Destribats y el sueño olímpico que deberá esperar

Deportes 27/03/2020 Por Federico Jelic
El campeón cordobés de lucha olímpica hasta 65 kilos no pierde su ilusión de competir en Tokio 2020 aunque la postergación demorará un año en hacerse realidad.
Destribats 01

chapa_ed_impresa_01

Un abrupto cambio de planes sufrirán los atletas que lograron su histórica clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, luego de que el Comité Olímpico Internacional entendiera razonablemente la necesidad de postergar los juegos por las amenazas del coronavirus que mantiene al mundo en vilo por estas horas.

Quedaron flotando en el ambiente algunos interrogantes, algunas sensaciones con respecto a la preparación de los deportistas y sobre todo a qué efecto pueden llegar aquellos que alcanzaron su pico de rendimiento y que ahora tendrán que posponer sus sueños olímpicos un año más.

Y con todo lo que eso requiere, no es tan sencillo en la agenda de un atleta de alto rendimiento. Así lo vive también el cordobés Agustín Destribats, quien lográra su pasaje a Tokio 2020 con la ilusión de disputar su primeros JJOO en la disciplina Lucha Olímpica, de hasta 65 kilos. El hincapié particular en su actividad se justifica porque en los deportes amateurs o federados, el esfuerzo de los atletas es el triple con relación a los profesionales o colectivos. En su singular caso, logró clasificar después de un meritorio quinto puesto en los Juegos Panamericanos de Lima el año pasado, algo que fue tomado como una odisea deportiva al compararlo con otras disciplinas que no cuentan con apoyo privado y escasos aportes subsidiarios estatales. Lo acompaña la Agencia Córdoba Deportes; no obstante, en comparación con otros atletas de otros países, la desproporción es importante y el solo hecho de llegar a Tokio 2020 ya es significativo a la altura de una medalla dorada.

Sin embargo, Destribats continúa entrenando mientras asimila la resolución final del COI: “Tuve una sensación rara cuando se conoció la noticia pero no la objeto ni la cuestiono en nada. No me tomó por sorpresa porque estaba dentro de las posibilidades pero uno siguió entrenando como siempre, como si nada pasaría. No podemos especular en nuestro entrenamiento. Yo tengo que seguir con mi rutina lo mismo, se juegue o no, para no perder competencia”, contó el joven de 22 años nacido en barrio Ituzaingó.

Destribats 02
La plaza ganada por el cordobés de 22 años la consiguió tras vencer en el Preolímpico de Otawa en semifinales de la categoría hasta 65 kilos al estadounidense Retherford. 

- ¿Te lo veías venir?

- Cuando pasa oficialmente medio que te agarra con sorpresa pero en parte, en el fondo todos sabíamos que iba a pasar. Y está bien, no renegamos de eso porque la salud es lo primero y es para cuidarnos entre todos. Ya se habían suspendido algunos clasificatorios en otras actividades, es como que estaba al caer siempre la noticia de la postergación. Igual uno siempre quiere competir y luchar, más si son Juegos Olímpicos.

- ¿Te afecta en algo?

- Y sí, claro, dentro de un año uno no sabe cómo se va a encontrar. Yo ya venía trabajando en un ritmo de competencia olímpico, con un plan especial de varios meses que finalizaba en julio o agosto, con la premisa de llegar en el pico máximo de mi rendimiento para Tokio 2020. Ahora el hecho de estar aislado conspira contra un buen entrenamiento, perjudica la preparación, perdés ritmo e intensidad. Y dependerá de que no me lesione o no cambie el estilo de lucha. No es tan sencillo y menos en disciplinas como la lucha donde uno debe adaptarse permanentemente. Ni hablar del apoyo, estamos prácticamente solos.

- ¿Te preocupa?

- Uno venía en buen ritmo, ganando torneos, pero en parte no me quejo porque se tomó la mejor decisión para el mundo. No me debo preocupar, debo actuar. Uno no sabe cómo va a responder de acá a un año. La ilusión existe siempre y yo tenía ansiedad por competir olímpicamente, es la verdad. Pero tampoco sirve que se posterguen los clasificatorios y que se haga todo rápido, hasta último momento.

- ¿Cómo va a continuar tu rutina?

- Como siempre, me voy a preparar de la misma manera que para los Juegos Olímpicos por más que falte un año, tratando de no desgastarme. Es empezar de cero, arrancar otra vez y sin relajarse. Tenía la ilusión pero será lo que tenga que ser. Yo de mi parte espero llegar en mis mejores condiciones físicas y deportivas. Soy joven aún pero de todas maneras no quiero dejar pasar mi oportunidad de ser olímpico, algo que no pasa seguido y me sentía preparado para un buen papel. No pierdo mi lugar, solo tendré que esforzarme el doble para sostener mi buen ritmo que me llevó hasta Tokio.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"