El papel de LNM para que un coleccionista recupere las camisetas de Caniggia

Tras un proceso judicial, Leandro Fowler tiene nuevamente las casacas históricas que el exjugador había denunciado como “robadas”. LNM tuvo un rol fundamental en esta historia.

Ed Impresa 27/10/2023 Marcos Villalobo
caniggia00004

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

Fútbol, ídolo, camisetas, muchas camisetas, pasiones, admiración, encuentros, emociones, mensajes, decepciones, acusaciones, tristeza, noches sin dormir, poster caído, abogados, inocencia, justicia. Palabras que contienen y resumen una historia difícil de entender para los futboleros, y menos para el protagonista Leandro Fowler.

“Claudio Paul Caniggia es el mejor delantero de la historia del fútbol argentino, arriba de Kempes. Me podrán criticar o lo que fuere. Pero si hoy Caniggia jugará al futbol, sería como tener a Mbappé, ya que son muy parecidos. Es el único jugador contemporáneo con la misma velocidad que el ‘Cani’. Además, tenía un exquisito pie derecho. Podía jugar como único delantero. Un adelantado a su época. Todos los entrenadores querían tener a Caniggia en sus equipos, en sus selecciones. Y con las camisetas siento que tengo una parte de él. Su ADN está en la mayoría de mis camisetas. Su hermosa firma, sus dedicatorias. Cani escribía y firmaba divino. Tiene una letra divina. Son obras de arte”, le supo decir Fowler a La Nueva Mañana el 22 de diciembre de 2021. La admiración y fanatismo del cordobés oriundo de Río Cuarto hacia Claudio Paul Caniggia era mayúsculo, a tal punto de tener en su colección, en ese entonces, 24 camisetas originales usadas por el “Hijo del viento”.

“Nunca conozcas a tu ídolo que puede ser una decepción muy grande”

Nuestro medio, incluso, había narrado que en el 2019 Fowler y Caniggia se habían conocido en un hotel de la ciudad de Córdoba. Era un tiempo donde la frase “nunca conozcas a tu ídolo que puede ser una decepción muy grande” no aplicaba para esta relación.

Sin embargo, el año pasado todo cambió de repente. El 3 de diciembre de 2022 -un sábado, muy temprano a horas del partido de la Selección argentina ante Australia por los octavos de final de la Copa del mundo de Qatar 2022-, el coleccionista sufrió la intervención de la Policía Federal en su casa de barrio Alto Verde, en una requisa que terminó con el secuestro de cuatro casacas que él había adquirido legítimamente. Además, quedó imputado por “encubrimiento con ánimo de lucro”.

caniggia00003
La causa la tuvo el juez de Primera instancia, Dr. Martín Peluso; y el fiscal que llevó a cabo la investigación fue Diego Carlome.

Tras el allanamiento, Fowler contrató a un estudio de abogados que le ayudó a solucionar su incómoda situación judicial y a recuperar las camisetas. Caniggia había argumentado en su defensa que las camisetas le habían sido robadas. Los letrados presentaron a su cliente para que hiciera una declaración espontánea ante los tribunales y en su descargo, el coleccionista mostró pruebas de la legítima adquisición de las casacas, además, de registros de intercambio de WhatsApp con las primas del exfutbolista, fotografías y videos que certificaban el momento mismo de la compra y entrega de las camisetas. Además, registro de mensajes entre el cordobés y el exfutbolista, donde demostraba que “Cani” estaba al tanto de estas prendas. 

Con las camisetas de vuelta en casa

Ya en el proceso judicial, también fueron pruebas las notas que en su momento había publicado La Nueva Mañana, que a la larga fueron factores claves para que finalmente semanas atrás se dicte el sobreseimiento del coleccionista y se ordene la restitución de las camisetas, hecho que sucedió el último lunes. Las camisetas están nuevamente en poder de Fowler, que tras recibirlas dialogó con este medio.

“Viajamos a retirarlas a la fiscalía 36 de la ciudad de Buenos Aires, en Parque Patricios. Me recibió el fiscal adjunto. Las camisetas eran la del Preolímpico 1987, con el dorsal 6, que usó Caniggia por orden alfabético, Lecoq mangas largas; la del Mundial 1990 del primer tiempo del partido contra Brasil en octavos de final; la de la final de la Copa América de Chile ante Colombia; y la de Mundial 1994 contra Nigeria, del primer tiempo”, explicó el coleccionista, que contó que durante todo este tiempo sintió un gran apoyo de su familia. 

“La primera semana, tras el allanamiento, fue muy dura, y fue fundamental el apoyo de mis amigos”, cuenta con la voz pausada. Fue uno año durísimo para él. Por eso, la palabra “gracias” y “apoyo” la repite. Por ejemplo, hacia el mundo del coleccionismo de todo el país, que le escribieron. “Fue inconmensurable la labor del doctor Gabriel Pognante, fue el abogado del estudio Juan Manuel Araoz. Ellos fueron mis abogados. En Buenos Aires se desempeñó el doctor Eduardo Villar. Muy profesionales, nunca me dieron falsas expectativas, me contuvieron emocionalmente, que fue imprescindible. Fueron cautelosos. No sé si con otro estudio hubiese sido lo mismo. Esto dependió de situaciones muy finas”, agradece a sus defensores.

caniggia00001
“El apoyo del coleccionismo fue contundente. Ellos estaban preocupados porque si sentaba algún precedente también le podía pasar a otros coleccionistas”.

Toda esta ingrata situación se dio mientras Argentina avanzaba en el Mundial de Qatar. “Me afectó mucho ver el mundial en ese contexto, porque me había pasado algo muy grave, no lo podía disfrutar”, se lamenta al explicar también, por qué en ese momento no salió a defenderse en los medios, mientras era acusado mediáticamente. Tuvo que ser paciente. Por eso recién ahora, que se está terminando el proceso, está hablando y dando a conocer la noticia.

- Cuando hablamos, en su momento, me dijiste que Caniggia era tu ídolo desde niño, no cualquiera tiene semejante colección de un futbolista como la que tenés. Era alguien muy importante en tu vida. ¿Cuál es hoy tu sentimiento para con él?

- Nulo. Obviamente por esto que pasó. Cuando salieron las notas, yo con mucho amor y detalle sabiendo la situación que atravesaba mi ídolo decidí dar pública mi colección, sentía que lo tenía que hacer. La poca relación que tenía con él era muy cordial.  A través de mensajes se terminó a partir del día en el que él me dijo que me iba a desatar un infierno.

- ¿Se te cayó el ídolo?

- Tengo sensaciones encontradas. Yo disocio al Caniggia futbolista a este Caniggia actual. Tengo las camisetas que usó él, y es alguien a quien admiré mucho por su manera de jugar. Dado, también, que cada camiseta me remite a un Caniggia distinto. El Caniggia del ’90, por ejemplo, tenía 23 años, supongo que era otro como persona, con su inocencia de alguna manera. Tengo que disociar su presente con lo que fue.


La Nueva Mañana como Prueba

caniggia00002

“La nota que hicimos en La Nueva Mañana el 22 de diciembre de 2021 fue de gran ayuda en el proceso judicial, porque yo se la había compartido a Caniggia, y él me felicita y arroba en redes sociales la nota. Una vez que él arroba en un perfil verificado esa historia, fue prueba más que suficiente para que dejara en evidencia de que él estaba al tanto de que tenía esas camisetas siete meses antes de que me llame para pedírmelas. Aquel llamado fue muy incómodo, además”, le contó Leandro Fowler a este medio, agradecido porque aquella nota fue usada como prueba y está en el expediente.  

 

 

Edición Impresa Nro.: 334

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Lo más visto