“Ingresar a la Nueva Ruta de la Seda acarrea muchos beneficios económicos”

Ed Impresa 01/04/2022 Por Flavio Colazo
Así lo afirma Sebastián Schulz, quien analiza el ingreso de Argentina a la nueva iniciativa comercial global y el Memorándum de Entendimiento firmado por el Presidente.
Alberto China © NA
La visita de Fernández y la comitiva presidencial a China abre una nueva etapa en la relación bilateral con la mayor potencia emergente del sistema internacional. (Foto: NA)

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

El 6 de febrero de 2022 se firmó, durante la visita oficial de Alberto Fernández a la República Popular China, el Memorándum de Entendimiento (MoU) para el ingreso de Argentina a la nueva Ruta de la Seda. 

La visita del presidente Fernández a China y los acuerdos firmados representaron un salto cualitativo en la relación bilateral estratégica entre Argentina y la gran potencia oriental. La Nueva Mañana dialogó con un miembro de los Grupos de Trabajo “China y el mapa del poder mundial” y “Geopolítica, integración regional y sistema mundial” del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso),Sebastián Schulz*, quien ha publicado recientemente un exhaustivo y pormenorizado análisis del contenido del Memorándum (MoU). 

¿Qué  es la “Ruta de la Seda”? 

- La Ruta de la Seda es una iniciativa lanzada por el presidente chino -Xi Jinping- que se propone crear una red de acuerdos bilaterales y multilaterales para agilizar el comercio y la cooperación internacional, desde una perspectiva alternativa a los mecanismos de cooperación tradicionales impulsados por los países del “Norte global”. 

¿Por qué se habla una nueva “Ruta de la Seda”?  

- Porque la actual iniciativa retoma el espíritu de la red de vías comerciales mediante las cuales China se conectó con el mundo en los primeros siglos después de Cristo. La actual Ruta de la Seda no solo contempla vías de intercambio terrestres y marítimas, sino que también incluye la cooperación digital, ambiental, sanitaria, espacial, entre otras.

¿Cuáles son los señalamientos más destacables que se desprenden del análisis que usted realizó del MoU entre Argentina y China?  

- La firma del MoU representa una apuesta del Gobierno argentino por la búsqueda de diversificar sus relaciones internacionales, a la par que implica también legitimar y respaldar mecanismos de cooperación que promuevan los intercambios basados en el beneficio mutuo, el desarrollo inclusivo, el mejoramiento de la calidad de vida de las personas y la prosperidad común en el plano global. La visita de Fernández y la comitiva presidencial a China abre una nueva etapa en la relación bilateral con la mayor potencia emergente del sistema internacional, trayendo auspiciosas posibilidades de financiamiento en proyectos de infraestructura necesarias para el desarrollo nacional y poniendo a la Argentina en una posición protagónica en el tablero global. El MoU firmado entre Argentina y China destaca la necesidad de aumentar y diversificar nuestra canasta exportadora -actualmente fuertemente concentrada en el sector agroalimentario-; y a su vez, se proponen inversiones en materia de conectividad física y digital -puertos, carreteras, ferrocarriles-, y de generación de energías alternativas. También hay varios artículos que mencionan la importancia de la cooperación en materia financiera -aumento del swap, comercio en monedas nacionales y apoyo en las negociaciones con el FMI-; y hay una ponderación importante en promover la innovación y la transferencia de tecnología.

 Sebastián Schulz
El sociólogo Sebastián Schulz es diplomado en Estudios Estratégicos Chinos por la Universidad de la Defensa e integrante del Centro de Estudios Chinos (Instituto de Relaciones Internacionales, UNLP). 

¿Hay diferencias entre el MoU que firmó Argentina y los que han firmado otros países?

-En términos generales, el MoU firmado por Argentina es muy similar a otros Memorándums firmados por países de la Región. Tanto el preámbulo como la estructura de bloques son similares al resto de los MoU. Sin embargo, existen algunos detalles novedosos en el MoU argentino, incorporando algunos artículos específicos. Principalmente, en lo referente a la posibilidad de que China “preste” una cuota de derechos especiales de giro en el FMI, lo que alivianaría la situación financiera argentina. Por otra parte, se incorpora un apartado referente a la promoción de “compras gubernamentales”, es decir, compras que se hacen de Estado a Estado -como pueden ser aquellas en materia militar-, y la posibilidad de cooperar en inversiones en terceros mercados, lo que ubica a Argentina como una plataforma para motorizar las inversiones en otros países de la Región.
 
¿Cuáles beneficios trae la “Ruta de la Seda” para Argentina?  

- El ingreso a la Nueva Ruta de la Seda acarrea importantes beneficios económicos, en un contexto nacional signado por las necesidades de reactivación pospandemia. Pero, principalmente, es estratégica en materia geopolítica. Formar parte de la Ruta de la Seda permite, por un lado, integrarse a una iniciativa de la que ya forman parte diecinueve países de América Latina y el Caribe y 145 países del mundo. Además, es una Iniciativa a la que China viene apostando no solo en materia geopolítica, sino también en términos económicos concretos, destinando cada vez mayor cantidad de recursos a distintos proyectos de infraestructura. Ser parte de la Nueva Ruta de la Seda permite avanzar en la diversificación de nuestra canasta exportadora y aumentar las inversiones directas -y tener una mesa de diálogo en la cual discutir el destino de esas inversiones-; y también permite dejar sentada la necesidad de establecer mecanismos de transferencia tecnológica, aportando herramientas para el desarrollo de ciencia y tecnología nacional.
 
¿Se sabe cuál es la opinión del Fondo Monetario Internacional (FMI) respecto a la firma de este Memorándum? 

-El FMI es, en principio, una institución financiera “multilateral”; es decir, no existe por fuera de los intereses y países que conforman el mismo. Por eso, el FMI como institución no tiene una “postura” sobre la Nueva Ruta de la Seda. De hecho, la mayor parte de los países que conforman el FMI se han adherido a la Iniciativa, lo que habla de que existe una complementariedad entre ambas herramientas. Ahora bien, es conocido que en el FMI ha existido históricamente una primacía de los Estados Unidos y Europa Occidental, tanto en la cesta de divisas que conforman el organismo como en la distribución de la cuota de votos; claro que también es conocida la oposición de ambas fracciones del establishment estadounidense -demócratas y republicanos- a la Nueva Ruta de la Seda. Pero la oposición norteamericana no debe ser leída linealmente como una oposición del FMI.
 
¿Podrán Argentina y China negociar en moneda china (yuan) luego del acuerdo firmado por nuestro país con el FMI?  

- Desde el final de Segunda Guerra Mundial, y a tono con el posicionamiento de Estados Unidos como potencia hegemónica del sistema internacional, el dólar se posicionó como moneda de referencia, atesoramiento e intercambio global, lo que le otorgó primacía en las principales instituciones financieras globales. En este marco, el dólar sigue siendo la moneda dominante en el FMI -42% de la composición de los derechos especiales de giro-. Sin embargo, a raíz del ascenso del protagonismo de China en la arena económica internacional, desde 2015 el yuan  se incorporó a la cesta de divisas del Fondo, pasando a representar un 11% del mismo. En este sentido, los acuerdos en materia financiera con China permiten a nuestro país tener un respaldo importante en nuestra negociación con el Fondo.

¿Se sabe si la totalidad de los integrantes de la coalición que gobernante en nuestro país, el Frente de Todos (FdT), están todos de acuerdo en que Argentina forme parte de la “Ruta de la Seda”? 

-En principio, parece haber un acuerdo bastante generalizado dentro del Frente de Todos en que Argentina forme parte de la Nueva Ruta de la Seda. De hecho el fortalecimiento de los lazos diplomáticos entre ambos países viene desde las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner -quienes elevaron el nivel de asociación bilateral a la categoría de “estratégica e integral”-. A su vez, ya desde la campaña electoral en 2019 la mayor parte de los sectores del Frente de Todos señalaban la importancia de incorporarse a la nueva Ruta de la Seda.

  

  

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar