Actitud Cyber Ciruja: “No descartes, hacelo circular”

Ed Impresa 22/04/2022 Por Miriam Campos
Este sábado frente al Data Center de la UNC realizarán una feria de reciclado de aparatos tecnológicos sin uso y se compartirán habilidades. “Una lucha en comunidad contra la obsolescencia programada”.
Cyber ciruja 01
Los dispositivos tecnológicos que no se usan, deben irse rápidamente para poder extenderles la vida útil.  Fotos: gentileza Cyber Ciruja

chapa_ed_impresa_01   

 RECICLAR|

“Traé para el puchero tecnológico y vení a buscar lo que necesites”, dice la convocatoria de la gran olla popular Cyber Ciruja que este sábado, de 9 a 13, junto al Festival Latinoamericano de Instalación de Software Libre (Flisol) en Córdoba -viernes 22 y sábado 23-, abre un espacio para hacer circular computadoras o piezas tecnológicas en desuso. 

“Vamos a hacer intercambio de hardware con la gente que se acerque, compartir habilidades y también difusión del software libre para las compus”, dice sobre la iniciativa Nicolás Wolovick, que es doctor en Ciencias de la Computación, investigador y docente de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) pero también, como un proyecto personal, se dedica a reciclar computadoras viejas en un pequeño taller que armó en su casa con ayuda de su hija durante 2020. “Esto fue terapia de pandemia: volverme loco o hacer esto”, cuenta a este medio el docente universitario sobre la tarea de revivir computadoras cuya “vida útil” decretada en el mercado ya es obsoleta. 

A través de las redes sociales, Wolovick durante el aislamiento social se puso en contacto con otra gente, que en la misma línea, y desde distintas disciplinas, entiende que el descarte tecnológico, esa “obsolescencia programada” que marca el fin de la vida útil de un producto establecido de fábrica, puede postergarse. Cyber Ciruja es una iniciativa que nace en Buenos Aires y se extendió a Córdoba y Rosario también. Busca reciclar y hacer circular esos dispositivos tecnológicos que ya no usamos y juntan polvo en algún lugar de nuestras casas porque siempre pueden tener otro destino que no sea la basura: “No descartes, hacelo circular, de eso se trata”, dice el investigador. 

“En mí, la pandemia cambió totalmente la forma de ver esta idea de la autorreparación de cualquier cosa, me parece que es fundamental en entornos donde las crisis políticas, económicas, sanitarias que cada vez van a ser peores, limitan el acceso ciertos servicios”, dice Wolovick mientras está sentado frente a la notebook número 43, que tiene en potencial reparación. 

Cyber ciruja 0

“Se pueden recuperar” 

“Hace mucho que sé de computación, estudié electrónica en la secundaria, tenía conocimientos viejos y me empecé a actualizar, pero el quiebre para mí fue cuando logré reparar las computadoras de unos amigos que lo habían perdido todo durante la inundación de 2015 en Sierras Chicas, toda su casa quedó bajo un metro y medio de agua y lodo. Me pasaron las computadoras y me senté, busqué un tutorial en youtube, desarmé todo, limpié, volví a armar y funcionó. Fue un click para mí, ahí dije, ‘se pueden recuperar estas cosas que uno da por perdido’”, agrega.

“Con Sergio Roldán, que es de Buenos Aires y me contactó por Twitter, empezamos a hacer pequeñas actividades con la idea de que cada uno intente reciclar las máquinas, buscar las que anden tiradas por ahí porque se necesitan muchas y de ahí surgió la idea de Cyber Ciruja, luego se creó un canal de Telegram, y se empezó a juntar gente, surgió una comunidad”, cuenta Wolovick sobre la iniciativa de refuncionalizar computadoras y agrega que este encuentro abierto tendrá un stand en medio de la feria agroecológica (frente al Data Center de la UNC) y a pocos metros de donde se realiza el Flisol, que es el mayor evento de difusión del software libre organizado en forma simultánea en ciudades de distintos países. 

“Parece una tontería pero la idea Cyber Ciruja es muy fuerte en términos simbólico, el sábado vamos a tirar una manta y vamos a poner las memorias RAM que tenemos para que la gente se las lleve. Si alguien quiere traer una compu que no usa, que no sabe cómo se puede reparar, acá estaremos para compartir lo que sabemos”, indica el docente universitario y agrega que es importante apuntar a hacer circular las cosas, los dispositivos tecnológicos que no se usan, deben irse rápidamente para poder extenderles la vida útil. 

“Nosotros vamos a llevar destornilladores y vamos a enseñarle a la gente a hacer las cosas sencillas, que es básicamente perderle el miedo”, dice Wolovick y añade: “Muchos tiene miedo a tocar y romper, lo cual es absolutamente entendible, porque es la única compu y costó mucha guita. Pero a veces, con el tiempo es un problema porque a veces se vuelve muy lenta y ahí es cuando hacés algo o la tirás por la ventana”. 

Para el computólogo, la idea es intentar hacer de la tecnología “algo situado” y en este caso, en un contexto de crisis económica, con el dólar en las nubes que incide en el precio de los aparatos tecnológicos, la propuesta es más que válida: “Tirar una computadora porque no te anda la pantalla, o le falta un poco de RAM para que funcione más rápido, es simplemente una locura”, aporta. 

Cyber ciruja 03

Compartir conocimiento

“Cualquier persona que quiera llevar una máquina vieja, incluso piezas de computadora como un teclado, una pantalla o también algunas cosas como memoria RAM o discos duros, es bienvenido. La consigna en general es que no esté en ruina, sino que pueda andar por muy viejo que sea”, explica a La Nueva Mañana sobre la dinámica de Cyber Ciruja, Cristian Rojo, comunicador social, docente y especialista en educación digital. 

“Que las personas vengan y puedan llevarse lo que quieran y también dejar algo que no usen. No se vende ni se compra nada. Es solo desprendimiento de cosas que tenemos y otro puede llevárselo para usarlo si le sirve”, explica Rojo y agrega que quienes se acerquen el sábado a Ciudad Universitaria, podrán tener una mirada amistosa de los que allí se convoquen: “La gente que se acerque va a encontrar un ambiente cordial donde va a poder preguntar algo, llevarse alguna pieza si necesita o dejarle algo a otre”.

“Que no sea un susto querer preguntar, que muchas veces a uno le da vergüenza, este evento es incluso para que, si no te llevas alguna pieza, te puedas llevar un consejo, un dato sobre qué sistema operativo te puede servir para revivir una computadora, porque lo lindo que generan estos espacios es que el conocimiento y la información sean un bien común, que no quede encapsulado”, dice el comunicador y añade: “Estamos atravesades por la mediación de tecnologías digitales en distintos aspectos de nuestra vida, desde lo más formal, hasta las relaciones interpersonales, por eso está bueno que nos estamos apropiando de temas en el ámbito tecnológico que hasta ahora parecen ser una caja reservada a un grupo de notables”. 

“En lo básico, es importante que sepamos que podemos tomar protagonismo, de a poco nos vamos educando de distintas formas para saber que los aparatos son nuestros y podemos tomar decisiones sobre ellos, sin que todo lo imponga una marca”, dice Rojo y cierra: “Y eso mismo, en el fondo, es un asunto de poder”.

Flyer

Noticia relacionada: 

basura tecno ©  Programa RAM4RAM: estudiantes y docentes de la UNC contra la basura tecnológica

 

 

LNM - Edición Impresa 255

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"