Jugando con Eduardo Sacheri

Deportes 15/11/2019 Por
El celebrado escritor estuvo en Córdoba y en La Nueva Mañana jugamos con él a viajes en el tiempo, a imaginar historias, tirar pases con la pelota y a recomendar libros futboleros.
Eduardo Sacheri © Victoria Cornejo00002
"Escribir es como un modo de jugar a leer el libro que necesitas leer". - Oriundo de Casteñar y confeso hincha de Independiente, Sacheri estuvo en la ciudad de Córdoba presentando su última obra "Lo mucho que te amé" . Foto: Victoria Cornejo

chapa_ed_impresa_01

Los textos de Eduardo Sacheri logran que el lector alcance una rápida familiaridad y se sienta identificado... provoca una intimidad que no es fácil de lograr. Ese respeto por las palabras, por el ritmo de su prosa y la armonía para narrar historias lo han ubicado, merecidamente, entre los mejores escritores de habla hispana de los últimos años.

Eduardo Sacheri ya tiene relatos y novelas que son clásicos de la literatura nacional, como los cuentos Esperándolo a Tito o Me van a tener que disculpar, o las novelas La pregunta de sus ojos o La noche de la usina.

Días atrás el autor oriundo de Castelar estuvo en la ciudad de Córdoba presentando su última obra: Lo mucho que te amé (Alfaguara). Una novela donde apuesta por la voz femenina para narrar una historia que se retrotae hasta la década del ’50. La historia relata las vivencias de Ofelia, una de las cuatro hijas del matrimonio Fernandez Mollé que configura la representación de una familia tipo, antiperonista, de clase media (Ver aparte). Más allá de sus conocimientos sobre historia debido a que es Licenciado y profesor de historia, no fue un relato fácil de escribir. Tan es así que en la marcha debió cambiar al narrador.

La charla entre el célebre escritor y LA NUEVA MAÑANA pasó por diferentes estadíos, donde nos animamos a jugar de diversas maneras.

- ¿Cómo fue ese proceso de cambiar el formato de la narración? ¿Hay que tener mucha paciencia para hacerlo?

- Creo que, siempre, en cualquier trabajo es importante la paciencia y el esfuerzo. Hay que estar predispuesto a la constancia. Y si uno cree que hay que desandar un camino para que el libro quede mejor, hay que desandarlo. Lo que pasa es que es algo que lo vas verificando a medida que vas escribiendo. Un libro a mí me lleva año y medio o dos años en total; entonces cosas que vos en el día uno de la escritura pensás de alguna manera, en el día trecientos lo pensás de otra, capaz. Y lo pensás distinto, porque conoces mejor la historia, conoces mejor a los personajes. Si en ese momento advierto que tengo que pasar de la tercera persona a la primera persona, hay que hacerlo. Para que quede mejor.

- Al escribir suele existir cierta ansiedad cuando el texto no avanza. ¿No le causó algo de frustración cuando se dio cuenta que debía hacer esa modificación?

- En realidad diría que me resulta más frustrante el empantanamiento que la necesidad de cambio. Cuando ves que te conviene dar un giro determinado, pero ves claro que hay un camino, es más esperanzador que cuando estás sin idea. La sensación de no saber cómo seguir me da la impresión que es peor que tener que cambiar sabiendo hacia dónde vas.

SACHERI Lo mucho que te ame
Portada del último libro del autor.
Ofelia, en Lo mucho que te amé, rompe sin alardes con los mandatos familiares y sociales.

- En su último libro hay un viaje al pasado. En ese “juego” del tiempo, si tuviera que elegir un día para volver a vivir, ¿cuál sería y por qué?

- Probablemente alguno de mi niñez donde estuviera vivo mi papá. Por una simple cuestión de pérdidas que uno va teniendo.

- A propósito de retorno en el tiempo. El escritor español Javier Marías dice: “El fútbol es la recuperación semanal de la infancia”.  ¿Coincide? ¿Le provoca eso jugar al fútbol?

- Sí, coincido. Lo que tiene jugar un juego, en mi caso lo pienso desde el fútbol que es el juego que me acompañó toda la vida, pero sea el que sea el juego, la sola cuestión de ponerte a jugar o ponerte a seguir un equipo te da esa sensación de sumergirte en la ingenuidad, en la idealización, en la esperanza evocada es muy de la niñez. En el sentido de que uno se embandera en esas emociones que son emociones sin tiempo. Se despoja de todos los prejuicios de la vida adulta.

- En ese mismo marco, más allá de que hoy es un escritor consagrado, ¿cuando comenzó a escribir había algo de ese jugar?

- Sí, y hoy en día también. Más allá de que mi familia coma de acá, de “Felices los Sacheri”– se ríe-, el motor tiene que seguir siendo ese, sino hay que dedicarse a otra cosa; porque la única manera de que el libro viva es que sea un ejercicio de libertad. Y justamente jugar es un ejercicio de libertad. Si no pasa eso se notaría

Eduardo Sacheri © Victoria Cornejo00008
El autor se animó a un "picadito" con nuestro cronista. 
"Escribir es como un modo de jugar a leer el libro que necesitas leer".

Foto: Victoria Cornejo

Un picadito con Sacheri

Hace unos años en el programa Hay equipo, de TyC Sports, organizaron un partido con escritores y después del juego se comieron un asado con una linda y rica tertulia sobre, por supuesto, fútbol y libros. En la misma el periodista y escritor Walter Vargas reflexionó: “Hay un poker de oro de la literatura futbolera de la Argentina que lo integran Roberto Fontanarrosa, Osvaldo Soriano, Juan Sasturain y Rodolfo Braceli; y el ‘Messi del Siglo XXI’ que es Eduardo Sacheri”.

Por tal motivo estar dialogando con Sacheri es una invitación indudable para hablar del fútbol como excusa para narrar historias de la vida. Entonces, nos propusimos a seguir jugando. Dejamos atrás los viajes en el tiempo, y empezamos a tirar pases y recomendar libros e historias.

- Dialogando con varios amigos que nos gusta la lectura coincidimos que Papeles en el viento es la mejor novela con fútbol. ¿Para usted cuál es o cuáles son?

- Ojo que es verdad que no hay tanta novela futbolera dando vueltas. Hay más cuentos futboleros. Pero pienso en dos novelas que están muy buenas: Fiebre en las gradas, de Nick Hornby, y Saber perder, de David Trueba. Esta última me la recomendó Diego Borinski y me pareció una muy buena novela.

- Ya que estamos relacionando la literatura con el fútbol. Teniendo en cuenta que es hincha de Independiente, ¿qué puede decir del cordobés Silvio Romero, goleador del “Rojo” y de la Superliga?

- El “Chino” llegó y como no son máquinas los jugadores, aunque muchas veces el hincha crea que son máquinas infalibles, son personas, de entrada no venía bien físicamente y le costó asentarse. Pero por suerte fue como enamorando a los hinchas a fuerza de goles. Me pone muy contento por él y por los hinchas de Independiente que la emboque como la está embocando. Ojalá que de acá en adelante el club sea capaz de rodear al Chino para aprovecharlo a full. Porque es el goleador del campeonato con un Independiente que le está costando mucho todo, entonces imaginate si él sigue así e Independiente mejora, probablemente haga más goles. Esperemos que el equipo esté a la altura de Romero.

- Siempre que tengo la oportunidad de hablar con escritores que les gusten el fútbol, les pido que me recomienden tres cuentos que tengan la excusa del fútbol para contar una historia. ¿Qué me recomienda?

- Y no voy a ser muy original si recomiendo a Fontanarrosa u Osvaldo Soriano. Pero la ventaja de recomendar clásicos es que no te van a defraudar. De Fontanarrosa en el lugar de ir al clásico más clásico que es 19 de diembre de 1971, te recomiendo La observación de los pájaros. Es un gran cuento, no tan pirotécnico como 19 de diciembre, pero es un cuentazo. De Soriano ahí no puedo no caer en El penal más largo del mundo. Es un cuento excepcional por dónde uno lo mire. Y después del uruguayo Benedetti, que sólo tiene dos cuentos de fútbol, El Césped y Puntero Izquierdo, y este es un gran, gran cuento de fútbol.

- Le comparto, en mi podio está El Césped, de Benedetti, y De chilena, de un tal Eduardo Sacheri...

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"