El Congreso sancionó la Ley Justina: todos los mayores de edad serán donantes

La Cámara de Diputados aprobó por unanimidad la iniciativa que lleva ese nombre por Justina Lo Cane, la niña de 12 años que murió en noviembre de 2017 a la espera de un trasplante de corazón.
Justina Lo Cane
Los familiares de Justina Lo Cane presenciaron la emotiva sesión en la cual fue aprobada la iniciativa. - Foto: gentileza.

La Cámara de Diputados aprobó por unanimidad la Ley Justina. A partir del nuevo régimen de Donación de Trasplante de Órganos, Tejidos y Células, todos los mayores de edad serán donantes, a menos que dejen constancia expresa de lo contrario. El texto había obtenido media sanción en el Senado el pasado 30 de mayo, Día del Donante de órganos. 

La ley lleva ese nombre por Justina Lo Cane, la niña de 12 años que murió en noviembre de 2017 a la espera de un trasplante de corazón. La norma fue elaborada en conjunto con el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI).

El proyecto modifica la actual ley, introduciendo una serie de cambios con los que se busca dar respuesta a las personas que actualmente se encuentran en lista de espera para un trasplante de órganos o tejidos.

Además de incorporar principios bioéticos que protegen a los donantes y los receptores, la iniciativa promueve la autosuficiencia del sistema. Prevé la donación cruzada (entre dos parejas de donante/receptor no relacionadas, pero compatibles) para los trasplantes de riñón sin intervención judicial y obliga a los profesionales a notificar al INCUCAI la indicación de diálisis o trasplante renal. 

El texto promueve la incorporación en los centros de salud de profesionales entrenados en la promoción de la donación y la detección de potenciales donantes.

El artículo 33 de la ley establece que “podrá realizarse la ablación de órganos y/o tejidos a toda persona capaz mayor de 18 años que no haya dejado constancia expresa de oposición a que después de su muerte se realice la extracción de los mismos”.

Antes sólo eran tomados como donantes quienes estuvieran registrados como tales y, en caso de no haber dejado constancia de su voluntad por la afirmativa o la negativa, era la familia la que debía tomar la decisión en el momento de ser informada de la muerte cerebral de su ser querido.

El proyecto, aprobado este miércoles por 202 votos a favor y ninguno en contra, fue presentado por el senador de Cambiemos Juan Carlos Marino y los padres de Justina y busca "desmitificar, simplificar y liberar a las familias de tomar una decisión en el momento trágico de la muerte de un ser querido". 

Te puede interesar