“Superman” Troglio: Sokol fue un Poeta, un amigo y un maestro

Cultura 10/01/2020 Por Flavio Colazo
En conmemoración de la desaparición física del carismático artista, entrevistamos al baterista que compartió con él labores profesionales, artísticas y una profunda amistad.
Nerone Grosso
Alberto “Superman” Troglio y la banda “Nerone Rock”.

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

12 DE ENERO. 11 AÑOS SIN EL BOCHA

“Superman” Troglio vive actualmente en Casa Grande en el Valle de Punilla e integra la banda "Nerone Rock" - quienes presentan disco el 28 de marzo en el Marquee en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Alberto ¿Cómo tomaste aquel fatídico suceso de enero del 2009?

- Con mucha pena. Alejandro es alguien a quien quise, y quiero, mucho.

¿Cómo lo definirías?

- Sokol, para mí, fue un poeta, un amigo y un maestro.

¿En qué sentido “maestro”?

- En el del modo de asumir varios aspectos de la vida, tanto personales como artísticos o, si querés, profesionales. Junto a Luca (Prodan) fueron los dos únicos tipos que conocí a los cuales todo lo que no es esencial les importaba nada, cero careteo, no se comían ninguna, ni la fama, ni la guita, ni la “chapa” propia o la de otros.

¿A qué tipo de actitudes te referís?

- Alejandro podía tener en un momento a un lado a Charly García y del otro al plomo de una bandita de barrio y no hacía ninguna distinción, más…quizás le daba bola al plomo y a Charly no. Era inmune a la “idolatría” de los rockeros famosos.  

¿Cómo se conocieron?

- Éramos medio vecinos. Yo conocí a Tito Fargo, antes de que fuera guitarrista de los redondos, y a Diego Arnedo. Con Tito armamos una banda (Oiga, Diga) para pucherear. Un día Arnedo nos cuenta que al pasar por una casona tipo mansión había escuchado una banda ensayando en el garaje de esa casa y que sonaban muy bien y que el tipo de música que tocaban era interesante. Fuimos. Eran los Sumo. Con Sokol en bajo, Germán (Daffunchio) en viola y con la inglesa en la batería (Stephanie Nutell) Después ella se fue por la guerra de Malvinas.

¿Entonces entrás vos en Sumo?

- No. La casona era del cuñado de Timmy Mackern (ver nota: Luca Prodan en nuestro jardín primitivo) y como los echaron porque Luca le tomaba los vinos al tipo, que era un inglés, diplomático o algo así,  terminaron en nuestra salita de ensayo con Sokol en batería. Como a Luca le gustaba como tocaba yo Diego me convocó a cubrir un par de faltazos de Sokol porque se hacía mormón… o mujeriego... o qué sé yo y después de un par de “suplencias” reclamé “titularidad” y como Alejandro había decidido dejarlos entré. Se desarmó la Hurlingham reggae band y allá fueron nuestros temas. La mayoría de  los reggaes de Sumo  son de Tito, Diego y míos. 

¿Sokol, se hizo mormón…?

- Sí, un tiempo, después cambiaba. Era muy ecléctico, pero siempre divertido… Con pocos me he cagado tanto de risa… era muuuuuuyyyy, muuuuyyyy,  Pillo!

¿Cómo lo veías como artista?

- Uhh… Un capo! Tocaba todo sin haber estudiado. Bajo, bata, guitarra… cantaba y era un showman integral. En lo referente a lo mío, por ejemplo, hay tres temas de Corpiños en la madrugada que yo nunca los pude tocar como él... Es que no es cuestión de técnica, tenía un feeling muy particular… como todo lo que hacía… le salía de las tripas… o del corazón, era una pulsión única.

¿Cómo fue la experiencia en Las Pelotas?

- Cuando se fue Luca yo quedé un tiempo con Divididos, pero con Ricardo no nos entendimos mucho… no sé, no se dio. Germán ya estaba pensando en Las Pelotas y me llamó. Cuando nos juntamos la armamos, empezamos a componer los tres con Willy Robles en bajo (aunque no figure en los créditos) y a mí se me ocurrió convocar a Alejandro. Germán no estaba muy convencido debido a lo impredecible que era la conducta de Sokol. Pero accedió y fue un golazo. Estuvimos un año en Mina Clavero antes de salir con Las pelotas y Sokol nos hizo varias… algunas muy graciosas. Yo me había puesto a construir un horno de barro que me daba un laburazo  y cuando estaba distraído escuchaba una voz desde atrás que preguntaba: “ehhhh..paisano…cuándo va a telminál el hooollllno?” Me daba vuelta para saludar al lugareño y me encontraba a Sokol que se cagaba de risa. Cuando íbamos a Buenos Aires en medio del ensayo decía: Che, voy al baño… A la media hora lo íbamos a buscar y se había tomado el palo… Se iba a caminar por los barrios… eso le gustaba, andar, deambular, encontrarse con cualquiera tomando cerveza en la vereda y ponerse a charlar. Era callejero. Él marcó a fuego a Las Pelotas. De hecho los dos primeros discos son lo mejor de la banda. No es vanidad pero es así. De los primeros discos todos las composiciones de bata son mías aunque en el segundo las toque Jove, pero no las tocó como yo lo hubiera hecho. Después de Sokol Las Pelotas ya no fue lo mismo. A Germán, que es un guitarrista alucinante, le costó mucho pasar a ser el frontman. Pero según él me dijo, en aquel tiempo (yo hacía mucho que ya no lo veía a Sokol) Alejandro estaba muy difícil, muy bravo, por así decirlo, y era insostenible para la banda.
  
Hay una tradición de artistas del rock con mucha llegada en la gente de a pie. Pienso en Zaguri, en Tanguito, en Luca…

- En parte es por su cero divismo. Pero además hay que tener carisma. Luca y Sokol conectaban con la gente de inmediato, en un show iban de 0 a 100 en 1 segundo.

¿Rock chamán, más que chabón?

- Sí. Desde el escenario dirigía el ritual del rock como pocos.

En su sepultura, en Nono, le dejan ofrendas y mensajes….

- Porque la gente lo siente como uno de ellos, y no como rockstar.

¿Sokol era un solitario?

- Y…  alguna canción lo muestra así. Era alguien que daba la impresión de estar buscándose todo el tiempo. Y, a veces, en la búsqueda uno se puede extraviar. Quizás fue así y esperando a aquel colectivo se confundió y tomó otro. 

Alejandro Sokol - 11 años_03

"Solo" - Las Pelotas

Voy andando en los trenes por viajar
Veo miles de personas sin mirar
La locura colectiva, la locura individual
Hoy quería estar con gente sin hablar

A pesar de los lugares que visitás
A pesar de las bocas con las que hablás
A pesar de la música con que escuchás
Solo vas, solo estás

Solo, para pensar
Solo, para mirarte
Solo y no poder llorar

caballoLuca Prodan en nuestro jardín primitivo



  

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar