AGR-Clarín: empleados se retiraron de la planta y acampan en la puerta

País 07/04/2017
Según informaron desde la comisión interna tras 86 días de toma: “luego de concluir el procedimiento judicial los trabajadores realizaron una asamblea y decidieron por unanimidad proceder al desalojo pacífico para evitar la represión".
agr-viernes
- Foto: La Retaguardia

La semana para los ocupantes de la planta fue agitada entre las falsas alarmas y un abrazo a la planta que había conseguido frenar el desalojo. Este viernes, desde temprano un fuerte operativo cercó la fábrica con Policía Federal y Gendarmería.

En horas del mediodía, Gustavo Castillo, delegado de los trabajadores declaraba a Radio La Retaguardia: "ya nos leyeron la orden de desalojo. Se llegó a un acuerdo para que ingresen con cámaras de ellos y nuestras para constatar el estado impecable de las máquinas. Hay aprestos represivos increíbles. Están con ametralladoras. Es algo increíble que para laburantes vengan con ametralladoras. En cuanto constaten el estado de las máquinas decidiremos qué hacer. Si ellos vienen con una orden y no hay detenciones, nosotros salimos de manera pacífica. Si reprimen a los compañeros afuera vamos a resistir. Somos laburantes, no somos un ejército de choque, pero si reprimen afuera no vamos a dejar que eso pase.

Finalmente trabajadores de AGR-Clarín decidieron en asamblea retirarse pacíficamente de la planta: “luego de concluir el procedimiento judicial los trabajadores realizaron una asamblea y decidieron por unanimidad proceder al desalojo pacífico para evitar la represión a ellos, sus familiares y todos los presentes aquí en la puerta que vinimos a solidarizarnos con su lucha”.

Tomaron la decisión después de 82 días en defensa de más de 380 puestos de trabajo.  Ahora seguirán resistiendo con un acampe en la puerta de la empresa: “Es un cierre fraudulento, ilegal, solo para despedir a trabajadores y aumentar la precarización. Clarín busca quebrar la organización gremial” declaraba Pablo Viñas, secretario general de la Comisión Interna de AGR-Clarín.

 La orden de allanamiento y desalojo había sido dictada por el juez Pablo Casas, subrogante del juzgado Contravencional N°14.

 Los trabajadores ya habían denunciado que Clarín continúa imprimiendo la revista Viva (una de las publicaciones que trabaja AGR) en Chile, y por esa razón el 24 de marzo los contestaron en la calle con una edición llamada Viva las luchas obreras.

 “Es una empresa que cerró fraudulentamente, que factura millones y millones todos los años, que incorporó tecnología de última generación, pero por un plan de ajuste decidieron cerrarla. ¿Para qué? Solamente para volver a tomar empleados de forma precarizada. Nosotros no queremos eso, no quiero enseñarle eso a mi hijo, y por eso vamos a pelearla hasta el final, para que el día mañana pueda contarle esta historia y que él la repita, con todo el orgullo del mundo” Señalaba Juan Caroub, trabajador del sector de pre-prensa.

Fotos: Nacho Yuchark - lavaca.org
Foto: Nacho Yuchark - lavaca.org

 La versión del grupo Clarín:

En su sitio web, el matutino porteño prublicaba la noticia destacando:

la planta había debido cerrar sus puertas en enero pasado por la crisis que atraviesa el sector gráfico comercial masivo.Desde aquel momento el taller había estado ocupado por un grupo de ex empleados. La mayor parte de los trabajadores, más del 80%, ya había acordado su desvinculación y cobrado la indemnización legal más un adicional.
El taller de AGR fue el tercero de los cuatro pertenecientes a grandes imprentas que debió cerrar sus puertas por el cambio tecnológico del sector gráfico, hoy enfocado en otros segmentos del negocio.

Pese a la situación, la empresa no se amparó en el procedimiento de crisis y pagó las indemnizaciones completas con un plus. De hecho, tanto la Justicia Laboral como el Ministerio de Trabajo determinaron que por esta razón no existía conflicto colectivo en la planta.”

Fuentes: Lavaca.org; La Retaguardia, Nueva Ciudad

 

 

 

 

Te puede interesar