Papá Noel viaja en taxi por las calles de Córdoba

Todos los años, Eduardo Córdoba espera con ansias la Navidad para poder vestir su traje rojo y blanco, y repartir caramelos para regalar una sonrisa a grandes y chicos en las calles de la Ciudad.
WhatsApp Image 2019-12-24 at 17.23.33
Ese espíritu navideño es lo que impulsa a Eduardo seguir vistiendo el traje blanco y rojo todos los años. - Fotos: gentileza.

El 24 de diciembre es una fecha muy esperada por Eduardo Córdoba. Desde hace nueve años, a las 8.30 de la mañana de esa fecha en víspera de Navidad, se sube al taxi que conduce por las calles de la ciudad de Córdoba, vestido de Papá Noel y con una misión especial: regalar sonrisas (y caramelos) a grandes y chicos.

Su presencia dentro de la congestión vehicular que se genera por las compras navideñas de último momento no pasa desapercibida. Los conductores le tocan bocina y los chicos lo saludan con sus ojos brillando por la emoción. 

Ese espíritu navideño es lo que impulsa a Eduardo seguir vistiendo el traje blanco y rojo todos los años.

"Empecé a vestirme de Papá Noel en el 2010, cuando con un grupo de choferes de Teletaxi juntamos golosinas y las entregamos en el Hospital de Niños y el Infantil para Navidad. Fue una experiencia muy linda y eso me impulsó a todos los años vestirme con el traje y buscar sorprender a los pasajeros, grandes y chicos, porque los grandes también necesitamos un gesto especial en estos tiempos", relató a La Nueva Mañana.

Los 39.9° a los que alcanzó la temperatura máxima este martes no parece haberle afectado a Eduardo. "Todos los días conduzco el taxi con aire acondicionado, y si bien hace mucho calor, vestido como Papá Noel no lo prendo para ir con la ventanilla baja y que me puedan ver los chicos a los que les reparto chupetines y caramelos", admite el taxista.

Eduardo guardará el taxi cerca de las 21 horas para poder compartir con su familia Nochebuena y contarle la experiencia del día. Pero, al contrario de lo que ocurrió el año pasado, esta vez no saldrá por la madrugada a responder a los pedidos de los pasajeros que vuelven de festejar a sus hogares.

"El año pasado quise vivir esa experiencia de sorprender a quien pedía un taxi tras el festejo de Nochebuena y llegar vestido de Papá Noel. Pero ocurre que en la madrugada se torna inseguro transitar, porque hay personas que han ingerido alcohol, y no hay tantos controles de inspectores. Ahora lo veo como un riesgo", explicó.

Aún le queda algunas horas para seguir disfrutando la experiencia de sentirse a Papá Noel por un día. Y recibir el respeto y reconocimiento de quienes lo cruzan, con una sonrisa o un bocinazo. 

WhatsApp Image 2019-12-24 at 17.24.23

Te puede interesar