Realizaron la última inspección ocular en Cormecor antes del fallo

Córdoba 12/12/2019
Vocales judiciales visitaron el espacio ubicado cerca de Villa Parque Santa Ana, antes de determinar si se podrá instalar allí un complejo de enterramiento de basura.
inspección ocular Cormecor
Se llevó a cabo el último peritaje antes del fallo judicial. - Foto: gentileza Vecinos Autoconvocados Santa María Sin Basura.

Este miércoles, con una fuerte presencia policial, vocales de la Cámara en lo Contencioso Administrativo realizaron la última inspección ocular al lugar donde Corporación Intercomunal para la Gestión Sustentable de los Residuos del Área Metropolitana Córdoba (Cormecor) pretende instalar un predio de enterramiento.

De esta manera, solo falta que la Justicia provincial dicte el fallo que habilitaría o no a la instalación del predio que recibiría residuos de Córdoba capital y unas 20 localidades del interior.

Los letrados Leonardo Massimino y María Angelóz visitaron el campo ubicado entre las localidades de Bouwer y Villa Parque Santa Ana frente a la protesta de los vecinos. Según comentaron desde el grupo de autoconvocados de Santa María, la policía intentó impedir el ingreso al acampe instalado en el acceso al predio sobre Ruta Nacional 36.

De la inspección ocular también participaron los representantes legales y peritos de control de Cormecor, la Municipalidad de Córdoba, el Gobierno provincial y de los amparistas: la Municipalidad de Villa Parque Santa Ana, la familia Gremo y representantes de los 450 vecinos.

Los vocales quisieron observar la ubicación de las fosas planificadas por Cormecor, el punto más cercano entre el borde del predio y la localidad de Parque Santa Ana (alrededor de 700 metros). El intendente de esta localidad, José Luis Bécker, mostró la cercanía de su ejido y comentó que en el loteo cercano una empresa desarrollista está comenzando a construir un barrio.

Cabe destacar que el estudio del Instituto Superior de Estudios Ambientales (Isea) de la Universidad Nacional de Córdoba determinó que el predio no debería ubicarse a menos de cuatro kilómetros del ejido urbano.

"Llamó la atención que el campo expropiado por la justicia (100 ha sobre 500 hs que pretendían expropiar) se encuentra sembrado con soja y maíz, y se han tapado las cárcavas provocadas por la inundación de 2017, para lo cual utilizaron parte del terraplén dañado por la misma inundación. Hugo Pesci, director técnico de Cormecor y perito de esa parte, no pudo responder por qué se está utilizando comercialmente e interviniendo la topografía del campo inhibido por una cautelar judicial", agregaron los vecinos.

Te puede interesar