Sadop asegura que unos 150 docentes fueron despedidos en 2019

La media era de 15 o 20 despidos anuales. Las causas: la crisis que impacta en establecimientos privados, y el incremento de pases a escuelas estatales.
Marcha Sadop © Diario Sindical

chapa_ed_impresa_01

La crisis económica comienza a tener su impacto en la educación. Las moras en las cuotas, los pases de escuelas privadas a otras con cuotas menos onerosas o directamente a estatales se acentuó en los últimos tiempos y ya comenzó a tener sus consecuencias.

Así lo aseguran los datos que relevó el Sindicato Argentino de Docentes Privados, Sadop. Según informó a La Nueva Mañana Gerardo Bernardi, secretario general electo en Córdoba, desde fines de 2018 a principios de 2019, fueron despedidos unos 150 docentes en establecimientos privados de toda la provincia.

Para Bernardi, la cifra es consecuencia de cierre de divisiones y la agrupación de alumnos en una misma aula, para responder a la reducción de la matrícula en los establecimientos privados y al incremento de pases a escuelas públicas.

“Los indicadores no muestran que la inflación y el tarifazo han deteriorado fuertemente el poder adquisitivo de los bolsillos del asalariado en general”, señala Bernardi.

“Esta es la razón por la cual aquellos padres que enviaban a sus hijos a escuelas privadas de cuotas altas, por la depreciación de la moneda los han trasladado a escuelas con cuotas más bajas. Y aquellos que lo hacían a escuelas de cuotas bajas, los pasaron a establecimientos públicos”, asegura.

“Esto es producto de la coyuntura social y económica. Se ve claramente y las consecuencias son que, si el sueldo se ve deprimido en relación al mes anterior, el ritmo de vida ya no es el mismo y se empiezan a achicar los gastos. Lo que los papás menos quieren es achicarse en educación, pero llega un momento en que el bolsillo ya no da más”, argumentó el secretario general de Sadop.

Por otro lado, advirtió que también se vienen dando con mayor frecuencia pases de escuelas durante mitad de año.

“Ocurre que muchos padres ya no pueden afrontar la cuota escolar. Hacen el intento de procurar que no baje la calidad de educación que le dan a sus hijos, pero de semestre en semestre la situación económica se viene deteriorado. Por esta razón, cuando los colegios intiman a los padres para que se pongan al día con sus cuotas, se produce el cambio de escuela y empieza esta suerte de desgranamiento. Esto acarrea sin dudas consecuencias para los trabajadores docentes”, advirtió Bernardi.

Bernardi 2 © Diario Sindical
Gerardo Bernardi, secretario general electo de Sadop Córdoba.

Calidad educativa

Para el secretario general electo del Sadop, las bajas en la matriculación impactan en dos sentidos: despidos y calidad educativa.

“Por un lado ocurre que muchas escuelas tienen que cerrar grados o secciones, lo cual tiene como incidencia directa el despido de compañeros docentes. Nosotros entre fines de 2018 y principios de 2019 hemos detectado aproximadamente 150 despidos en la provincia de Córdoba, lo cual es mucho”, aseguró.

La media que teníamos de años anteriores era un 10 por ciento de esa cifra, es decir unos 15 o 20 despidos anuales. Pero la situación recrudeció, y no es ajena a lo que pasa en otros rubros. Se calcula que cerraron casi 12 mil pymes en lo que va en la gestión del Gobierno nacional. Esto sin dudas impacta en la sociedad”, reflexionó Bernardi.

Si bien la primera cuestión que salta a la luz cuando la crisis golpea a los colegios privados son los despidos, también acarrea como consecuencia la superposición de aulas o secciones que tenían pocos alumnos, asegura.

“Hemos detectado que cuando se baja la matrícula, las aulas quedan con menos cantidad de alumnos, razón por la cual se fusionan divisiones. Esta superposición áulica provoca que se deteriore fuertemente la calidad educativa, porque los docentes estamos atendiendo grados de nivel primario y cursos de nivel medio con cantidad de alumnos de hasta 45 y 48 alumnos, lo cual es una barbaridad”, describe el secretario del Sadop.

“Pero, además, la superpoblación impacta directamente en la salud física y psicoemocional del docente. Esto trae como consecuencia el ausentismo y las carpetas médicas porque somos sobreexigidos bajo estas condiciones de trabajo”, agregó.

Para Bernardi, la superpoblación áulica afecta al alumno del nivel primario que no puede ser atendido en forma personalizada en sus necesidades pedagógicas y psicoafectivas. “El docente termina dándole clases a la masa y descuidando la individualidad del alumno”.

En los colegios secundarios la situación tampoco mejora: “Aquí la consecuencia es la pérdida de horas para el docente y el deterioro de la especialidad que ofrece porque se achican horas y asignaturas vinculadas con la orientación del nivel medio. De esa manera, se termina diluyendo la oferta educativa”.

alumnos-escuelas privadaEstadísticas nacionales muestran una caída de la matrícula privada

  

  

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar