Cordobés que calificó de "mamarracho delirante" a la cuarentena pidió disculpas

Córdoba 28/03/2020 Por Mónica Hernández
"Fue un momento desafortunado porque todos estamos, con razón, nerviosos y preocupados por el coronavirus y sobre cómo seguir adelante con nuestras vidas", reflexionó.
carlos paz vacía
El empresario había cuestionado la cuarentena y las medidas tomadas. - Foto: gentileza.

En los últimos días, un posteo del dueño de la tradicional marca de alfajores cordobeses El Nazareno, con sede en Traslasierra y Punilla, generó una amplia polémica cuando reclamó a través de las redes sociales que "se termine este mamarracho delirante" de la cuarentena dispuesta por el Gobierno en el marco de la pandemia por el coronavirus Covid-19. 

En una entrevista concedida a La Nueva Mañana, el empresario Arturo Grisoni pidió disculpas y aclaró sus dichos en su muro de Facebook de esta semana el cual, ante los insultos recibidos, se vio obligado a cerrar.

Su posteo fue reflejado también en varios medios. Es por esto que en diálogo con este portal pidió perdón y aclaró: “Creo que fue un momento desafortunado porque todos estamos, con razón, nerviosos y preocupados por la situación del virus y por cómo hacer para seguir adelante con nuestras vidas. Gente que por ahí tiene miedo y por esta misma incertidumbre, estamos todos un poco susceptibles. Yo quiero pedir disculpas ante todo, si me propasé diciendo algo ofensivo", señaló.

Aún así, subrayó que el posteo fue realizado en su muro personal de Facebook. "Pienso que tal vez fue un poco desproporcionada la reacción, visto y considerando que soy una persona que lo único que hace es trabajar para darle el sustento a mi familia y pagar los sueldos de los trabajadores a mi cargo. Como emprendedor, a uno lo pone un poco mal y la gente está nerviosa. Soy muy efusivo, muy emocional. Con esto aprendí a controlarme un poco y no ser tan bruto", aseguró haciendo un mea culpa.

"Soy consciente de que la situación es complicada y que esta pandemia va a traer consecuencias en la salud. Amo mi país, ante todo, y sueño con una sociedad argentina que vaya para adelante. Por eso, también me preocupa que haya gente que quiera trabajar y no pueda. Eso trae una consecuencias porque es difícil la situación para los trabajadores que están en la base de la pirámide y son los más vulnerable. Pensar en esto es desesperante como lo es la pandemia misma", consideró.

“Si me tengo que rectificar, lo hago, no tengo problema. Cerré mis cuentas sociales para no seguir alimentando esa bola de nieve, esa reacción que puede haber sido exagerada o no. Lo que quiero en este momento es que Argentina y el mundo salgan de esta situación", reconoció. 

36eb9ccd-1cdc-4e0a-ad6b-ce39d5cf4f92
Uno de los posteos de Grisoni en su muro de Facebook, previo a cerrarlo.

Grisoni señaló que su pyme creció y tomó más de notoriedad en las últimos años. Casado y con tres hijos, su fábrica de alfajores emplea a casi 150 empleados. 

"Yo no tomo ninguna decisión sobre cuestiones nacionales, solo acato las órdenes. Por ahí me pongo a discutir, como puede hacer cualquiera. Porque no me olvido que detrás de uno hay un montón de gente a cargo", dijo. 

Después de haber recibido insultos y un amplio repudio por su posteo por ser un empresario conocido, consideró: "Quiero dar vuelta la página y seguir con mi familia, dándole para adelante, deseando lo mejor a nuestro bendito país, y que todo esto tenga el menor impacto posible", cerró.   

Te puede interesar