La generación descentralizada: hacia el autoabastecimiento energético

La Provincia apuesta a concentrar la generación y distribución en un solo lugar. Programas y alternativas para convertir a usuarios en productores autosuficientes.
Achiras © Codeler
Parque eólico de Achiras, que genera más 50 megavatios que se inyecta a la red de interconexión nacional. - (Foto: Codeler)

chapa_ed_impresa_01

 
APAGÓN / ENERGÍA CERO

El histórico apagón que la Argentina vivió el pasado domingo reavivó el debate en torno a la generación y distribución de energía en nuestro país, que tuvo una particularidad en la provincia de Córdoba.

En Ticino, una localidad ubicada en el departamento General San Martín, la empresa Lorenzati Ruetsch, se desconectó del sistema nacional y garantizó la distribución local. La planta en cuestión, genera electricidad a partir de un sistema de biomasa que es alimentado por la utilización de la cáscara de maní.

Por lo general, Lorenzati Ruetsch inyecta su generación al SADI (Sistema Argentino de Interconexión). En un acto reflejo que puso a la empresa en el centro de las miradas nacionales, el domingo, decidió dejar de hacerlo por unas horas.

En el interior cordobés hay 205 cooperativas eléctricas. Hasta hace aproximadamente 50 años, cada una de ellas generaba energía para una comunidad específica. Eran sistemas aislados que se autoabastecían que conformaban la base del concepto del sistema eléctrico existente en todo el mundo.

“Esos generadores dejaron de funcionar cuando se empezó a pensar el sistema a partir de la interconexión” explica a La Nueva Mañana Sergio Mansur, el titular de la Dirección General de Energías Renovables de la Provincia de Córdoba.

Con el cambio de paradigma, grandes generaciones en pocos lugares reemplazaron a las pequeñas generaciones en espacios específicos y, allí, podría encontrarse algunas de las razones que dejaron sin energía al 90% del país durante el pasado domingo.

Más allá de las razones, que aún nadie tiene en claro, que generaron el inconveniente, parece quedar demostrado que el problema hubiese sido menor si de la generación que se vio trunca por el desperfecto, no hubiese dependido toda la Argentina. “El sistema puede ser muy fuerte, pero a su vez muy frágil y eso quedó demostrado el domingo”, advierte Mansur.

Sergio Luis Mansur
Sergio Luis Mansur

La generación descentralizada

Problemas como los que se sucedieron durante el día del padre dan paso a la pregunta por las políticas de Estado en torno a la generación y distribución energética en nuestro país. En ese marco, ejemplos como el de Ticino abren el camino al debate sobre las posibles vías alternativas destinadas a dicha generación.

Existen ejemplos locales a menor escala que la experiencia ticinense. Uno de ellos es el parque eólico de Achiras, que genera más 50 megavatios que se inyecta a la red de interconexión nacional. En Cavanagh, además, se encuentra el Molino Santa Marta, que es el primer molino harinero sustentable de la Argentina, y que funciona a partir del impulso de un parque de paneles solares que generan 210 kilovatios para su autoconsumo.

Una de las iniciativas actuales de la Provincia, es la apuesta por la generación distribuida, que intenta volver al viejo modelo de microgeneración a lo largo del territorio cordobés.

Entre las alternativas más exploradas, la más usual es la que genera energía a partir de paneles solares. En la actualidad existe una ley provincial que abre la posibilidad a los ciudadanos a ser, no sólo consumidores, sino también generadores de energía. “Alguien puede tener paneles solares en su casa, generar la energía que consume y, según establece la norma, vender un eventual excedente a la red pública”, señala Mansur.

Además de la generación solar, estas micro generaciones se puede obtener, hoy, a través de la generación eólica y por biomasa. “En Córdoba tenemos una enorme cantidad de fuentes que es necesario empezar a aprovechar. Podríamos usar los elementos obtenidos de la poda en una caldera con agua que da vapor y ese vapor se utiliza para la generación de energía eléctrica. El biogás de los alimentos orgánicos también es factible de ser utilizado a través de la incorporación de un biodigestor, como se hace en muchos países”, explica el funcionario.

Por estas horas, Córdoba cuenta con una serie de programas destinados a la promoción de la generación distribuida que sirva para dejar de depender, paulatinamente, de la generación concentrada.

El principal plan es el Programa de Eficiencia Energética y Generación Distribuida, que cuenta con un fondo de $600 millones, destinado a la compra de equipamientos y realización de mejoras para pymes y sectores residenciales.

En el marco de este programa ya se formaron 160 gestores energéticos que realizarán un relevamiento por unas 450 pymes inscriptas en el programa a fin de informar a estas pequeñas empresas respecto a las posibilidades de generación que poseen en cada uno de sus enclaves específicos. La intención es “contribuir al uso eficiente de la energía y la incorporación de energías renovables a los fines del cuidado del medio ambiente y el fomento del desarrollo sostenible”.

Además, la Provincia está empezando a desarrollar un programa de bioenergía que busca aprovechar todos los recursos de biomasa existentes en Córdoba.

En la actualidad, Córdoba es una de las más grandes productoras de biodiesel en el país. Según advierten, la mitad del bioetanol utilizado en la Argentina se produce en nuestra provincia, que lo hace a partir del maíz, mientras Tucumán lo hace con la caña de azúcar.

“El programa de bioenergía que queremos llevar adelante va desde la producción de biocombustibles hasta el aprovechamiento de la poda, pasando por las plantas depuradoras de líquidos cloacales que generan biogás y por las empresas avícolas, porcinas, feedlot que tienen la posibilidad de generar energía a partir del biogás en vez de desechar todo y generar grandes residuos ambientales” dice Mansur.

“La idea es relevar todo el recurso biomásico y empezar a trabajar en ese sentido. En este momento, nosotros lo hacemos con Oreste Berta, el Inta, Epec y nuestro Ministerio, porque queremos ensayar un pivot de riego inteligente que ha generado el Inta, con un generador eléctrico que funcione con biodiesel. Apuntamos a trabajar en una experiencia de economía secular que tome un terreno que hoy no tiene riesgo y que pueda empezar a utilizar este pivot para aumentar casi tres veces su producción de granos y usar una fracción de esos granos para generar el biocombustible para alimentar el generador eléctrico”, explica el director de energías renovables provincial.

  

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar