también otorga al matrimonio la guarda judicial provisoria de los cuatro niños hasta tanto perdure la emergencia sanitaria dispuesta por Ley N° 27.541.

La jueza Vieites tuvo en cuenta que el hogar alberga 32 menores de edad, en su mayoría adolescentes, y que, en este momento, sólo hay ocho docentes responsables, distribuidos en cuatro turnos. 

“Repárese que el aislamiento forzoso, sumado la ansiedad y el desborde que aquel acarrea; las tareas escolares que deben efectuarse de manera virtual; y las propias particularidades y complicaciones de cada niño y adolescente -signadas por el abandono, la violencia, y en muchos casos por severos problemas de salud y discapacidad-, destacan un contexto singular que exacerba la necesidad de una dedicación especial por parte de los docentes a cargo”, explicó la magistrada.

En los fundamentos de la resolución la jueza también refirió que los niños, desde hace un tiempo y hasta el confinamiento obligatorio, han mantenido encuentros y han compartido las fiestas de fin de año con este matrimonio voluntario de la Fundación Sierra Dorada, con quienes “han entrelazado un vínculo afectivo sostenido y estable”.

La magistrada agregó que luego de declarada la emergencia sanitaria, la pareja continuó comunicándose diariamente en forma telefónica con los niños y han manifestado telefónicamente su expresa voluntad de recibirlos en su hogar por el tiempo que dure la cuarentena. 

Te puede interesar