Córdoba: los comercios acumulan casi dos años de caída en sus ventas

Política / Economía 06/12/2019 Por Facundo Piai
Así lo estima un relevamiento de la Cámara de Comercio de Córdoba (CCC), donde se evidencia que se continúa con tendencia a la baja en los niveles de actividad.
Kiosco

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

La actividad comercial es una de las que más sintió el impacto de la recesión en la cual se encuentra sumida la economía. Las ventas en supermercados y autoservicios mayoristas cayeron en todo el territorio nacional alrededor de ocho puntos porcentuales en septiembre, en comparación con mismo mes del 2018, según dio a conocer Indec en su último informe. Relevamientos de la Cámara de Comercio de Córdoba (CCC) publicados recientemente muestran que la realidad de los comercios cordobeses no escapa al deterioro generalizado y permiten precisar cuánto afectó la crisis económica en los comercios locales en el mes de noviembre. 

Durante el mes pasado la actividad comercial volvió a resentirse registrando una caída interanual de unidades venidas de 8,69%. El informe, elaborado por GDA Grupo Integrado de Marketing para la CCC, evidencia que continúa la tendencia a la baja en los niveles de actividad “sumando 22 meses consecutivos con evolución neta negativa”.

En lo que va del año la retracción promedio hasta el mes de noviembre fue de casi doce puntos porcentuales. Los resultados del relevamiento de la consultora GDA reafirman una tendencia presente en la encuesta nacional que Indec hace a supermercados y autoservicios mayoristas, que tiene que ver con el aumento de las tarjetas de débito y crédito en el porcentaje total de ventas. El 70% del total de las ventas de los comercios de la ciudad de Córdoba encuestados se realizaron a través de medios de pago electrónico, crédito y débito, principalmente. Casi diez puntos más que la tendencia nacional medida por el organismo oficial.

Noviembre, con una fuerte baja en volumen de ventas

Por otro lado, si comparamos el desempeño de noviembre respecto al mes que lo antecedió los resultados también son negativos. Los comercios de la capital de la provincia mediterránea tuvieron una retracción en volumen de ventas de 10,6% respecto a octubre. El ticket promedio fue de $1.683 y la facturación también se retrotrajo poco más de diez por ciento en relación al mes anterior, según publicó la Cámara de Comercio. Solo el nueve por ciento de los encuestados declaró un aumento de la rentabilidad en comparación con el año pasado, mientras que el 50% reconoció pérdida de rentabilidad, tomando como referencia a noviembre del 2018.

Es innegable la repercusión de la actividad comercial en el desempeño de la economía de la provincia, teniendo en cuenta que desde hace varios años la producción de servicios tiene centralidad en el Producto Bruto. De acuerdo a estadísticas oficiales del Gobierno de Córdoba, los servicios aportan el 53% del producto bruto geográfico. El comercio al por mayor y menor es uno de los sectores más importantes de la economía provincial al explicar poco más de un tercio de la producción de servicios. Para tomar dimensión de su importancia dentro de los sectores productores de servicios, cabe aclarar que la segunda actividad de peso en el rubro de los servicios es la inmobiliaria, que explica el 18% de la actividad terciaria, según las últimas estadísticas oficiales del año 2017. 

Aumentó la desocupación en el sector

Teniendo en cuenta que el comercio es el sector que más trabajadores registrados emplea en el país, y su fuerte incidencia también en el empleo no registrado, es de esperar que estos 22 meses consecutivos de retracción hayan hecho mella en el empleo y en otros indicadores de la economía cordobesa. El último informe provincial sobre el mercado laboral data del segundo trimestre del 2019 y muestra un aumento interanual de la desocupación y una disminución del empleo en el Gran Córdoba. Vale aclarar que los desocupados tienen algunas características: personas en edad laboral que no tienen empleo y están en búsqueda del mismo. El relevamiento señalado da cuenta que disminuyeron los inactivos (quienes no trabajan ni demandan empleo); es decir, quienes no buscaban empezaron a hacerlo y pasaron de inactivos a desempleados, principalmente. Categoría que también se robusteció por aquellos que perdieron su trabajo y buscan uno nuevo. 

También se advierte un aumento de la demanda por más horas de trabajo en la población subocupada. Se entiende que esta conducta obedece al deterioro del poder adquisitivo de los últimos años, en donde los hogares tienen dificultades para llegar a fin de mes y surge la necesidad de compensar esa carencia trabajando más horas. Como es de esperar, la retracción de una actividad sensible para la generación de empleo y para el desarrollo de la economía local, en términos generales, también deja sus efectos en las cuentas de la provincia, dificultando sus finanzas.

Como habíamos señalado anteriormente en este semanario, en la nota titulada “Consumo, Actividad y Recaudación: Las Huellas de la Crisis”, la estructura recaudatoria de la Provincia está basada en impuestos que tienen una estrecha relación con el nivel de actividad, puesto que IVA, Ganancias, Ingresos Brutos y Sellos, explican cerca del 90% de la recaudación del erario público mediterráneo. El último informe publicado por el Ministerio de Finanzas da cuenta que la recaudación del mes de noviembre también cayó. 

La Provincia acumula 17 meses seguidos de merma de recaudación

Los recursos tributarios de la provincia sufrieron una caída interanual del 7% en términos reales, de modo tal que para mantener los mismos números que hace un año, teniendo en cuenta la inflación vigente, al fisco cordobés le faltaron 1.586 millones de pesos adicionales. Así, los recursos provinciales se retrotrajeron poco más de diez puntos porcentuales y los de origen nacional un 4%, respecto a noviembre del año pasado. Dentro de los recursos originados por la provincia, Ingresos Brutos representó el 75% de la recaudación propia total y mostró una caída real de un 15 por ciento.

De este modo, la Provincia acumula 17 meses consecutivos de merma en su recaudación. Estimaciones oficiales consideran que desde julio del año pasado, mes en que comenzó la caída, hasta noviembre pasado, la pérdida de recursos asciende a $26.154 millones. El Ministerio que conduce Osvaldo Giordano advierte que “la persistencia de la crisis macroeconómica que aqueja al país desde el año 2018 impacta en la recaudación provincial observada en noviembre de 2018 y, con ello, la comparación interanual subestima la caída en los ingresos al realizarse en base a periodos afectados por la crisis”. 

Al parecer, más de veinte meses de retracción de la actividad comercial, más de un año y medio de caída de la recaudación y aumento del desempleo no son variables inconexas; forman parte de un deterioro económico generalizado.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar