La tragedia de Conicet en la televisión del entretenimiento

País 08/05/2019 Por
La historia detrás de Marina Simian, la bióloga que investiga nuevas terapias para el cáncer, y que ganó $500 mil en un programa de tv. “Es un desastre lo que pasa en la ciencia”, aseguró.
Marina Siami
"Lo que pasa en la ciencia, no es tan fácil de revertir, hay mucha gente que todo el tiempo pone mucha voluntad, mucho trabajo". - Foto: gentileza

Marina Simian está nerviosa, sabe que al sentarse en la silla y prenderse las luces, se expondrá. En la tribuna están sus estudiantes, apoyándola, también expectantes a lo que suceda. Marina responde acertadamente a las preguntas y gana medio millón de pesos para comprar reactivos para sus becarios. Con ese dinero pueden seguir investigando, provisoriamente, nuevas terapias contra el cáncer.

"Tenía la misma sensación previa a cuando rendía un examen en la facultad, pero después la misma adrenalina hizo que me concentrara en las respuestas", cuenta la científica en una entrevista telefónica con La Nueva Mañana luego de participar en el programa "Quién quiere ser millonario", y conseguir dinero para su equipo de investigación, con el que trabaja en un laboratorio de la Universidad de San Martín en Buenos Aires. 

Como muchos jefes de grupos de investigación de Conicet, Simian, en el último tiempo puso dinero de su propio bolsillo para que no se cayeran las líneas de investigación en las que trabajan sus estudiantes, pero las cosas se fueron complicando y la urgencia para no perder los trabajos, la llevó a conseguir el financiamiento en el lugar menos pensado. "Yo lo vi como una forma práctica de solucionar un problema a corto plazo que era poder comprar los reactivos básicamente", indica.

Marina Simian
Simian trabaja con dos licenciados que están haciendo doctorados, dos posdoctorales y una técnica, y cuenta que "es muy difícil hacer ciencia de alta calidad en estas condiciones". "Lamentablemente la investigación requiere dinero o por lo menos el tipo de ciencia que hacemos acá, y nos encontramos ahora en una situación muy complicada", cuenta la científica y agrega: "Junto con esto, están los becarios, chicos licenciados que se presentaron a una beca conmigo, con un proyecto definido para poder doctorarse en cinco años, y yo soy la responsable de proveerle los reactivos para que puedan trabajar". 

El equipo que lidera la investigadora es uno de los pocos que se dedica a producir órganos de laboratorio en Argentina. Ya cultivaron y reprodujeron células tumorales de bioblastoma y de un tipo de cáncer de mama en particular, junto con otras células del sistema inmune denominadas macrófagos.

"No es tan sencillo el tema del financiamiento. Esto implica el día a día de un estudiante de doctorado, que es un recurso altamente preparado, por lo general, los chicos fueron a la universidad pública y son una inversión enorme del Estado. Estaría bueno garantizarles que si salen después a formarse afuera, puedan tener la oportunidad de volver y devolverle algo al país". 

Simian es doctora en Ciencias Biológicas egresada de la Universidad de Buenos Aires (UBA), estudió en Berkeley (Estado Unidos) y es licenciada en Ciencias Biológicas, carrera que también cursó en Buenos Aires. Es investigadora del Conicet en el Instituto de Nanosistemas y en la Escuela de Humanidades de la Unsam. Integra además, equipos interdisciplinarios para la detección temprana de trastornos de aprendizaje.

No ve televisión, ni tampoco conocía el programa. El día que tomó la decisión de participar luego que sus estudiantes le contaran que una persona había ganado mucho dinero, les dijo: "Yo me postulo, me animo a ir pero necesito que ustedes me acompañen". Fue ahí, en esa conversación, que decidieron que el dinero que ganaran sería para el laboratorio. "Por más que era yo quien ponía la cara y el cuerpo, porque me daba miedo a hacer un papelón, necesitaba de los chicos ahí".

Marina-Simian 1
Subsidios que no alcanzan

Para poder participar del programa que se transmite por Telefé, pasó una serie de entrevistas previas. "Me llamaron de la producción, me hicieron preguntas similares a las que se hace en el juego para ver si podía participar. Las pasé, luego tuve una entrevista presencial, me hicieron más preguntas y ahí, me indagaron por el motivo. Conté que era para comprar los reactivos de mi grupo de investigación. Hace diez días me llamaron para grabar y anoche vi el programa junto a mis hijos, fue emocionante", relata. 

Las líneas de investigación que dirige Simian están centradas en entender los mecanismos moleculares y celulares en cáncer, para así diseñar nuevas terapias, nuevas estrategias. "Todo este trabajo que consiste en cultivar células, son experimentos, luego analizamos los resultados y nos van generando información sobre lo que hacemos", cuenta y explica que "estas cosas requieren de reactivos que se compran en el exterior básicamente".

Se trata de insumos universales, usados en todos los países que investigan, tienen un coste enorme y la bióloga asevera que "el monto de los subsidios que se nos están depositando en este momento, no nos alcanza".

Los investigadores de Conicet tienen por un lado un sueldo, por el cuál continúan reclamando paritarias, y por otro lado, para poder trabajar, cuentan con la posibilidad de acceder mediante concursos de proyectos, a subsidios de dinero para los insumos. 

En el caso particular de Simian, en 2017 le fue otorgado a su grupo un subsidio en pesos para investigar. Para lograr esto ella escribió el proyecto un año antes y durante 2018 y 2019, le fueron depositando la mitad de lo que le corresponde por año. Por lo que el dinero que recibieron no solo está devaluado, sino que además representa sólo la mitad de lo que deberían recibir. 

En este contexto donde muchos investigadores a lo largo de Argentina transitan la misma situación que el equipo de la Unsam, en abril pasado, cerca de 140 directores de institutos del país se reunieron en Córdoba para debatir sobre la crisis de la ciencia argentina y emitieron un documento conjunto donde exigían "la inmediata implementación de un plan de salvataje del Conicet". Hasta el momento, nadie del Gobierno les dio una respuesta formal ni mucho menos positiva. 

"La situación en Conicet es muy difícil, los sueldos son algo complicado porque no hubo actualización y los becarios están bajo la línea de pobreza. Todo el sistema está complicado y es algo doloroso", se lamenta la científica. Tras conocerse su participación en la televisión, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio salió a dar declaraciones y relativizó lo que pasa con los cientìficos argentinos. 

-¿Te imaginaste que ibas a tener que participar de un programa de entretenimiento para obtener dinero para tu investigación?

- Es una realidad muy difícil. No sé si es algo que yo elegiría, yo lo vi como una forma práctica de solucionar un problema a corto plazo. Y fue lo mejor que pude hacer. Al momento que empecé a responder las preguntas, estaba concentrada y tratando de sacarle provecho a la oportunidad que tenía.

"Hacemos ciencia en nuestro país"

Marina Simian tiene que responder la última pregunta que decide si ganará o no el dinero. El conductor suspende la respuesta y le pregunta "¿en qué estas pensando?". Ella no duda, se emociona y responde: "Pienso en lo que vamos a poder hacer ahora".  

Es el día siguiente de la emisión del programa, su teléfono explota, y más allá de lo que ganó durante su participación en el programa, a la científica lo que le interesa es difundir lo que pasa: "Es una tragedia, porque todo esto no es tan fácil de revertir, hay muchos investigadores que todo el tiempo ponen mucha voluntad, mucho trabajo y mal remunerado. Es importante que la gente sepa quiénes somos, esto tiene que ser al margen de lo que pasa, nosotros hacemos ciencia en nuestro país".

Nota relacionada: 

marina telefe quien quiere ser millonarioBióloga del Conicet fue a la TV buscando fondos para su investigación
Conicet - Ilust@Pito CamposjpgAsfixia al Conicet: en Córdoba, el 86% de los científicos fue descartado

Te puede interesar