Giménez: “Cuando el mercado se cierra, nos las ingeniamos”

Cultura 03/08/2019 Por
Entrevista con Eduardo Giménez, escritor, músico, programador, hacedor de juegos, blogger y editor en Dábale Arroz, un sello que publica libros artesanales.
Eduardo Abel Gimenez - Foto_ Rocío Gil (Tinkuy)
- "Hay que encontrar otro modo de recompensar a los creadores, curadores, distribuidores de obras culturales, que no sea a través del monopolio de la prensa", comenta Eduardo. Foto: Rocí Gil - Tinkuy .

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

Una persona fascinante. Eduardo puede conversar sobre una variedad inagotable de temas y en todos ellos tiene algo interesante para decir. Es autor de una extensa lista de libros publicados entre los que hay poesía, cuentos, novelas; para chicos, jóvenes y adultos. Referente de la ciencia ficción argentina. Fue director junto a Roberto Sotelo de revista Imaginaria, un portal dedicado a la literatura infantil y juvenil que aún hoy sigue siendo un sitio de referencia y consulta. Ha ganado premios de las más variadas índoles (Alija, Fondo Nacional de las Artes, Premios Fundación Cuatrogatos, Pregonero y muchos más que lo destacan como autor y como promotor de la literatura). Ha trabajado en producción de juegos de mesa, de ingenio, revistas de pasatiempos, ha sido músico.

La conversación con Eduardo es como los juegos para computadora o teléfono celular llamados “incrementals” que tanto disfruta jugar y programar: empieza en un tema simple y avanza y crece, y suma, pero nunca acaba y en el proceso/progreso de la charla está el disfrute. En entrevista con La Nueva Mañana, habló de sus gustos, el blog que lleva adelante hace años, su apuesta por la circulación de bienes culturales y, por supuesto, de los libros nuevos que acaba de publicar Dábale Arroz, el sello que lleva adelante en complicidad con Natalia Méndez.

Sos un autor-editor con una gama amplia de intereses, ¿cómo creés que influye eso en tu escritura y actual tarea de edición?

- Primero, lo malo. Soy un disperso. Se nota en la falta de continuidad en unas cuantas cosas. Después, lo bueno (y lo más obvio). Todo se alimenta entre sí. Suelen comentarme que hay algo lúdico en lo que escribo; y yo subo la apuesta: lo lúdico es central en lo que escribo, al menos una de las cosas centrales, también es central en mis talleres. Acudo a ciertos sistemas, a formulaciones y formatos particulares, que me apasionan y me ayudan a hacer. Esto, que viene de las computadoras y de la música, vale para la escritura, para lo que transmito en los talleres, para la edición y demás.

Tu blog es un espacio donde lo lúdico tiene un lugar protagonista ¿por qué llevar adelante un blog como el tuyo hoy?

- Decidí retomar el blog hace cerca de dos años por una cuestión interna: la productividad. Comprometerme conmigo mismo a un post diario es una manera de mantenerme productivo.

El blog tiene la ventaja de que puedo hacer cualquier cosa. A veces escribo, a veces hago chistes con imágenes antiguas, a veces subo fotos, a veces rescato cosas viejas (del blog, o inéditas; y pueden ser música, texto, imagen). Es decir, las razones para hacer un blog son personales, porque a mí me sirve. Lo apoyo posteando en redes sociales para lograr algo de visibilidad y no hablar solo conmigo mismo. Está claro que hoy casi nadie recorre blogs. El resurgimiento de las newsletters, y la innovación más o menos reciente de que uno se puede “suscribir” a un blog por mail, ayudan a tener esperanzas de un futuro mejor.

Esto no quita que hay un factor ideológico sobre qué le haría bien al mundo: menos monopolio de Facebook/Instagram, más presencia de la “web abierta” que soñábamos hace añares. En este caso, podría decirte que el deber coincide con el placer; hacer un blog es mejor para el ecosistema, y a la vez me encanta.

Artesanales
Eduardo es un apasionado de la producción artesanal de libros. Foto: Gentileza

Siempre destacás la importancia de que el conocimiento circule libremente de manera gratuita.

- Estoy a favor de la libre circulación de los bienes culturales. Esto, que es una frase hecha, viene a significar algo así como que hay que encontrar otro modo de recompensar a los creadores, curadores, distribuidores de obras culturales (y de ciencia, etc.), que no sea a través del monopolio de la prensa, como se pensó el tema siglos atrás, cuando la tecnología y las necesidades eran otras.

En particular, me parece que esto se podría resolver, en un mundo que cada vez parece más utópico, a través de sociedades de gestión colectiva y un canon obligatorio sobre el acceso a internet. La idea no es mía, sino de la Electronic Frontier Foundation. 

El modelo de streaming es, a veces, un gran avance. Spotify, por ejemplo, me parece una maravilla. Si en vez de ser privado y optativo fuera de acceso universal, gratuito una vez que se pagó el acceso a Internet, las cosas andarían mejor. En el mundo audiovisual el tema no anda tan bien: no hay un servicio de streaming que tenga un catálogo realmente abarcativo. Con la literatura andamos francamente mal. En otros terrenos, como los juegos, hay otros modelos: en particular, los que se basan en la publicidad y las compras desde las apps; tienen ventajas y problemas.

dabale arroz-libros
El sello acaba de proyectar sus primeras tres novelas "industriales". Foto: Gentileza

“Dábale arroz a la zorra el abad”

En complicidad con la editora Natalia Méndez, actualmente Eduardo lleva adelante el sello “Dábale Arroz”, donde publican narrativa y poesía. Hasta la fecha publicaba libros artesanales. Actualmente, el sello acaba de abrir una bifurcación en su camino para proyectar sus primeros tres títulos industriales, las novelas: “Fantasmas”, de Marina Berri, “La vida láctea”, de Cris Zurutuza y “Juicio a las diez” de Eduardo Abel Giménez.

¿Cómo surgió la idea de nombrar “Dábale Arroz” al sello en primer lugar?

- Una vez publiqué en mi blog un texto paródico sobre los palíndromos, burlándome de lo fea que suena la célebre “Dábale arroz a la zorra el abad”. La respuesta fue extraordinaria: me dijeron de todo, empezando por “ignorante” porque simulaba no entender que el palíndromo tiene que leerse igual de atrás para adelante. Por otro lado, a Natalia (Méndez) le encantan los zorros, colecciona fotos, hace zorritos en cerámica. Pensando un nombre para nuestra editorial artesanal, Natalia dijo: “Qué lástima que ya hay una editorial con nombre de zorro”, por el Zorro Rojo. Y ahí nomás me acordé del palíndromo y le propuse “Dábale Arroz”. Es decir, el zorro (la zorra) está, pero queda implícito.

El proyecto inició como un proyecto de libros artesanales y ahora da un giro, ¿qué proyectos aparecen en el nuevo horizonte?

- Más que un giro es una bifurcación. A la manera de los electrones, somos capaces de recorrer los dos caminos al mismo tiempo. Acabamos de hacer una edición nueva de “23 microcuentos”, nuestro frasco de microficciones. Estoy trabajando en lo que va a ser un cuaderno, o breve libro de lomo acaballado, y Natalia en otro. Por el lado “industrial”, tengo planeado reeditar tres novelas mías que no están disponibles ahora, y publicar otras varias que escribí pero están inéditas. Están en proyecto otros libros de Cris Zurutuza y de Marina Berri, quien con su libro de cuentos "Arvejas negras" recibió el 2ª premio en el concurso de la Fundación El Libro de este año. 

Microcuentos
Eduardo y Natalia acaban de reeditar “23 microcuentos”, un frasco lleno de microficciones. Foto: Gentileza

Consultado sobre la crisis que enfrenta actualmente el mundo editorial, Eduardo afirma: “Cuando el mercado se cierra para tantos creadores de cultura, nos las ingeniamos para seguir por nuestra cuenta”. La conversación están invitados a seguirla en sus redes sociales y en su blog magicaweb.com desde donde envía un mailing diario a sus suscriptores con novedades, juegos, propuestas de ingenio y todo tipo de curiosidades que brotan libres e imparables de una mente sin fronteras a la vista.

El sello, del que pueden seguirse las novedades en >este enlace< , presentará sus tres flamantes nuevos títulos en  público por primera vez en la Feria de Editores de Buenos Aires (FED 2019) y unos pocos días después comenzará a llegar a algunas librerías de Córdoba.

Eduardo Abel Giménez en Facebook

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar