Municipalización de Aguas Cordobesas: el oficialismo cuenta votos opositores

Política 30/01/2020
Se necesita el apoyo de al menos cuatro ediles de la oposición para aprobar el proyecto. Algunos proponen cambios pero el peronismo quiere que salga "como está".
Concejo Deliberante @ConcejoCba
El pase de manos de la administración del agua necesita una mayoría agravada con la que el peronismo no cuenta. - Foto: archivo

El traspaso de Aguas Cordobesas a la órbita de la Municipalidad de Córdoba volverá a ser uno de los ejes centrales en las sesiones extraordinarias del Concejo Deliberante que tendrán un nuevo capítulo este viernes en la capital provincial.

Para municipalizar el servicio el oficialismo necesita el apoyo de dos tercios del Concejo Deliberante, es decir 20 concejales. Hacemos por Córdoba ostenta una mayoría de 16 ediles propios y una oposición fragmentada de la cual buscará sacar provecho consiguiendo el apoyo necesario para aprobar el proyecto que parece ser el más importante entre los que quedan por tratar en las sesiones extraordinarias.

Con el mestrismo decidido a votar en contra del proyecto, las esperanzas del peronismo se depositan el bloque de Córdoba Cambia, en un eventual apoyo de Juan Pablo Quinteros y en el bloque de dos que integran Rodrigo De Loredo y Esteban Bría (Evolución). La izquierda ya anticipó su voto negativo. 

El principal argumento de los opositores que, en principio, no ven con malos ojos el cambio de manos del servicio, tiene que ver con algunas modificaciones que se proponen sobre el texto original que el “ala dura” del oficialismo no está dispuesto a "tocar".

Uno de ellos tiene que ver con la facturación (se propone se calcule sobre el consumo y no sobre la superficie) y el otro, empujado por Juan Negri, pide que se establezca un sistema en el que los gastos de instalación dejen de estar a cargo del usuario (es decir, que los pague la empresa).

En los pasillos del Concejo los opositores advierten que sin esas modificaciones, el proyecto no se aprueba. Ajustando conteos sobre el cierre de las negociaciones, desde el oficialismo deslizan que el Intendente no está convencido de los cambios y que “se aprueba como está o no se aprueba”.

En el medio, el análisis político deberá imponerse y el oficialismo tendrá que decidir si eleva un proyecto sin modificaciones a sabiendas de que perderá, si acepta los cambios en pos de avanzar con la municipalización del servicio, si decide retirar la iniciativa o si sorprende a último momento consiguiendo los cuatro votos que hoy le faltan.

Te puede interesar