Nahuel Briones anticipa su llegada a Córdoba, en formato íntimo y acústico

En la previa de su show del domingo 30 en Pez Volcán, el músico Nahuel Briones habló con La Nueva Mañana sobre sus motores compositivos y la escena de la música independiente.
Nahuel Briones (Gentileza Sofia Martinsen) 2
Pez Volcán está ubicado en Marcelo T. de Alvear 835. El show dará inicio a las 20 y las entradas se pueden adquirir a 800 pesos (Gentileza Sofia Martinsen)

Con un repertorio en el que repasará todos sus discos, el cantante, compositor y multiinstrumentista pop Nahuel Briones se presentará el domingo 30 en Pez Volcán, en formato íntimo y acústico. En diálogo con La Nueva Mañana, se refirió al rol de performer que realza en los espectáculos inalámbricos, a sus motores compositivos y a la escena de la música independiente.

La discografía de Nahuel Briones inició en 2010 con "Pera reflexiva". Le siguieron "El cruce de los unders" de 2015 y los elogiados "Guerrera / Soldado" de 2017 y "El nene mimado" de 2018. Por este último álbum fue nominado en 2019 a los Premios Gardel.

Recientemente lanzó en plataformas digitales el compilado "Aspen" y recreó en formato acústico canciones de trabajos anteriores, en registros audiovisuales ordenados en dos volúmenes titulados "Íntimx".

- ¿Qué tenés preparado para el show del domingo en Córdoba?

- El domingo en Pez Volcán voy a hacer un repaso generoso por mis cuatro discos y seguramente estrene alguna que otra canción nueva. Hace mucho tiempo, cuando empecé a tocar mis canciones solo, tocaba mucho en espacios minúsculos completamente sin amplificación. A medida que fue creciendo mi proyecto y empezó a volverse más convocante fui perdiendo la posibilidad de hacer esos recitales sin amplificación y empecé a sentir que estaba abandonando una parte interesante de mi rol como performer. Entonces armé un espectáculo inalámbrico para poder desplegar esa escena teatral de esos conciertos muy muy under pero con amplificación, con más público, con mayor producción, etc. Así que se van a encontrar con la versión más desnuda de mí a nivel musical y la más visceral a nivel interpretación.

- De este formato acústico, has mostrado algunas canciones. ¿Cómo surgió la idea de llevar parte de tu discografía, que habitualmente tienen muchas sonoridades, a esta dimensión más íntima? ¿Cómo te venís sintiendo? ¿Han salido nuevas composiciones que puedan dar lugar a un nuevo trabajo enteramente en este formato?

- Hace mucho tiempo pienso que estaría bueno hacer un disco de canciones nuevas en formato acústico, que directamente salgan así. La realidad es que siempre que tengo material nuevo me interesa revestirlo más. También sucede que la mayoría de mis canciones las compongo más con la voz y la computadora que con la guitarra; una vez que ya tienen sus arreglos hago un resumen de todo eso y me lo aprendo en la guitarra. Así que estar de gira solo con la guitarra y la voz me entusiasma porque, cual Hombre Lobo, me convierto en mi obra durante la hora y media o dos que dura el recital.

- Si bien tu carrera no es necesariamente nueva, ¿cómo venís atravesando este presente en el que se te reconoce como uno de los exponentes de la cancionística indie?

- Mirá, cada vez que alguien me para por la calle y me dice algo lindo, siento que es lo más hermoso del mundo. Siempre voy a estar agradecido y contento de que haya gente que escuche mis canciones. Ese reconocimiento lo valoro mucho y cuido el vínculo con las personas que me escuchan. Ahora bien, trato de no creerme nada que venga de los amigos del campeón; yo sé cómo es ese mundo inmenso que llamamos "los demás": te pueden amar u odiar con la misma velocidad. Prefiero siempre concentrarme en quién soy y no creerme nada de lo que puedan decir los medios o los demás de mí. Además, me interesa mucho más ser artista que referente.

- En tus canciones, hay curiosos y pegadizos estribillos, historias que se van narrando y frases provocadoras. ¿Tenés un método particular para crear las letras, usás algunos disparadores?

- Me encantaría responderte eso pero la verdad es que aún no tengo idea cómo hago para escribir. Tengo letras viejas que me parecen espantosas y no puedo creer que las haya escrito yo y también están las que me parecen realmente hermosas y me sorprendo a mí mismo (sólo que de un modo un poco más favorable). En algunos momentos compuse letras, cantando sobre las melodías, pasando mil veces por cada sección hasta encontrar algo que me gustara de una manera más randómica. Pero también muchas veces escribí tres o cuatro días seguidos ocho horas por día para poder concretar la letra de un tema. No sé si quiero saber cuál es mi método, me gusta ignorarme en algunos aspectos, creo que me hace aprender las cosas de otro modo.

- Y en lo musical, alrededor de una sonoridad pop, se percibe una búsqueda bastante ecléctica. ¿Hay algún límite u horizonte sonoro dentro del cual te planteas mover a la hora de crear?

- Sonoro no. Laburo en un límite bastante duro que es el de la canción. Ya sé que las posibles combinaciones de estructuras son infinitas pero de base hay un texto y una música. Recién hace poco volví a componer algunas músicas instrumentales. Me encanta la música, amo los timbres, las distintas producciones, me gustan todos los géneros, puedo disfrutar obras muy disímiles. No podría encerrarme en un único sistema sonoro, me aburriría mucho, me haría mal.

- Más allá de tu explícito interés por no encasillarte dentro de un género, ¿entendés que hay actualmente algo así como una escena musical joven en la que los artistas emergentes logran abrirse espacios?

- Todavía siento que los espacios que los artistas independientes logran abrirse SIEMPRE son a base de un esfuerzo muy grande, independiente. Yo suelo viajar mucho, y veo ciudades (algunas no tan chicas) que directamente no tienen espacios culturales, y mirá que a veces hay un grupo de bastante gente que quiere escuchar música distinta a la que suena en la radio, con un contenido distinto al que se ve en las redes mainstream y no tiene espacios para acceder a eso (y en muchos casos además hay mala conectividad). Los productores independientes locales arman conciertos increíbles muy ricos para toda esa gente que tiene ganas de consumir arte en vivo y se pueden contar con los dedos de una mano los casos en los que los espacios gubernamentales de esos sitios colaboran con las producciones. Eso es bastante triste, porque ni siquiera te hablo de que pongan PLATA, sino que pongan recursos que desarrollen y potencien la cultura del lugar que gobiernan. En esos lugares, que son la mayor parte de la Argentina, "emerger" es realmente difícil. Si dejamos todo el arte en manos de personas de clase media o clase media alta es muy difícil generar una cultura comprometida y empática.

Pez Volcán está ubicado en Marcelo T. de Alvear 835. El show dará inicio a las 20 y las entradas se pueden adquirir a 800 pesos a través del sitio AlPogo.

Te puede interesar